www.madridiario.es
    5 de diciembre de 2020

Magdalena Bodelón

Como si fuera un aeropuerto, Atocha -la estación más importante del entramado ferroviario más extenso de España- cuenta con su propia torre de control. En el Centro de Gestión de Cercanías (CGC), una veintena de trabajadores vigilan por tandas mañana, tarde y noche la circulación de estos trenes por los que pasan al día más de 900.000 viajeros. Desde este faro se gestionan las incidencias que sacuden a la red, que espera como agua de mayo el plan 'renove' anunciado por el Ministerio de Fomento.

  • 1