www.madridiario.es
    25 de junio de 2019

Mónica Carazo

La Asamblea de Madrid es el órgano legislativo de la Comunidad. Pero, a día de hoy y con medio mandato coronado, ocho diputados votados por los madrileños hace dos años aún no han hecho uso de su capacidad para presentar iniciativas. Todos son del PP, el partido de gobierno, y forman parte de un grupo mayor (de una treintena de parlamentarios) que, en todo este tiempo, han mantenido un perfil más bien bajo. Según datos de la Cámara regional, uno de cada cuatro de sus señorías no ha llevado ni diez textos al registro. La mayoría, de la bancada de Cristina Cifuentes. Por partidos, PSOE y Podemos -en la oposición-, son los que presentan mejores medias en este índice de trabajo parlamentario. En esta clasificación, la socialista Mónica Carazo es la más aplicada, junto a su compañero Rafael Gómez Montoya y Laura Díaz Román, de Podemos. Entre los portavoces, destaca Ignacio Aguado, de Ciudadanos.

CRISIS EN EL PSOE

El PSOE-M, una de las federaciones que más claramente había respaldado las tesis del dimitido Pedro Sánchez y que se ha quedado sin representación en la gestora que ahora conduce el partido, está en el filo de la navaja. Su secretaria general, Sara Hernández, se enfrenta a sus propios críticos atomizados alrededor de las caras visibles de Tomás Gómez, por un lado, y Antonio Miguel Carmona, por otro. Ambos desafían prácticamente desde el minuto cero el poder de la alcaldesa de Getafe y ahora podrían querer darle la estocada. Sin embargo, todo apunta a estas horas a que nadie se moverá en la federación. La prioridad es contener la hemorragia que desangra a todo el PSOE y los madrileños siguen apostando este domingo por no facilitar el poder a Mariano Rajoy.

  • 1