www.madridiario.es

Ayuso, sin planes para la reconstrucción

jueves 07 de mayo de 2020, 09:59h
Cuando el miércoles por la tarde comenzó la reunión junto al resto de agentes sociales (UGT y CEIM) con la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, mi primera impresión fue de sorpresa porque pensaba que se nos iban a plantear propuestas para hacer frente a la actual situación y a la que se avecina, pero no fue así.
La sorpresa se tornó decepción al comprobar que no solo no era así y entender que lo que la presidenta buscaba era una fotografía, aunque fuera enfundados en mascarillas, con los agentes sociales para luego poder tuitearla sin más contenido.
Sin duda la gestión de la crisis que está haciendo la Comunidad de Madrid está siendo muy poco acertada. Desde los comentarios de la propia presidenta en los que compara la pandemia con accidentes de tráfico ("todos los días hay atropellos y no por eso prohíbes los coches”), hasta la falta de fiabilidad de los test usados en la región por los sanitarios, la desaparición del material sanitario comprado a China, los menús para niños y niñas en riesgo de exclusión, espectáculos como el del IFEMA o el trágico caos de las residencias de ancianos.
Con todo, las Comisiones Obreras de Madrid siempre estaremos donde se puedan buscar y aplicar soluciones en común, de presente y de futuro, sería imperdonable no hacerlo en la grave crisis actual. Y efectivamente, coincido con el responsable de la patronal madrileña, CEIM, en que es necesario un “liderazgo político”.
A día de hoy pocas soluciones está planteando la presidencia de la región y la situación es verdaderamente grave, tanto en su vertiente de salud pública como sociolaboral y económica, todas ellas interrelacionadas. Así pues, para aprovechar la reunión planteé lo que debe ser una prioridad: que no se queden personas descolgadas, que nadie sea empujado a la exclusión y que para ello es tan importante como urgente que el Estado, ayuntamientos y comunidades se coordinen. Por eso he incidido en la importancia de una renta mínima de emergencia porque, según los últimos indicadores, las familias en situación de vulnerabilidad, sin recibir ningún ingreso, han crecido hasta cerca de las 200.000.
Por otra parte, para intentar asentar las bases de la reconstrucción, en el encuentro con Ayuso aportamos ideas en el sector de cuidados y en materia sanitaria con tres pilares fundamentales: la recuperación del Instituto de Salud, el refuerzo de la atención primaria y la recuperación de toda la sanidad pública dejando de lado, evidentemente, los recortes y las privatizaciones. Asimismo hemos planteado las pautas del imprescindible trabajo necesario en las residencias ante la masacre que estamos viviendo, no sin oscurantismo informativo por parte del Gobierno regional. En este terreno necesitamos una Auditoria del Estado e intensificar la intervención pública en unas residencias privadas que han actuado con avaricia e irresponsabilidad.
También hemos expuesto alternativas para el futuro inmediato aprendidas de la experiencia que estamos viviendo. Tal es el caso del necesario desarrollo de un gran plan para digitalizar nuestro sistema productivo y de nuestras vidas en general con el objetivo de que todas las familias tengan capacidad de acceder a las tecnologías y se pueda eliminar ese germen de desigualdad que es la brecha digital. En esta línea, y con la inmediatez que marca el calendario escolar, el Gobierno regional debe ponerse a trabajar junto con la Comunidad Educativa sobre el inicio del curso escolar.
Otro asunto que ha quedado claro en estos días es la ausencia de músculo industrial en la región. Por eso queremos que el Gobierno de la Comunidad escuche que es necesaria la revisión del Plan de Industria. Madrid requiere de una economía potente y eso no se logra exclusivamente con el sector de servicios. Es imprescindible la reindustrialización de nuestro territorio con imaginación, verdadero emprendimiento y pensando en las próximas generaciones. Por tanto, habría que revisar el Plan de Industria existente para encaminarlo a una recuperación estructural. Tiene que reconocer el Gobierno de Ayuso que nos hemos encontrado con que ni siquiera hemos sido capaces de producir los bienes básicos en materia sociosanitaria. Y que, por otra parte, se abre un periodo de incertidumbre global donde hay que facilitar nuevas inversiones y la vuelta de aquellas que se deslocalizaron fuera de Europa.
Muy relacionado con la política industrial hemos explicado la relevancia de aprovechar la reconstrucción para avanzar en una economía sostenible, donde trabajemos contra la emergencia climática.
Independientemente de la ausencia de respuestas por parte de la presidenta debemos continuar el trabajo con la Consejería de Empleo porque con 570.000 personas afectadas por ERTE y 405.000 en paro, no es tiempo de marear la perdiz. Hay que tomar decisiones y recuperar la actividad, pero con garantías en materia de prevención de riesgos laborales, por lo que hace falta una gran actuación conjunta para evitar rebrote.
Como ya hemos advertido, si no se cumplen las medidas de prevención, pararemos la actividad. Tenemos que impedir focos de contagios en los puestos de trabajo y, por eso, vamos a ser extraordinariamente duros para que se cumplan las medidas de prevención. No vamos a consentir los desmanes y el caos surgidos en los primeros momentos del estado de alarma.
La reconstrucción de la región va requerir de una financiación suficiente para acometer y desarrollar las medidas propuestas y aquellas otras que se vayan incorporando. Una financiación que no puede recaer exclusivamente en el incremento del endeudamiento de las cuentas públicas, aunque la Comunidad de Madrid tiene un cierto margen para hacerlo. Será, por tanto, necesario diseñar una nueva política fiscal que requerirá, al menos en los próximos cuatro o cinco años, de un esfuerzo impositivo extraordinario de las personas y, especialmente, de los patrimonios y rentas más altas, de las rentas del capital y de los grandes beneficios empresariales.
Para estos retos que debe abordar la región necesitamos instrumentos de participación social y por ello exigimos recuperar la figura del Consejo Económico Social de la Comunidad de Madrid. Pero sobre todo, necesitamos gobiernos que lideren, capaces de recoger el guante que le hemos lanzado los agentes sociales para alcanzar un Pacto Social. O recoger la oferta de consenso político que le están haciendo los partidos de la oposición. Un Gobierno capaz de entenderse con otras administraciones para coordinarse, complementarse y dar respuesta a los problemas y demandas de la sociedad madrileña.
Ideas y alternativas existen y la presidenta Isabel Díaz Ayuso las oye, lo que no está tan claro es si las escucha.
Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios