www.madridiario.es
La responsabilidad ante la desescalada, clave para evitar el rebrote como en otros países
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

La responsabilidad ante la desescalada, clave para evitar el rebrote como en otros países

lunes 27 de abril de 2020, 14:23h

La curva de contagiados y fallecidos en Europa parece haberse estabilizado y, con ella, empieza a verse la luz al final del túnel. Una luz que depende de los planes de desescalada del confinamiento, que ya se han aprobado o se están estudiando en la mayoría de los países afectados por la pandemia. El confinamiento, que ha tenido a la población recluida en sus casas, en algunos casos como España, durante más de 40 días, no ha sido igual en todas las regiones. En Francia y en Alemania, por ejemplo, se permitía salir a hacer deporte al aire libre, una actividad no contemplada en nuestro país. No obstante, el calendario para el levantamiento de las restricciones se mueve de forma aproximada en las mismas fechas.

De momento, en España, hace ya una semana que se reanudó la construcción y la actividad en algunas fábricas, mientras los trabajos esenciales (relacionados con la alimentación, la Sanidad y el reparto de mercancías) han continuado operativos. Los planes territoriales para la desescalada “progresiva” y “asimétrica” fueron estudiados ayer por el Gobierno y hoy se prevé que el Consejo de Ministros apruebe un plan global.

Pero la prueba de fuego llegó el pasado domingo, con el permiso para salir a la calle de los niños menores de 14 años, un termómetro para saber cómo responderá el país a la desescalada que se irá produciendo a partir del 2 de mayo y que no ha dejado una imagen demasiado halagüeña. La normativa indicaba que podían salir hasta tres niños acompañados de un adulto responsable y siempre manteniendo la distancia de seguridad con otros viandantes. Imágenes recogidas por todo el país muestran que, si bien en muchos lugares se han seguido las indicaciones, en otros, como Madrid, se han producido ciertas aglomeraciones y no ha sido difícil encontrar a personas que no respetaban la normativa.

Nuestro país es de los pocos, junto a Italia, que no dejaba salir a los niños. En Italia se les permitió hacerlo el pasado 1 de abril. Su primer ministro, Giuseppe Conte, advirtió ese mismo día sobre los peligros de no cumplir las indicaciones: “Si no respetamos estas medidas, la curva puede subir y estar fuera de control, con daños irreversibles. Es el momento de la valentía, del sentido de responsabilidad y de comunidad”, aseguró.

En la misma línea se ha mostrado Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, quien ayer mismo aseguró en la rueda de prensa tras el comité de gestión de la crisis del coronavirus que un paso atrás "podría ser mucho más duro de lo que hemos vivido hasta ahora". Simón añadió que ahora "es cuando uno tiene que demostrar la responsabilidad personal y familiar para garantizar que esa apertura progresiva que vamos a ir teniendo no se convierta en un riesgo para la población".

Y es que los riesgos no son pocos. Hay países en Asia que han tenido que volver a tomar medidas de distanciamiento social. La ciudad china de Harbin, la capital de la provincia de Heilongjiang, ha sido cerrada con el objetivo de contener un nuevo brote después de que se hubiera controlado el que se inició a finales del año pasado en Wuhan, epicentro mundial de la pandemia, y que el 8 de abril comenzó a recuperar su nueva normalidad, según informó la Agencia Efe hace unos días. Por su parte, las autoridades de Corea del Sur se preparan para una segunda ola de contagios después del verano, a pesar de que el país continúa registrando una importante disminución de los casos.

En este escenario, la desescalada se irá produciendo poco a poco, con el fin de evitar nuevos brotes que puedan poner la salud de todos de nuevo contra las cuerdas. Si recorremos los principales países que han sufrido el azote del coronavirus en todo el mundo, vemos que han adaptado sus estrategias a la propia ideosincrasia del territorio y la población, incluida la llamada desescalada.

Alemania

El confinamiento en Alemania no se ha sufrido tanto como en España. Allí nunca se ha prohibido salir a pasear o practicar deporte, aunque las autoridades insistían en que la población mantuviera las distancias de seguridad y que no salieran más de dos personas por hogar. Respecto a los niños, deben mantener una distancia de metro y medio y pueden salir con miembros de un mismo hogar, sin límite de tiempo o distancia, y los parque infantiles están abiertos.

La primera fase de la descescalada comenzó el pasado día 20 con la apertura de comercios de no más de 800 metros cuadrados en aquellos estados que presenten una incidencia baja de la epidemia. El resto deberán esperar al menos dos semanas más. Las librerías y los concesionarios de coches y de bicicletas pueden abrir con independencia de su tamaño, mientras que las peluquerías tienen ya marcado en el calendario el 4 de mayo.

Los colegios empiezan a reabrir parcialmente y con restricciones y no al mismo ritmo en todo el país, dado que se guían por la incidencia epidemiológica de cada región. Los responsables educativos estudian criterios para que el regreso de los estudiantes se realice por grupos de edad. En Berlín volverán el 4 de mayo de manera escalonada y en grupos más pequeños de lo habitual.

Austria

Los austriacos fueron los primeros en confinarse cuando solo tenían 200 ingresados por coronavirus y han sido de los primeros en comenzar el desconfinamiento. Desde el lunes de Pascua están abiertos los pequeños comercios de hasta 400 metros cuadrados, además de centros de bricolaje y jardinería, y a comienzos de mayo se levantarán las restricciones para el resto de negocios más grandes y peluquerías. Quince días después reabrirán los restaurantes. "Lo hacemos de forma escalonada, con quince días de diferencia entre cada fase, para poder hacer un seguimiento cauteloso de los números y asegurarnos de que, si hay un deterioro, podemos activar el "freno" y retrasar los plazos", explica Sebastian Kurz, su joven primer ministro.

Durante todo este tiempo, los ciudadanos austriacos solo han podido salir de casa para ir a trabajar, de compras, ayudar a otras personas o hacer deporte.

Bélgica

Desde el 18 de abril los belgas pueden visitar las tiendas de bricolaje y de jardinería, reabiertas en esa fecha. Otros negocios no esenciales reabrirán a partir del 4 de mayo, fecha prevista para el desconfinamiento. El curso escolar volverá a ser semi-presencial a partir del 18 de mayo. Las escuelas de Primaria se reabrirán gradualmente por cursos y con clases más pequeñas. En Secundaria, solo asistiran los alumnos del último año y no todos los días de la semana, sino uno o dos. El resto continuarán la formación on line.

Durante este confinamiento, las familias y amigos belgas pueden reunirse una noche cada fin de semana en grupos de no más de 10 personas, mientras que la práctica de deportes es ilimitada, pero con un máximo de dos personas. Los más jóvenes pueden salir de casa respetando la distancia de metro y medio y, aunque no hay límite de tiempo oficial, se pide que sea el estrictamente necesario.

Italia

En Italia desde el 1 de abril se permite que los niños salgan de casa con uno de los progenitores durante tiempo ilimitado, pero siempre cerca del domicilio familiar. La práctica deportiva también se permite con las mismas condiciones. Desde el pasado 14 de abril están abiertas librerías, papelerías y tiendas de ropa infantil, menos en la región de Lombardía, que es la más afectada por la pandemia.

El Gobierno italiano ha previsto iniciar la Fase 2 del desconfinamiento el 4 de mayo, lo que implica la apertura del país dentro de sus fronteras y supone que algunos sectores comiencen a recuperar la actividad. Sin embargo, las reaperturas en las distintas regiones se guiarán por los niveles de contagio.

En el caso de bares, restaurantes, peluquerías y gimnasios deberán esperar a que el índice de transmisión de la epidemia en Italia sea de 0,5. Para ver abiertos teatros, cines o eventos que impliquen aglomeraciones, los italianos deberán esperar a que el índice de transmisión sea de cero.

Los niños ya no volverán a las aulas este curso. Seguirán con su formación a distancia hasta el final del año escolar, que terminará a principios de junio.

Francia

El país galo no llegó nunca a prohibir la salida de los niños a la calle. Solo se pedía una declaración jurada de los padres. Además, lo pueden hacer con cualquier persona con la que compartan hogar, durante una hora al día y a un kilómetro de distancia del domicilio. Tampoco se ha impedido en ningún momento la práctica del deporte a partir de cierta hora del día. En cuanto a los mayores y cuyo estado de salud sea vulnerable, se les recomienda continuar recluidos, pero sin estar obligados.

Además, el presidente Macron ha anunciado la vuelta escalonada a las escuelas a partir del 11 de mayo. Comenzarán los estudiantes hasta los 11 años; la semana del 18 de mayo, lo harán el resto de los alumnos de Primaria y Secundaria y el 15 de mayo el resto. En todos los casos se tendrán en cuenta las medidas de distanciamiento social, como limitar el número de alumnos por clase.

Ese 11 de mayo es la fecha oficial en la que se inicia el desconfinamiento y está previsto también permitir la reapertura de negocios.

Reino Unido

El Gobierno de Boris Johnson trabaja en una desescalada en tres fases usando el sistema de los colóres de un semáforo. La primera fase, la roja, empezaría el 11 de mayo con el levantamiento parcial de las restricciones y la apertura de pequeñas tiendas, peluquerías y almacenes. La fase ámbar se iniciaría el 25 de mayo y afectaría a escuelas, comercios de hasta 50 personas y restaurantes con planes de distribución manteniendo la distancia entre clientes. Y la fase verde sería el inicio de la vuelta a la normalidad el 15 de junio, fecha a partir de la que ya se permitirían las bodas y funerales con más invitados, y volvería la actividad a cines, teatros, recintos deportivos, pubs y gimnasios, siempre con restricciones de seguridad.

Los británicos aficionados al deporte han seguido practicándolo al aire libre sin mayor problema, siempre cerca de sus domicilios, y los niños pueden salir de casa con la gente con la que comparten hogar una vez al día.

Portugal

Los niños de la vecina Portugal pueden salir manteniendo una distancia mínima de dos metros entre ellos durante el tiempo que deseen y se aconseja que sea cerca de casa, aunque no se impone una distancia concreta. Los que cursan Primaria ya no volverán a las aulas este curso. Sí lo harán en Secundaria y Universidad de forma paulatina.

El país ha anunciado que iniciará el proceso de desconfinamiento paulatino el 2 de mayo, aunque van a tratar de que se imponga el teletrabajo en todas aquellas actividades que sea posible. El Gobierno ha anunciado que limitará el acceso a las playas este verano. En cuanto a los eventos deportivos, no se descarta que se celebren a puerta cerrada, mientras que los curlturales, como los cines, podrían reactivarse aunque con separaciones entre el público.

Holanda

En este país han aplicado una estrategia de confinamiento muy flexible, cerrar los lugares de reunión social, pero permitir salir a la calle a los ciudadanos, también los niños, sin límite de distancia respecto a su domicilio ni tampoco límite de tiempo. El día 11 de mayo reabrirán esos lugares y también la mitad de las escuelas holandesas de Primaria. Está previsto que el 1 de junio puedan volver a celebrarse eventos como conferencias o ferias, y hasta el 1 de septiembre habrá que esperar para volver a ver grandes eventos deportivos, como la Liga de fútbol.

Estados Unidos

En función de cómo está afectando la pandemia, los gobernadores de cada estado están decidiendo sobre las medidas de desconfinamiento sugeridas por Donald Trump. Varios estados han comenzado a reabrir sus negocios, como Georgia, donde se ha permitido la apertura de las peluquerías o los gimnasios. Las restricciones se han relajado en algunos condados y el buen tiempo de este fin de semana ha llevado a llenar algunas playas de Florida y California. En ningún caso han estado limitados de manera general los movimientos de niños o deportistas.

China

Trata de recuperar la normalidad. Los centros escolares han ido abriendo paulatinamente sus puertas desde finales de marzo. Ahora los alumnos van con mascarilla, se sientan separados y les toman la temperatura antes de entrar a clase. Vuelven a funcionar algunas fábricas y comercios, pero con unos estrictos controles. Una cédula que dura 15 días identifica a los ciudadanos sanos, que son los que pueden moverse por la ciudad. Sus medidas de confinamiento para frenar la pandemia fueron inflexibles y la desescalada lo está siendo también.

Corea del Sur

Ha sido un ejemplo de contención del virus. Aún así no bajan la guardia por temor a un nuevo brote. Aunque las medidas de distanciamiento físico se mantendarán hasta mayo, la semana pasada ya se relajaron las restricciones y se ha reanudado la actividad en tiendas, restaurantes, bares, gimnasios e iglesias. Los parques y bosques también se abrirán gradualmente y la liga de fútbol regresará el 8 de mayo, con los primeros partidos a puerta cerrada.

Corea del Sur sigue apostando por la tecnología para mantener a raya al virus y ahora controla a los posibles infectados con la geolocalización en el teléfono móvil y con pulseras electrónicas con la que controlan que se cumple la cuarentena.

Japón

Al contrario que Corea, Japón no ha demostrado acierto en su gestión de esta crisis. Después de tomar al principio unas medidas efectivas de prevención, la precipitación en regresar a la normalidad y relajar las limitaciones trajo como consecuencia un nuevo brote. Eso a obligado al primer ministro japonés a declarar el estado de emergencia hasta el 6 de mayo. La legislación del país nipón no permite imponer las instrucciones de las autoridades, así que se recomienda, pero no se obliga, el confinamiento de los trabajadores no esenciales durante este periodo.

En resumen, hay tantos modelos como países. Lo que nadie discute es que la precipitación en levantar las restricciones antes de tiempo puede resultar perjudicial si no va acompañada del cumplimiento de las recomendaciones y la responsabilidad de los ciudadanos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios