www.madridiario.es

Madrid es la comunidad que más conciertos organiza en España

Concierto de rock para menores

Concierto de rock para menores

Por Enrique Villalba
lunes 07 de enero de 2008, 00:00h
Una sala de conciertos de Madrid ha comenzado a organizar conciertos de rock para menores sin mostrar publicidad ni vender alcohol. Es la primera que da respuesta a una demanda sobre la que músicos, empresarios de salas de conciertos y asociaciones de jóvenes piden una regulación.
La música, como el resto de las artes, es universal. Sin embargo, en los últimos años, su divulgación había quedado mermada por culpa del alcohol. La Ley 5/2002, de 27 de junio, sobre drogodependencias y otros trastornos adjetivos, más conocida por 'Ley Antibotellón', impedía a los menores acudir a salas de conciertos donde se sirviese alcohol.

Al principio, la medida tuvo un mal recibimiento. Hubo conciertos y declaraciones de protesta. Los jóvenes criticaban que se les vetaba su acceso a la cultura; los músicos, la pérdida de público, y las discográficas, la pérdida de posibles clientes. Posteriormente, varios movimientos por internet, como 'Entradas sin edad' o 'La caja de música' trataron de defender el interés de los jóvenes por estos espectáculos.

Y es que, la música en la región es una forma de ocio fundamental. Los artistas, los empresarios de bares y los ciudadanos fomentan que sea la comunidad autónoma que más conciertos de música, más espectadores y más recaudación obtiene de España, según los últimos datos registrados por el Instituto Nacional de Estadística. En particular, en 2005 se llevaron a cabo 29.538 conciertos (el 23,3 por ciento del total nacional), hubo 3.134.148 espectadores (el 13,4 por ciento del total) y contabilizó el 20,3 por ciento de la recaudación total. El gasto medio que hizo cada espectador madrileño en conciertos fue 8,2 euros. Varios estudios, como, por ejemplo, uno elaborado por la UNED y Cooperación Internacional, inciden en que los jóvenes son los que más música consumen a la semana, pues escucgan entre 3 y 6 horas diarias de distintos estilos.

Iniciativa institucional
Las administraciones tomaron buena nota de la situación y comenzaron a tener en cuenta a los más jóvenes para los eventos musicales. El Defensor del Menor abogó porque este colectivo tuviese cabida en los programas regionales y municipales y la máquina comenzó a rodar. La Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid incluyó un amplio programa de conciertos de música dentro del ciclo 'Teatralia' y, posteriormente, organizó el programa 'Alternativas en concierto' en el que trataron de acercar la música en directo a los jóvenes en distintas salas de la región. También la Orquesta de la Comunidad de Madrid actuó en eventos dedicados a este colectivo.

Desde el Ayuntamiento de Madrid, el Área de Las Artes también ha abogado porque los jóvenes y los niños se integren en el conocimiento de la música en directo. Cada año reservan un concierto dentro del Festival Jazz Madrid dedicado a menores de edad. Toda la recaudación se destina a Aldeas Infantiles. Este año, participaron en el Centro Cultural de la Villa músicos como Soniquete de Jerez, Halcón o Vandals.

Mientras, en la calle, y, sobre todo, en Internet, crece el número de jóvenes que solicita estos conciertos. Desde la web de 'Entrada sin Edad' anuncian que se ha presentado un proyecto en la Asamblea de Madrid, con el apoyo de Izquierda Unida, para que se estructure una normativa al respecto. Según informan, los ayuntamientos de Móstoles y Alcorcón ya se han sumado a la propuesta. Sin embargo, el proceso va despacio. Los portavoces de la web abogan por ofrecer alternativas al consumo de alcohol menos radicales que no dejarles entrar en los conciertos.Por ejemplo, poner un sello en la puerta a los menores, pedir el DNI en la barra, poner seguridad cerca de la barra que controlen que los menores no lo consuman.

Conciertos sin alcohol

De momento una sala de conciertos ya programa cada domingo 'conciertos sin alcohol' para explotar este mercado. Es la sala Silikona y está en Moratalaz. Uno de sus encargados, Pablo Guerrero, explica que se les ocurrió "porque llamaban muchos grupos de chavales menores que no podían tocar en ningún sitio. Decidimos probar un día y la cosa funcionó". Según Pablo todos los domingos llenan la sala. Para cumplir con la legalidad no venden ni muestran publicidad de alcohol. Además, respetan unos horarios más acordes a la edad de su público. Abren y cierran antes, no cobran alquiler a los músicos y les ponen el técnico. "Los jóvenes lo agradecen bastante y vuelven, y el público es bastante fiel".

Otras muchas salas han recogido cientos de firmas para apoyar al colectivo. Algunas de ellas son salas tan emblemáticas como Kaos, Rockandfood, Rapsodia, Excalibur, Piratas o Tuareg, entre otras.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios