www.madridiario.es

UGT Madrid denuncia la deshumanización de niños y niñas que promueve la extrema derecha

viernes 23 de abril de 2021, 14:26h

En el transcurso de la campaña electoral, ha saltado a los medios un cartel que, lejos de todo respeto a la verdad, a la razón y a la inteligencia colectiva, está capitalizando tristemente, un espacio de atención que de otra forma jamás podrían alcanzar sus promotores. Estas líneas son parte de su efecto, quizá de su éxito, pues es relevancia y difusión lo que buscan, pero, desde la Secretaria de Mujer, Igualdad y Movimientos ciudadanos de UGT Madrid no podemos dejar de condenar las vergonzantes intenciones que esparcen con tal carga de mentira, intransigencia y odio.

Como cualquier opción de populismo de extrema derecha, cimenta su campaña en la provocación, en apelar a los más bajos instintos del ciudadano frustrado, en generar y dirigir culpa al diferente, al débil.

Esta vez se sirven para armar su bulo, de la criminalización de los llamados MENAS (Menores Extranjeros No Acompañados). Comparan el supuesto coste de la atención a estos menores con el importe de la más baja de las pensiones. La maniobra es burda, sin embargo, desde UGT Madrid queremos arrojar un poco de luz y verdad:

No es Inmigración, es Infancia. Los llamados MENAS son, tras esas 5 letras con las que se pretende deshumanizarlos, niños y niñas solos y solas, desubicadas y desorientados, sin conocer el idioma, lejos de cualquier referencia familiar, y cultural. Llegan de lejos huyendo de realidades que les avocaron a iniciar un viaje incierto y peligroso, jugándose la vida en muchas veces para llegar a nuestro “primer mundo”.

Son menores especialmente vulnerables a la Trata de Seres Humanos, víctimas propiciatorias de redes criminales y explotadores sexuales, precisan de protección.

Las cifras que barajan, sean más o menos ciertas, no reflejan “lo que cuesta un MENA”, son el coste de una protección mínimamente adecuada a cualquier Menor en situación de riesgo. Niños y niñas maltratadas, abusadas, abandonadas, en grave riesgo de exclusión… y entre ellos aquellos chavales que, de no ser atendidos, pululan por las calles a merced de las mafias, de cualquier traficante de carne humana. Para UGT la democracia no tiene precio y los derechos humanos tampoco.

Se pretende identificar a estos niños y niñas como delincuentes para generar miedo en la ciudadanía. Se criminalizan y estigmatizan, ahondando en la marginalidad que intentamos evitar acogiéndoles, atendiendo sus necesidades, sacándoles de la calle.

En UGT Madrid sabemos que este discurso no es nuevo. En los últimos años la ultraderecha ha protagonizado e impulsado episodios de acoso a las y los profesionales que trabajan con estos menores en los Centros de Acogida, han sido el ruido, alentando al rechazo y la persecución, alarmando a la ciudadanía y poniendo el foco en el suceso, silenciando la labor de ayuda, de inclusión, que con tanto esfuerzo realizan las trabajadoras y trabajadores de estos centros.

Hablamos de un discurso racista, xenófobo e intransigente que señala al diferente como blanco de la frustración y el odio, del viejo discurso de la inseguridad, del miedo. Desde luego resulta mucho más fácil (y más barato) dirigir una sociedad aterrorizada ante todo y ante todos que dotarla de medios para cubrir las necesidades de las personas en riesgo, de los mayores, de los niños y niñas… Ese es su modelo, y este cartel solo supone la punta de ese iceberg ideológico que impulsan con cada bulo, con cada mentira.

UGT Madrid se suma a la petición, tanto a la Consejería de Políticas Sociales, Infancia, Familias y Natalidad como la Fiscalía de Menores, para que adopten las medidas necesarias para proteger a estos chicos del daño que les está siendo infringido.

UGT exige que tanto la Fiscalía, como la Junta Electoral, investiguen y depuren las posibles irregularidades, penales o no, en que hayan incurrido.

Aun así resulta inquietante observar cómo estas opciones políticas aglutinan votos en torno al descontento, a las vísceras y a los más telúricos humores de la ciudadanía. Pero inquieta incluso más, saber que el partido que gobierna Madrid en la actualidad cuenta con el apoyo presente y futuro, y blanquea los planteamientos antidemocráticos de esta formación de extrema derecha.

Afortunadamente, ante estos discursos xenófobos y racistas, existen garantías legislativas que garantizan, tanto a nivel autonómico como estatal e internacional, que los valores básicos e irrenunciables de nuestra sociedad en cuanto que Comunidad, en cuanto que Humana, se deben proteger de las embestidas de estas opciones políticas.

Para UGT la Protección de los Menores y los derechos Humanos, son principios incuestionables, fuera de la discusión partidista, o así debería ser. Son temas demasiado importantes para mercadear con ellos en pos de un puñado de votos.

La calidad de una democracia se puede cuantificar en la medida en que protege a los más débiles, a los más desfavorecidos y acoge a quienes se encuentran en riesgo de exclusión. Son imprescindibles políticas solidarias que refuercen las redes de protección que dignifican y hacen decente a nuestra sociedad.

Contra estos discursos instalados en odio, el rechazo y el miedo, está en nuestras manos optar, el próximo 4 de mayo, por opciones progresistas, orientadas a la izquierda, que defiendan valores como la igualdad, la inclusión y la solidaridad.

Elijamos un gobierno para el que la democracia sea la solución, no el problema.

Justo eso nos jugamos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios