www.madridiario.es

Soy de la vieja escuela, de esa que ve la política como algo serio

lunes 03 de febrero de 2020, 14:06h

Gestionar el poder a través de determinadas ideas supone un reto que no debe caer en la tela de araña de la mercadotecnia mercenaria.

Ser de izquierdas transciende el postureo. Hay que buscar la coherencia personal y la honestidad intelectual en lo bueno y en lo malo. La flexibilidad del ballet clásico no cabe aquí. Llega un punto en el que no puedes girar más. Y no pasa nada, salvo que sigas y sigas hasta que la espalda te cruja por una contractura de ridículo social o descrédito ciudadano. O se está con unos o se está con otros, lo que no significa que el conflicto sea el camino metódico aconsejable. El enfrentamiento es el último recurso. Negociar es convivir, ceder algo debe servir para conseguir otra cosa.

Esto es algo, por ejemplo, que las derechas españolas no entienden. Son capaces de estrangular lo público, de despreciar la dignidad laboral de las personas, de ver los recursos económicos como un pastel, de fomentar la insolidaridad, al tiempo, eso sí, que llevan pulseritas con nuestra bandera (la bandera de todos) y se les caen las lágrimas al escuchar nuestro himno. Yo confieso que solo siento especial emoción patriótica en los actos importantes o en los tristes. En el resto (que son la mayoría de las ocasiones) manifiesto un sincero respeto institucional, pero intento no sobreactuar. Moriría de sobredosis de españolidad.

Vivimos tiempos de mucha frivolidad por culpa de ese mercadeo mercenario que tanto miedo como desprecio me provoca. La publicidad ha entrado en la política desvirtuándola. La gran mayoría de los recursos actuales solo buscan el beneficio a corto plazo, lo que significa, en definitiva, sobrevivir un día más en este mar disimulando la falta de rumbo.

La democracia tiene un protagonista, que es el pueblo. El pueblo no es el espectador, ¡es el protagonista! Y se le debe tratar con respeto. La política dirige.

Ser de izquierdas trasciende el postureo. Esto es algo que las derechas españolas no entienden.

Mar Espinar

Concejala socialista en el Ayuntamiento de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.