www.madridiario.es

Diario de una pesadilla 11 de mayo

lunes 11 de mayo de 2020, 14:35h

Hoy es el día de la “mascarilla gratis” en Madrid. Un paso adelante sin duda para hacer la desescalada con todo tipo de protección a la hora de ir en transporte público o de pasear por las calles de la capital. Queda mucho camino por recorrer y ya estamos pensando en tomarnos una cerveza con amigos cuando todavía médicos, enfermeras y auxiliares siguen conviviendo con el virus y muchos, sin hacerse los test PCR. Parece que no nos acordamos o no queremos hacerlo, de las cifras de contagiados y fallecidos. No podemos pasar página. Nuestro personal sanitario necesita de esos test y la población, también. No sabremos a qué nos enfrentamos sin que nos hagamos todos esos test.

Una persona cercana contagiada de Covid-19 fue dada de baja y de alta por teléfono desde el centro sanitario Las Américas de Parla. Pregunto en el centro médico que cómo saben qué ya está bien y dicen que porque han pasado quince días. “El protocolo del Ministerio de Sanidad así lo establece”, me cuenta la enfermera a la que pregunto. Yo a mi amiga la oigo muy fatigada y creo que no está en condiciones de volver a trabajar. ¿Después de un positivo no es aconsejable guardar una cuarentena? ¿Y hacer un test PCR para saber si tiene el virus o no? Me comenta la enfermera que “tampoco hay test para ellas”. ¿Todavía estamos así? No entiendo nada. Y nosotros preocupados por la desescalada mientras el “bicho” sigue activo y presente…Dice Fernando Simón, el director del Centro de Emergencias, “que si no lo hacemos bien, habrá repuntes como en Corea y en Alemania”. Señor Simón, más pruebas a todos y verá como lo hacemos de maravilla. La responsabilidad está en todos, no solo depende esta pandemia de la actitud de los ciudadanos. Pero tiene razón en que no es de recibo que la policía haya tenido que intervenir en 400 domicilios que habían decidido hacer una fiesta. ¿Estamos para fiestas, de verdad? También 97 grupos han sido multados por botellón este fin de semana en Madrid. Creo que se nos ha ido “la olla” a todos sin excepción.

Encuentro una excepción, la de los familiares de las víctimas que han perdido en esta crisis a sus seres queridos y los familiares de residentes que se han unido y han creado la denominada “Marea de las Residencias” para denunciar presuntos delitos de “homicidio imprudente, trato vejatorio, prevaricación y denegación de auxilio”. Harán una demanda colectiva contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, su consejero de Sanidad y contra los directores de diez residencias por su gestión. Creo que esto no ha hecho más que empezar en Madrid y en el resto de España las denuncias comenzarán a llegar.

Esto que está pasando es muy serio. Siempre quedan las redes vecinales, como la del barrio de Aluche, que reparten alimentos donados cada fin de semana a un grupo de 1050 familias que lo están pasando muy mal. ¿Se dan cuenta que hacer una fiesta obviando todas estas realidades es de una gran irresponsabilidad?

Abro el ordenador y no sé por qué me sale el anuncio de si quiero conocer a un soltero. Como digo, estamos como cabras. En otra página me ofrecen una máquina para hacer abdominales muy fácil de meter debajo de la cama. Esa todavía tiene un pase. Además me vendría muy bien. Y a la vez, me insisten en que me tome unas pastillas que me arreglarán la próstata. ¿Pero qué está pasando aquí? Mi ordenador se ha vuelto loco también. Ni las máquinas van a quedar cuerdas. A nosotros, los humanos, ya los doy por perdidos. ¡Anda! Ahora me sale un señor talludito ofreciéndome amistad…¡Por favor, no puedo más!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios