www.madridiario.es

Reciclará el 90 por ciento de los restos, procedentes de la zona norte

La nueva planta de residuos de obras de El Molar 'tragará' cada año 120.000 toneladas de escombros

La nueva planta de residuos de obras de El Molar 'tragará' cada año 120.000 toneladas de escombros

lunes 13 de noviembre de 2006, 00:00h
El Molar ha estrenado el Complejo de Tratamiento de Residuos de Construcción y Demolición de la Comunidad de Madrid, una infraestructura en la que se han invertido ocho millones y que 'tragará' cada año 120.000 toneladas de escombros, el 90 por ciento de los cuales se reciclará mientras que el 10 por ciento restante irá al vertedero. 15 personas trabajarán desde este martes en la planta, dotada, además, de una instalación solar fotovoltaica que va a cubrir el 10 por ciento del consumo total de energía.

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha la segunda planta de tratamiento de residuos de obras, que tratará cada año 120.000 toneladas de escombros de demolición y restos de construcción. Después de la de Navalcarnero, en la que se manipulan anualmente 400.000 toneladas, la del Molar será la mayor de la región y dará servicio a toda la zona norte. Además ésta superará el grado de recuperación de escombros para su reutilización, rozando el 90 por ciento de restos, que se utilizarán como material para carreteras, relleno de zanjas y hasta fabricación de hormigones. Y es que este tipo de residuos tienen "un gran potencial" para un nuevo uso, tal y como ha señalado el consejero de Medio Ambiente, Mariano Zabía, que ha inaugurado este aún impecable complejo.

En su mayoría estos restos están compuestos por ladrillos, azulejos, hormigón, arena o grava mientras que el 15 por ciento es papel, plástico, madera, metales y vidrio. "Nuestro objetivo es reutilizar al máximo estos residuos procedentes de la Comunidad de Madrid" en la que cada año se generan entre dos y tres kilos por habitante y día, es decir, unos seis millones de toneladas al año. El 10 por ciento de los residuos no recuperables irán a parar al depósito de cola con capacidad para 530.000 metros cúbicos y una vida útil de 20 años. Además la planta dispone de una instalación fotovoltaica que cubrirá el 10 por ciento del consumo total de la planta, lo que supondrá dejar de emitir cada año a la atmósfera 2.100 toneladas de dióxido de carbono. Los constructores, responsables de los escombros, tendrán que pagar una media de siete euros por depositar los residuos en la planta.

El consejero ha agradecido a los vecinos de el Molar y a su alcalde, presente en el acto, la comprensión y acogida de este complejo, "una instalación que no siempre es bien comprendida", ha señalado Zabía, quien ha recordado que su puesta en marcha responde al desarrollo de la normativa de residuos que presentó el área de Medio Ambiente en 2003 y, enmarcado en ésta, el Plan de Gestión Integrada Residuos de Demolición y Construcción 2002-2011. Enmarcados en este plan la consejería pondrá en marcha en unos meses los centros de clasificación y transferencia de Moralzarzal -que abrirá a finales de año-, Buitrago de Lozoya, San Martín de Valdeiglesias y Villarejo de Salvanés y tres complejos de tratamiento en Villanueva de la Cañada, Arganda del Rey y Tres Cantos ambos en fase de tramitación urbanística.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios