www.madridiario.es
Blanca Fernández Ochoa
Ampliar
Blanca Fernández Ochoa

Un año de la muerte de Blanca Fernández Ochoa sin trascendencia del hecho

viernes 04 de septiembre de 2020, 14:12h

Este viernes se cumple el primer aniversario de la muerte de la esquiadora y medallista olímpica Blanca Fernández Ochoa sin que un año después hayan transcendido los hechos que rodearon el trágico final de uno de los rostros más queridos y conocidos del deporte español.

El hallazgo puso punto y final a un intenso y duro rescate que duró seis días por la sierra madrileña de Guadarrama. Tras la confirmación de su muerte, el mundo del deporte lloró su ausencia y se abrió el debate sobre la complicada situación a la que se enfrentan exdeportistas olímpicos.

Un perro policía, guiado por un guardia civil retirado, halló hace justo un año, el 4 de septiembre de 2019, el cadáver de una mujer en la zona del pico de la Peñota de Cercedilla.

El cuerpo presentaba signos de deterioro probablemente al llevar varios días fallecida en la zona. El contenido de la autopsia definitiva no se hizo público, pero sí transcendió el primer examen forense que apuntaba a que había ingerido elevadas dosis de un medicamento que tomaba desde niña.

Tras su desaparición, un vecino de Guadarrama dio la voz de alarma de que Blanca le comentó a finales de agosto que subiría a caminar por esa zona. Fue entonces cuando se desplegó un importante dispositivo formado por Policía Nacional, Guardia Civil, equipos de emergencias y más de 300 voluntarios para peinar esa zona .

Una desaparición en principio voluntaria

La desaparición de la conocida esquiadora fue comunicada el 31 de agosto de 2019 por la Policía Nacional y se difundió por todas las redes sociales. Así, indicaba que había desaparecido una semana antes, el día 23 de ese año, y que fue vista por última vez en Aravaca. Fue uno de sus hijos quien puse una denuncia ante la Guardia Civil.

Sin embargo, poco después se conoció que había visto por última vez el día 24 comprando queso manchego en una charcutería de un conocido centro comercial de Pozuelo de Alarcón, tras salir de la casa en la que vivía junto a su hermana y su cuñado en el madrileño barrio de Aravaca.

Una empleado del hogar la vio salir de esa casa provista de dos bastones para caminar por el monte. Además, en el supermercado llevaba ropa de 'trekking' y había comunicado a familiares que iba a pasar cuatro días "en el norte", sin concretar la ruta.

Por otro lado, sobre las seis de la mañana del día siguiente un corredor dio el coche de Blanca estacionado en el aparcamiento de Las Dehesas de Cercedilla, por lo que todos los esfuerzos de búsqueda se centraron allí, una vez comunicó la familia su desaparición.

Finalmente, el cuerpo sin vida de la exesquiadora olímpica se halló en el Pico de la Peñota, a unos 15 kilómetros donde la medallista olímpica dejó aparcado su vehículo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios