www.madridiario.es
Una nueva Plaza Castilla dentro de un año

Una nueva Plaza Castilla dentro de un año

Por MDO
lunes 05 de mayo de 2008, 00:00h
Dársenas separadas de la zona de espera de los viajeros y una gigantesca y moderna marquesina climatizada será el aspecto que tendrá el intercambiador de superficie de la plaza de Castilla dentro de algo más de un año. Amplias zonas ajardinadas y el obelisco de Calatrava darán una nueva imagen a una de las zonas más importantes de Madrid.
Según informa este lunes el diario el ABC, en el acto de inauguración del intercambiador subterráneo de Plaza Castilla, que da servicio a 270.000 viajeros diarios, ya quedó claro que sería necesaria una nueva actuación en superficie para dar servicio a los autobuses de 13 líneas de la EMT (mientras los interurbanos pasaban al subterráneo). Las obras de remodelación comenzarán el próximo verano, con una duración de unos 12 meses, y no afectarán en ningún momento al tráfico de la Castellana.

Dársenas separadas

Tendrán dos partes diferenciadas puesto que, además de las dársenas de superficie y la marquesina, que contarán con una inversión de 10 millones de euros, también se remodelará el vestíbulo de la línea 1 de Metro, en la que el presupuesto se eleva hasta los 26 millones. En el exterior, se eliminarán las dársenas actuales que están colocadas en paralelo y que crean interferencias entre los usuarios y los autobuses. Por ello, se instalarán un total de 22, pero separadas de la zona de espera de los viajeros. Ese área, totalmente nueva y con climatización, será similar a la de un intercambiador subterráneo. El vestíbulo del Metro, por su parte, según anunció José Manuel Pradillo, gerente del Consorcio de Transportes, se modernizará y se colocarán tres ascensores y una docena de escaleras mecánicas.

Una de las bocas de Metro estará situada en el interior de la marquesina para que los viajeros tengan posibilidad de ir hasta los andenes o trasladarse al intercambiador subterráneo, sin tener que aguantar las inclemencias del tiempo. Los motivos por los que la EMT se quedó situada en superficie se resumen en tres: itinerario, destino y capacidad. De acuerdo con los datos del Consorcio, no se ha pretendido dejar fuera a la empresa de autobuses municipales. De hecho, en el futuro es previsible que algunas de sus líneas puedan entrar al subterráneo. En cambio, algunas de interurbanos podrían terminar en superficie.

Procedencia y destino
Que tengan o no sitio en el interior depende, por ejemplo, del lugar por el que acceden a la plaza de Castilla. Así, los que llegan por Agustín de Foxá dan una gran vuelta. El objetivo es que el usuario llegue en el menor tiempo posible. Este es el motivo por el que,en el futuro, algunas líneas podrían cambiar de ubicación, ya que desde ese acceso se llega mejor al intercambiador de superficie. Otro ejemplo es la línea 27 de la EMT, que también daría un importante rodeo para llegar al subterráneo. Justo lo inverso que ocurre con algunos autobuses procedentes de los PAU, que mejorarían en tiempo si llegaran al subterráneo.

Destino y capacidad
El tercer factor que se ha valorado para mantener los autobuses de la EMT en superficie —aseguró el gerente del Consorcio— es «el destino final de sus viajeros». Para la mayoría de los usuarios, éste es la plaza de Castilla, mientras que los que utilizan los autobuses interurbanos suelen, en mayor proporción, "transbordar a otro medio urbano".

Un último motivo también valorado es la capacidad del intercambiador, que «es la que es; en ninguno de los intercambiadores se cuenta al final con espacio suficiente para poder ubicar a todos los medios. Es imprescindible repartir». Con estas obras se daría por terminado el intercambiador de la plaza de Castilla, aunque está previsto otro, en Chamartín, en esta legislatura.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios