www.madridiario.es
Imagen de archivo
Ampliar
Imagen de archivo (Foto: Chema Barroso)

TSJM pide reanudar juicios, más vigilancia de aforo y señales sobre distancia en juzgados

lunes 18 de mayo de 2020, 15:52h

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha trasladado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) el Plan de reactivación judicial en los juzgados madrileños en el que solicita más vigilantes para hacer cumplir aforos en las sedes judiciales y nuevo señalamiento sobre la distancia de seguridad (2 metros). Además, solicita poder reanudar la celebración de juicios y vistas de asuntos no esenciales antes de la finalización del estado de alarma.

El pasado 29 de abril, la Comisión Permanente solicitó de las distintas Salas de Gobierno de los Tribunales la elaboración de un Plan de reactivación de la actividad judicial en sus respectivos ámbitos territoriales, con la finalidad de afrontar la nueva fase que sucede a la paralización que se llevó a cabo para tratar de contener la pandemia extendida.

Tras la solicitud del CGPJ, la Sala de Gobierno del TSJM trata de ofrecer las pautas generales para alcanzar una progresiva reactivación del normal funcionamiento de los Juzgados y Tribunales, afrontando un nuevo panorama, complejo, de "incuestionable deterioro del rendimiento del sistema judicial, y que sin duda, arrastrará sus consecuencias durante mucho tiempo". "Negar esta premisa sería desconocer la realidad", ha recalcado la Sala.

"Pretender ver solventados los problemas generados durante el estado de alarma en poco tiempo sería todo un exceso. Las abundantes apelaciones al teletrabajo y al empleo de recursos telemáticos han de entenderse como el inicio de una nueva era, de un nuevo modo de enfocar la dinámica tradicional de las actuaciones judiciales que encuentra su justificación en evitar situaciones de riesgo no solo actuales sino también de cara al futuro", ha señalado.

El TSJM ha indicado que el descenso de la intensidad de la actividad judicial como consecuencia del Covid-19, y el más que previsible volumen de asuntos que nazcan una vez que se supere el estado de alarma "viene a solaparse con una situación ya de por sí delicada de nuestra Administración de Justicia, cuya reforma de base no puede verse atajada de pronto con soluciones improvisadas". "El grado de cumplimiento de las garantías procesales, en sus distintas vertientes, no puede descuidarse por el tránsito repentino a una nueva forma de actuar", ha advertido.

Líneas esenciales

"En cualquier caso, y adentrándonos en un escenario que no será posible valorar hasta dentro de un tiempo, es necesario trazar algunas líneas esenciales que tiendan a enfocar este nuevo panorama con la mayor eficacia que permitan las circunstancias, sin perder de vista esa premisa que acabamos de expresar: el respeto que merecen las garantías que encierra en sí mismo todo proceso judicial. Sea del orden que sea, pero partiendo de unos principios", ha subrayado.

Así, señala que en primer lugar "ninguna decisión gubernativa puede traspasar --ni siquiera en las circunstancias especiales en las que nos encontramos-- los límites del respeto a la independencia que inspira la aplicación judicial del ordenamiento jurídico (Art. 12.3 Ley Orgánica del Poder Judicial)".

Además, apunta que "las pautas que se desarrollan en el presente programa, parten de una vocación general, de un intento de homogeneización de la práctica judicial evitando disparidades injustificadas, pero su materialización concreta dependerá, en cada caso, de las recomendaciones que en cada caso se efectúen por las autoridades sanitarias y de las peculiares condiciones y medios que presente o de los que disponga cada órgano judicial, tanto desde el aspecto arquitectónico como desde su dotación personal o su naturaleza orgánica, por citar solamente los parámetros más significativos".

"Los criterios de actuación que se contemplan en este momento pueden verse modificados a medida que vayan evolucionando las circunstancias actuales, e incluso pueden presentar diferentes ritmos de aplicación dependiendo de la dotación de medios implantados en cada sede judicial", ha agregado.

Uso de espacios judiciales

De conformidad con lo previsto en el apartado IV.2 de la Guía de Buenas Prácticas aprobada por la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, el TSJM adelanta que se llevará a cabo, si fuese necesario, "la redistribución física de los puestos de trabajo en las sedes judiciales con el fin de facilitar el cuidado de la distancia de seguridad interpersonal".

A tal fin, según detalla, "la administración prestacional deberá implementar, en la medida de lo posible, cuantas medidas sean necesarias para minimizar el contacto entre las personas trabajadoras y entre éstas y el público, modificando la disposición de puestos de trabajo, organización de la circulación de personas y distribución de espacios (mobiliario, estanterías, pasillos, etc..), con el objetivo de garantizar el mantenimiento de la distancia de seguridad de 2 metros".
En todos los casos en que no pueda mantenerse la distancia interpersonal de seguridad o disponer de alternativa de barrea física, el Alto Tribunal madrileño señala que se deberán hacerse uso de EPIs. Para ello, se requerirá de la administración prestacional el suministro constante de EPIs suficientes (gel hidroalcohólico, guantes y mascarillas para los operadores jurídicos y personas que no dispongan de ellos (detenidos por ejemplo) y asistan a una diligencia judicial.

Mientras se mantengan en vigor las vigentes disposiciones en materia de prevención de contagios del virus Covid-19, en todo momento "habrá de cuidarse la limitación de la presencia en las sedes judiciales al número de personas que permita guardar la aludida distancia de seguridad".

El TSJM plantea que se definirán, en los términos más reales que resulte posible, el aforo de las sedes judiciales, a cuyo fin se solicitará desde el Tribunal Superior de Justicia a la Consejería de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid las mediciones oportunas que tendrán en cuenta tanto la afluencia de personal fijo como la de quienes deban acudir a la sede judicial debido a su relación (profesional o personal) con un asunto.

Además, se informará a operadores jurídicos y público sobre las medidas organizativas y sobre su obligación de cooperar en su cumplimiento. El TSJM requiere a tal efecto "una mayor dotación del personal de vigilancia que actualmente presta servicios en las sedes judiciales, cuando el mismo no fuese suficiente, así como el establecimiento de la señalética correspondiente que delimite en el exterior y en el interior de las sedes, la distancia de 2 metros".

También prevé requerir a la Consejería de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid "la dotación a las sedes judiciales de cuantos medios resulten necesarios en función de cada situación y circunstancias, para garantizar las condiciones personales de salud, individual y colectiva, evitando el riesgo de contagio".

Sobre el acceso de los medios de comunicación a edificios judiciales, el TSJM recomienda al jefe de Gabinete de Comunicación del TSJ "el establecimiento de un protocolo de reserva expresa de plazas destinadas a los medios, asignación siguiendo criterios de servicio público y audiencia".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios