www.madridiario.es
Terrazas en Nueva York
Ampliar
Terrazas en Nueva York (Foto: Antonio Castro)

Nueva York, una gran terraza

lunes 17 de octubre de 2022, 08:22h

Las terrazas de la hostelería en Madrid se han convertido en una seña de identidad para el tiempo de ocio y un motivo de permanente conflicto con los vecinos y los viandantes. Pero nuestra capital es, o al menos lo parece, ejemplo para otras. Nueva York, desde que el confinamiento por la Covid-19 comenzó a relajarse, se ha convertido en una gran terraza. Las limitaciones de aforo y las restricciones sanitarias provocaron que el ayuntamiento de la ciudad autorizara a bares y restaurantes, en el verano de 2020, a ocupar parte de la calzada para instalar sus veladores. Era una medida con la que paliar el desastre económico de esta industria, que no podía abrir los locales cerrados. Hasta entonces, las terrazas a pie de calle eran prácticamente inexistentes. Dos años y medio después, rara es la calle o avenida que no tiene alguna desplegada.

Terrazas en Nueva York (Foto: Antonio Castro)

Las aceras neoyorkinas son muy amplias, espantosamente pavimentadas y, casi siempre, invadidas por los andamios montados para derribar viejos edificios y levantar nuevos rascacielos. Porque, en 2022, en cuanto cien metros cuadrado de terreno se quedan libres, se levanta una mole de viviendas y oficinas. Las terrazas autorizadas en 2020 no invaden las aceras: quitan espacio para el aparcamiento. Los dueños de los bares se preocupan, más o menos, de su estética. Los hay que las han cubierto con una bonita decoración y los hay que no quieren más que cuatro o seis mesas con una mínima protección que las delimite.

(Foto: Antonio Castro)

Durante el primer año para poder consumir alcohol en las terrazas era necesario ordenar también algo de comida. Esa limitación se estableció para evitar aglomeraciones y poder mantener la distancia social. Pero en 2021 desapareció esa condición y hoy se puede beber con libertad. En Nueva York hay un clima que, durante muchos meses, permite estar al aire libre. Aunque nos dicen que, como en Madrid, aun haciendo frío, los neoyorquinos no se cortan de permanecer en las terrazas. De momento, nada parece indicar que la autorización por las circunstancias sanitarias se vaya a revocar, a pesar de que, como en Madrid, los vecinos se quejan por los ruidos. Las terrazas de los restaurantes suelen cerrar más pronto porque estos establecimientos también cierran más temprano que los bares. Estos, que pueden permanecer abiertos hasta las cuatro de la madrugada, tienen que levantar la terraza a medianoche.

El turista español que visite ahora Nueva York, en su callejeo por la ciudad, podrá, como en España, sentarse un rato al fresco y recobrar fuerzas. Casi, casi, como en Madrid. Lo que encontrará distinto son los precios (mucho más altos) y la complicación de calcular la obligada propina para el servicio. Ese es otro capítulo que los españoles nunca acabamos de entender, por mucho que nos lo expliquen los nativos. Pero ese otro capítulo.

(Foto: Antonio Castro)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios