www.madridiario.es
Yacimiento de Carabanchel en una foto de 2005, coincidiendo con una excavación.
Ampliar
Yacimiento de Carabanchel en una foto de 2005, coincidiendo con una excavación. (Foto: Jesús Rodríguez)

Un paso más en la lucha por proteger la monumental 'ciudad' romana bajo Carabanchel

domingo 25 de abril de 2021, 08:50h

Bajo el suelo de Carabanchel permanecen sepultados vestigios de cerca de 25 siglos de historia. Las 44 hectáreas del yacimiento romano de mayor extensión de la Comunidad continúan inexploradas 200 años después de su descubrimiento. Ahora, el Gobierno regional puede revertir la desidia a la que ha sido sometido y declararlo Bien de Interés Cultural (BIC), como solicitó el pasado 14 de abril el Colegio de Arqueología de Madrid. Se culminaría así la pretensión de los vecinos del barrio tras dos décadas luchando por su preservación.

La arqueóloga Laura Fernández ha centrado en este yacimiento su tesis en Estudios del Mundo Antiguo. Trata de desmentir la teoría tradicional de que debajo de la cárcel de Carabanchel, el Cementerio Parroquial de San Sebastián Mártir y el parque Eugenia de Montijo se encuentra una villa de la época romana. "Viendo su disposición, como mínimo serían dos, algo muy raro, por lo que estaríamos ante un asentamiento tipo ciudad". Sostiene esta misma idea Carlos Caballero, portavoz del Colegio de Arqueología, quien destaca la amplia cronología de los restos: de la era carpetana en los siglos IV-III a.C. a la actualidad.

Caballero hace hincapié en el valor histórico del enclave. "Tanto por superficie como por no tener interrupción de uso, rodeado por la ciudad y a tan poca distancia del centro, su atractivo cultural es grandísimo", augura. Los hallazgos recopilados en las escasas prospecciones lo confirman. Entre ellos, una estatuilla de bronce conocida como la Minerva de Carabanchel, que se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional, o una vasija de bronce "excepcional, un ánfora de las que solo se conocen dos en el mundo", cuenta Sonia Dorado, vecina de la zona ligada al activismo en torno al yacimiento desde hace casi dos décadas.

A estas piezas se sumarían tambores de columnas, tejas, monedas y otros objetos. Algunos de ellos "expoliados y desaparecidos". La arqueóloga Laura Fernández recuerda que en el área conviven restos de la II Edad de Hierro, del Medievo, como la ermita de estilo mudéjar de Nuestra Señora de la Antigua, de la Edad Moderna y de la Contemporánea. "Por lo poco que se sabe, le encuentro parecido a Complutum, pero en Madrid capital, que está ultraurbanizado, es algo único", remarca.

El yacimiento en 2005. Foto: Jesús Rodríguez.

La "desgracia" de ubicarse en Carabanchel

Sonia Dorado, por su parte, lamenta la "desgracia" de que la 'ciudad' romana se localice en Carabanchel. "Si estuviera en otro distrito ya se habría excavado", apunta. Menos directo se muestra Carlos Caballero en su justificación de por qué el Ejecutivo autonómico ha rehusado blindar y explorar el yacimiento. "Desconocemos por qué no ha llegado a tramitarse, no creemos que haya intereses urbanísticos detrás porque la protección no impide desarrollarlos", expone. Confía en que Patrimonio Cultural acceda a la petición del Colegio de Arqueología de declarar BIC el conjunto: "Hemos puesto argumentos suficientemente contundentes sobre la mesa".

Los estudios que respaldan la solicitud los ha elaborado de forma voluntaria un grupo de trabajo multidisciplinar compuesto por 16 arqueólogos, historiadores del arte, arquitectos, medioambientalistas y vecinos. Aunaron fuerzas en 2019 para buscar la conservación del yacimiento a raíz de la amenaza que supuso para este una iniciativa municipal para implantar huertos urbanos en el recinto. La presión vecinal detuvo los planes.

Ya en el año 2005 fueron los vecinos quienes paralizaron la construcción de un vial proyectado para unir Vía Carpetana con la Avenida de los Poblados que atravesaría la zona arqueológica. "Los alumnos del instituto Iturralde se subieron a la maquinaria y se liaron a pedradas con los operarios", relata Sonia Dorado. La Dirección General de Patrimonio Cultural encargó entonces un estudio en el que aparecieron restos carpetanos, romanos del siglo I y visigodos, que después se taparon. Se evadió una vez más la concesión de la máxima protección de un bien en España, el BIC.

Protección y urbanización, compatibles

Esto ha dado pie al abandono que presenta el yacimiento en estos momentos. "Está bajo un descampado -el parque Eugenia de Montijo- en el que la gente deja escombros y cambia el aceite al coche, hay incluso chabolas ilegales y zanjas alrededor de la ermita", se queja la activista vecinal. El principal riesgo a su subsistencia lo encarna la "grave" reforma de la ley del suelo promovida por el Gobierno regional y el hecho de que el Plan General de Ordenación Urbana de la capital permite la construcción de viviendas y un hospital en los terrenos de la antigua cárcel. "Si esto se hace sin control arqueológico puede destruirse parte de la 'ciudad' romana", advierte Laura Fernández.

La arqueóloga defiende la coexistencia de la explotación urbanística del entorno y la conservación del yacimiento. "No es incompatible", señala. Según explica, la nueva museología posibilita integrar los restos históricos en las edificaciones. "Como en Mérida, donde muchos edificios tienen una cristalera en el bajo" de forma que pueden visualizarse los vestigios in situ, ejemplifica.

En la misma línea, Carlos Caballero anima a que la arqueología "no se entienda como un problema que paraliza y ralentiza las obras". Por el contrario, cree que "aportaría valor añadido al barrio y a lo que se construya allí". En el caso de que la Administración apruebe algún día la exploración de la 'ciudad' romana, apuesta por que los hallazgos permanezcan en Carabanchel. "Si tienen la suficiente entidad debería crearse un museo o centro de interpretación en el barrio", indica.

Yacimiento en 2005. Foto: Jesús Rodríguez.

Patrimonio Histórico examinará la propuesta

Desde la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid confirman a Madridiario que recibieron la solicitud para declarar Bien de Interés Cultural el yacimiento el pasado 20 de abril. El organismo informa de que una parte "muy significativa" del espacio delimitado en la petición "ya se encuentra protegido como Yacimiento Arqueológico Documentado", lo cual implica que cualquier actuación en su ámbito debe ser consentida por la institución. Aquí se enmarcaría la Ermita de Nuestra Señora de la Antigua, el edificio en uso más antiguo de Madrid y reconocida como BIC.

No obstante, aseguran que "analizarán la documentación presentada para comprobar si el bien reúne el interés histórico y los valores para iniciar un expediente de incoación de BIC". La ley no fija ningún plazo concreto para dar respuesta a la reclamación. Mientras, vecinos y profesionales siguen luchando por que no caiga en el olvido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios