www.madridiario.es
Solar en la calle Bravo Murillo 7, donde se ubicará el polideportivo.
Ampliar
Solar en la calle Bravo Murillo 7, donde se ubicará el polideportivo. (Foto: Noelia Pellejero)

Bellas Vistas rechaza la construcción de un centro deportivo sin pistas: "Es negocio, no servicio público"

domingo 06 de diciembre de 2020, 08:53h

El Consistorio madrileño completó en las últimas semanas el anteproyecto para construir el Centro Deportivo Municipal Cuatro Caminos, una infraestructura demandada por los vecinos de Bellas Vistas desde hace años. Lejos de complacer a estos, el plan consistorial ha suscitado el rechazo del barrio, que se opone a un diseño que no contempla pistas polideportivas y que se reduce a “un gimnasio con piscina modelo GoFit” que no necesitamos". Además, denuncian un interés económico detrás de la operación cuando “el Ayuntamiento no está para ganar dinero, sino para fomentar el deporte colectivo”.

Así lo relata Gonzalo López, portavoz de la Asociación de Vecinos Cuatro Caminos Tetuán, quien señala que en el anterior mandato se proyectó un polideportivo en la calle Bravo Murillo, 107 que sí contaba con el beneplácito del vecindario. Sin embargo, el actual equipo de Gobierno paralizó la licitación en curso y modificó el proyecto. Se excluyeron las canchas para practicar fútbol, baloncesto, voleibol y otros deportes y, en cambio, se ampliaron las salas de musculación. “No hay ninguna diferencia con otros gimnasios de la zona”, se quejan.

El Ejecutivo municipal levantará el centro deportivo en una parcela de 1.400 metros cuadrados y lo dotará de piscina climatizada y salas de máquinas y usos múltiples. Una operación para la que se ha destinado un presupuesto de 10,6 millones de euros que no asumirá la Alcaldía, sino una compañía privada que ejercerá como concesionaria. Esta empresa ostentará la cesión del solar municipal durante 40 años con la obligación de construir la instalación y explotarla en régimen de gestión indirecta. “Es un chollo de concesión que provoca un uso privativo del dominio público”, afirma Gonzalo López.

La gestión indirecta, un “negocio”

Así, la asociación vecinal cree que esta colaboración público-privada “es un negocio y no un servicio público” al entender que han optado por el modelo de explotación más rentable y no por el que se ajustaría a las características del barrio, con “rentas por debajo de la media y problemas de reequilibrio”. López traslada el temor de que no se permita el acceso universal a todos los usuarios, algo que el área de Obras y Equipamientos garantiza: “Para el ciudadano, que la gestión sea directa o indirecta no es significativo, ya que los precios para el público son los mismos”.

Fuentes del departamento que encabeza Paloma García Romero explican que el proyecto orquestado por el anterior equipo de Gobierno se anuló al suponer “un coste para las arcas municipales de 10,6 millones” cuando el actual Ejecutivo “considera que se puede ofrecer el mismo servicio sin tener que hacer ese desembolso”. En consecuencia, optó por la fórmula de concesión al entender que “el dinero público hay que gastarlo de la manera más eficiente, algo que cobra incluso más sentido todavía en esta crisis derivada del Covid-19”. De hecho, la intención en el Ayuntamiento es que todos los centros deportivos que se construyan durante el mandato PP-Cs sigan este patrón de gestión.

El proyecto del CDM Cuatro Caminos se encuentra en fase de tramitación después de que haya concluido el plazo de alegaciones posterior a la publicación del estudio de viabilidad. Ahora se inicia el periodo de elaboración del pliego con el año 2023 como horizonte temporal previsto para que la infraestructura esté lista. El plan sobre el que trabajan en Obras y Equipamientos busca “optimizar el espacio para lograr un mejor aprovechamiento del mismo, ya que una pista polideportiva supondría ocupar una planta de dos alturas” y reduciría el beneficio social del centro.

Jóvenes en las inmediaciones del solar donde se construirá el centro deportivo.

Contra el "autismo social"

La asociación vecinal asevera que no cuestionaría el modelo de gestión si el centro incluyese pistas polideportivas de acceso libre e instan a la Administración local a reconsiderar este punto a fin de evitar el “autismo social” de los residentes en el barrio. “Están promoviendo el deporte en solitario en lugar de las relaciones entre los vecinos”, alegan. Por el contrario, fuentes consistoriales sostienen que “todo tipo de deporte es un hábito positivo para la salud, ya sea individual o colectivo”.

Asimismo, el área de Obras y Equipamientos recuerda que el distrito cuenta con una veintena de pistas para deportes de equipo en el conjunto de sus instalaciones deportivas básicas, pero los vecinos precisan que estas se localizan fuera del barrio de Bellas Vistas, el cual “no dispone de ninguna ni abierta ni cerrada” a excepción del Frontón del Parque de Carlos París.

El Triángulo de Oro, en el barrio de Castillejos, y el Díaz Miguel, en La Ventilla, son los dos polideportivos más cercanos y se encuentran a más de 20 minutos de distancia. Por ello, la AV no entiende por qué se pierde la oportunidad de habilitar canchas para practicar deporte en grupo en uno de los pocos terrenos libres en la zona: el solar de las antiguas cocheras de la Empresa Municipal de Transportes.

En cualquier caso, fuentes municipales aclaran que el estudio de viabilidad “no es un documento contractual vinculante” y aunque la idea es que no se incorporen estas pistas deportivas al proyecto, la decisión definitiva dependerá de “la evaluación final de las necesidades que concluyan los técnicos del Ayuntamiento y de las posibles mejoras que pueda ofertar el licitador dentro de la superficie edificable que supongan un mayor aprovechamiento del espacio”. Es decir, que la empresa a la que se le adjudique la concesión podría solicitar la inclusión de las canchas.

Una demanda histórica

Una demanda histórica

La AV Cuatro Caminos Tetuán ha demandado dotaciones deportivas de carácter público durante años alegando que en Bellas Vistas se aprecia un déficit de zonas verdes y de espacios donde se pueda practicar deporte. En el año 2018, el Ayuntamiento presentó un proyecto consensuado con el vecindario que recogía esta petición, ya que las instalaciones se concibieron “abiertas a todos los públicos y no de forma exclusiva a los abonados mensuales de una gran cadena”.

El Gobierno de Manuela Carmena licitó el polideportivo escasos días antes de las elecciones municipales de mayo de 2019. Ahora Madrid no había ejecutado ninguno de los nueve centros deportivos comprometidos durante la legislatura, pero atendía in extremis la reclamación de los vecinos de Bellas Vistas. Sin embargo, la ilusión se desvaneció pronto al conocerse cuatro meses más tarde que el Ejecutivo liderado por José Luis Martínez-Almeida anulaba el procedimiento iniciado por sus antecesores. Tras el rediseño de los pliegos y la apuesta por la gestión indirecta, los residentes en la zona ven ahora que sus deseos no se han visto satisfechos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios