www.madridiario.es
César Zafra, con mascarilla, en la clausura del hospital temporal de Ifema
Ampliar
César Zafra, con mascarilla, en la clausura del hospital temporal de Ifema (Foto: Chema Barroso)

César Zafra: "No nos imaginábamos que Sánchez y su Gobierno iban a castigar a Madrid de esta forma"

lunes 18 de mayo de 2020, 19:43h

El portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, César Zafra, charla con Madridiario sobre la recién estrenada Fase 0.5 y sobre las dificultades que el Ejecutivo regional se está encontrando frente al Gobierno de Pedro Sánchez para conseguir pasar a la Fase 1 en el proceso de desescalada por coronavirus.

Su partido defiende el uso de mascarillas obligatorias y promueve que los centros educativos sean abiertos para acoger a menores de entre 0 y 6 años con el objetivo de que los padres puedan volver a trabajar con normalidad. “Hay que salir”, indica Zafra a este diario durante una entrevista en la que también responde a los rumores sobre una posible moción de censura a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, o al adelanto de las elecciones autonómicas. Al tiempo, Zafra asegura que "le gustaría" que el Gobierno regional terminara la legislatura de una pieza, aunque "no puedo apostar por ello, en política apostar es muy peligroso".

Pregunta: Acabamos de inaugurar la nombrada 'Fase 0'5' este mismo lunes, ¿qué le parece?

Respuesta: Suena un poco ridículo, sobre todo por el proceso que han marcado desde el Gobierno y que no tiene ningún tipo de sentido. Un Gobierno serio debería haber puesto desde el minuto uno unas normas y objetivos claros y, si estas se cumplen, se pasa de fase y, si no es así, no se pasa y se sigue trabajando para ello. Es así de simple. Sin embargo, nos encontramos con esta fase de “cero medio” que parece una excusa que viene a decir que no pueden dejarnos pasar del todo pero sí un poco, y así que no parezca que... Es algo que no tiene ningún sentido, absurdo y que marca un poco la sensación que tenemos todos sobre el Gobierno de la nación de que está dando bandazos y no está siendo claro a la hora de desescalar en todo el país.

P: ¿Cree que estábamos preparados para pasar a la Fase 1?

R: Todos los criterios que se nos mandaron, en principio, la Comunidad de Madrid los cumplía y se mandó toda la documentación. Ahora hemos llegado al punto de no saber exactamente qué informe dice que no cumplimos esos objetivos y hemos llegado a un punto aún más absurdo todavía de que ese informe ha llegado antes a los medios de comunicación que al Gobierno. Yo creo que eso deja muy claro que por parte del Gobierno de la nación no había mucho interés en dejar claro si Madrid pasaba de fase o no. De hecho, creo que esta fase en la que nos encontramos es fruto de una rectificación que han tenido que hacer cuando se han dado cuenta de que no tenía sentido lo que han hecho, y eso puede ser aún peor.

Se está jugando con los sueños, la ilusión y el estrés de la gente que lleva muchos días confinada, porque cuando de repente se les dice que hay un informe que no nos deja pasar de fase pero que éste no se va a enseñar porque se ha filtrado a los medios de comunicación y ellos lo publicarán... Esta situación es más seria como para que ocurran este tipo de cosas.

P: ¿Apoya la idea de que la negativa a pasar de fase se basa en represalias políticas de Sánchez hacia el Ejecutivo madrileño?

R: No me gustaría pensar que son temas políticos, pero sí que es cierto que si no hay una justificación técnica, la otra justificación tiene que ser política. Es más, en las ruedas de prensa se ha dicho que la mayoría de los criterios son sanitarios y técnicos, pero que no son los únicos.

Esos criterios que no son sanitarios son los que nos preocupan, porque por el momento nadie nos ha explicado cuáles son esos otros criterios y seguimos sin saber qué es lo que tenemos que hacer mejor, qué hay que mejorar o si se trata únicamente de que como hemos sido el epicentro vamos a tardar más... Quiero pensar que no hay una justificación política, pero a día de hoy creo que es la única que se puede argumentar para que Madrid no haya pasado de fase.

P: A pesar de esta consideración, Inés Arrimadas apoyó la última prórroga del estado de alarma propuesta por Pedro Sánchez...

R: Cuando desde el partido apoyamos que se continuase con la prórroga lo hicimos sabiendo que la situación requería de ello, no tenía sentido que todo volviese a la normalidad de golpe y sin una desescalada paulatina. A día de hoy sigo pensando que debíamos votar a favor, pero no nos imaginábamos que Sánchez y su Gobierno ibn a castigar a Madrid de esta forma, sobre todo sin ninguna justificación.

"No nos imaginábamos que Sánchez iba a castigar a Madrid de esta forma"

Si a todos los madrileños nos hubieran dicho que no podíamos pasar por una serie de criterios, lo hubiéramos aceptado y hubiéramos trabajado para conseguirlo, pero no tiene sentido que nos digan que no podemos pasar porque no quieren pero, para que no nos enfademos, nos den medio punto. Son miles de empleos los que se pierden cada semana que Madrid no está abierto y creo que solo eso justifica que nos den las razones por las que no podemos cambiar de fase.

En definitiva, creo que lo que se hizo en el Congreso era absolutamente necesario, lo que no quita que Sánchez haya usado una vez más esa buena voluntad que tenemos los que queremos que haya sentido común en este país y que las cosas funcionen para usarlo en términos políticos.

P: ¿Va a condicionar esto entonces futuros actos con el Gobierno de Pedro Sánchez?

R: No me gustaría condicionar acuerdos nacionales con acuerdos autonómicos. Creo que el Gobierno lo que nos tiene que decir es dejar claros los objetivos que debemos cumplir y no cambiar las reglas del juego a mitad de partido porque así no vamos a llegar a nada. Más allá de eso, creo que los problemas de la Comunidad de Madrid deben solventarse en la región y los nacionales, en el Congreso de los Diputados. Además, hay que ser generosos con el resto de comunidades que también necesitan llegar a un acuerdo para que la desescalada sea lógica ya que nadie está en contra de la desescalada, desde Madrid lo que rechazamos es que no se nos diga qué criterios son necesarios.

P: ¿Podría condicionar esta situación posibles acuerdos con el PSOE madrileño como el pacto de reconstrucción propuesto por Ángel Gabilondo?

R: A mi me gustaría que no hubiese condicionamiento y que cuando nos sentemos a hablar sobre la reconstrucción de la Comunidad de Madrid pensemos en el interés de los madrileños y no en nuestros partidos. Sé que es difícil y que el PSOE madrileño es complicado porque muchos afiliados no están de acuerdo con lo que está haciendo el Gobierno central, pero yo creo que tenemos que ser suficientemente maduros como para darnos cuenta de que tenemos que dejar de pelearnos entre nosotros y sentarnos a buscar soluciones. Si no es así, al final pasaremos otros tantos meses criticándonos e insultándonos y eso no va a solucionar los problemas de los madrileños, y si no lo hacemos ahora no vamos a tener otro momento.

P: Este discurso en favor del diálogo y de la unión ya lo expuso en la Asamblea de Madrid durante su intervención en el Pleno especial convocado para la exposición de medidas tomadas por el Ejecutivo ante la crisis sanitaria. Casi un mes después, parece que su visión no ha tenido mucho éxito...

R: Sí, tengo la sensación de que me quedé un poco solo ese día, sinceramente. En un debate tan importante como el que tenemos ahora, que es el de cómo reconstruimos nuestra Comunidad y damos soluciones a toda la gente que se ha quedado sin trabajo, por ejemplo, yo intentaba explicar que nuestras riñas no sirven para absolutamente nada.

"Ciudadanos ha sido el partido más golpeado de toda la democracia"

Hay políticos y partidos que han decidido que es más importante su 'retuit', su insulto o su 'zasca', pues allá ellos, pero yo no quiero pasar por esta etapa y que se nos recuerde como los que solo se subían a la tribuna a insultar. Tenemos la oportunidad de reconstruir a la Comunidad de Madrid para que sea mejor, y eso solo pasa porque todos nos sentemos y negociemos aportando algo que sea útil de verdad dejando de lado toda esa parte de show porque si no vamos a tardar mucho en salir de esta situación y los madrileños no se lo merecen.

P: En todo el juego político que se ha dado estos días su partido ha sido golpeado en varias ocasiones, en especial dentro del propio Gobierno regional. Primero, Isabel Díaz Ayuso quitó las competencias a Alberto Reyero, consejero de Políticas Sociales, sobre la gestión de las residencias; después, la líder de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, pidió su dimisión y hace unos días un alto cargo de la Consejería ha sido cesado por la polémica en torno al apartahotel de la presidenta. ¿Cuál es la lectura que hace?

R: Mi partido siempre ha sido golpeado, creo que desde que empezamos en Ciudadanos somos el partido más golpeado de la democracia. Es lógico, porque cuando estás en el centro enfadas a todo el mundo porque sacas los colores por los colores que muchas veces plantean otros partidos y que no son importantes. Hemos visto cómo se nos ha acusado de fascistas, comunistas, peligroso socialdemócratas, de todo... Forma parte de estar en Ciudadanos, todo el mundo te quiere pegar y te quiere matar, seguramente porque somos el partido que dice las cosas que los demás no se atreven a decir y porque tomamos decisiones muy difíciles, pero por lo que a mi respecta si nos quieren seguir pegando por ello que nos peguen, prefiero seguir tomando decisiones.

P: ¿Y qué ha pasado con las residencias?

R: Sé que ha habido polémica con el tema de las residencias, pero éramos nosotros los que desde el minuto uno pedíamos que el cuidado en las residencias fuera unido a la Sanidad, porque las personas que trabajan ahí no son médicos ni enfermeras, y lo que se necesita precisamente es eso, profesionales que les curen, vigilen y monitoricen. Por eso, cuando surgió toda la problemática, nos sorprendió, llevábamos dos semanas pidiéndolo e incluso habíamos escrito a Pablo Iglesias para poder unificar criterios, y cuando señalaron que se nos habían quitado las competencias para nosotros no fue así, porque las competencias tienen que estar donde tienen que estar y en ese momento lo que se necesitaban eran médicos, no personal asistencial.

P: ¿Se van a medicalizar?

R: Es una de las cosas que llevamos pidiendo desde el principio de esta pandemia y seguimos insistiendo en que hay algunas que no están medicalizadas y que es importante que hagamos ese esfuerzo. Además, creo que es una buena medida que todos los sanitarios que hemos contratado durante esta crisis se vayan reubicando en residencias para que puedan ir ayudando en puntos muy concretos en los que haya habido problemas o en los que puede haber y no vuelva a vivirse el horror que hemos visto en la Comunidad de Madrid y en el resto de España. Creo que es un ejemplo nacional, porque hemos podido comprobar en todo el país que las residencias son un punto débil y tenemos que reforzarlas.

P: Desde la formación promueven que se obligue al uso de mascarillas a toda la población, no solo en el transporte público, sino en todo momento. Sin embargo, hay expertos que señalan que puede ser contraproducente por un posible mal uso, otros que no reportan beneficios totales... ¿En qué se amparan para defender su posición?

"Las residencias de ancianos han sido un punto débil en todo el país"

R: Básicamente en que no tenemos otro sistema mejor. Me fascina el debate que hemos tenido durante muchos meses en torno al uso de las mascarillas, pero la realidad es que no tenemos otro sistema mejor para protegernos. Además, una mascarilla no te resta, es una seguridad que tienes por encima del criterio de mantener la distancia física, lavarte las manos o protegerte en general del virus. Por tanto, entendemos que si el uso de mascarillas te protege más, su uso debe ser obligatorio. Además, sabemos que las mascarillas protegen en especial al resto de personas y es un ejemplo de responsabilidad social, significa que ya no nos protegemos a nosotros, si no a los demás. Es como el seguro del coche: si quieres conducir, debes tener un seguro de coche para protegerte a ti y también a la persona que se pueda ver afectada si a ti te pasa algo.

P: ¿Cómo defienden que los menores de 0 a 6 años vuelvan a los centros escolares si son los que menos pueden mantener la distancia de seguridad?

R: Es una necesidad que estos niños vuelvan a los centros porque, si se abren los comercios, la gente tiene que ir a trabajar y sin escuelas o guarderías infantiles hay muchas personas que no tienen dónde dejar a sus hijos en horario laboral. Tenemos que compaginar el cuidarnos con el hecho de que tenemos que seguir trabajando, porque una manera de cuidarnos también es que volvamos a trabajar para poder mantener un tipo de vida. Si nos encerramos en casa durante meses y meses, cuando queramos volver a salir no vamos a tener una razón para hacerlo.

Es verdad que guardar las distancias y llevar mascarilla va a ser complicado en el caso de los más pequeños, y la Comunidad de Madrid ya está trabajando en protocolos para tratar de que el contacto sea mínimo, pero no podemos quedarnos en casa. Tenemos que volver a trabajar y eso es algo que tiene que entender todo el mundo. ¿Que se corre un riesgo? Pues sí, pero es un riesgo que vamos a tener que afrontar tarde o temprano. La pandemia no es una tormenta que se vaya a ir, el virus sigue ahí y en países en los que se ha hecho infinitamente mejor que nosotros ha habido rebrotes, por eso creemos que hay que conjugar ambas partes: protegernos todo lo posible pero convivir con la enfermedad hasta que tengamos una vacuna.

P: Cuando volvamos a abrir negocios y a salir a la calle, ¿con qué nos vamos a encontrar?

R: Creo que con problemas que no vamos a ser capaces ni de predecir. Va a haber sectores que van a recibir un golpe terrible, como la hostelería, el teatro o el cine, y va a ser complicado compaginar la forma que tenían de trabajar y de vender sus productos con la nueva realidad, porque muchos de ellos ya no pueden directamente hacerse.

"Creo que con problemas que no vamos a ser capaces ni de predecir"

Parte de la solución a todo esto pasa por las ayudas o por flexibilizar cuotas y por eso desde la Comunidad de Madrid hemos hecho un esfuerzo mayúsculo por devolver las cuotas de autónomos a todas esas personas que se han visto afectadas por el Covid-19. Ya he dicho que creo que el Gobierno de la nación ha sido poco ambicioso a este respecto: tenemos miles de autónomos que se han encontrado desamparados, a muchos de ellos no se les permitía trabajar y a veces hasta se les cobraba por no trabajar. Este tipo de situaciones son las que tenemos que resolver de forma muy rápida, porque para autónomos y pymes no trabajar durante dos meses y tener que pagar impuestos significa cerrar, despedir y que nuestro sistema productivo se vaya disolviendo poco a poco.

Queremos que parte de las ayudas directas que se puedan dar sea en base a que la formación sea adecuada a lo que se pueda hacer. Por ejemplo, hemos hablado durante mucho tiempo del teletrabajo, no conseguíamos meterlo en nuestras vidas y de repente nos hemos visto obligados a ello. En muchos casos ha funcionado, incluso ha mejorado la productividad, en otros se han visto carencias de digitalización y no ha sido efectivo. Lo que planteamos entonces es que en aquellas empresas en las que sí han funcionado sus empleados lo sigan haciendo, para evitar exponer a población de riesgo o masificar el transporte o la calle, al mismo tiempo que podamos ayudar a aquellos comercios y autónomos que tenían más problemas.

Aunque, al final, esto es un problema global que va a necesitar de que todos nos sentemos y nos pongamos de acuerdo y también de cómo se reconstruya Europa. Va a depender de qué tipo de coordinación y de ayudas lleguen y de cómo se gestionen en el entorno nacional, porque no podemos obviar que muchas empresas o comercios dependen de otras situadas en otras comunidades autónomas... el tejido productivo se expande por toda España, por tanto no va a depender tanto de cómo sea en la región sino de cómo sea en el país.

P: ¿Cree que estamos preparados como sociedad para afrontar todo esto?

R: Lo malo y lo bueno de esta situación es que no nos va a dar tiempo. Al coronavirus no le importa si estamos preparados o no, y eso es algo de lo que muchos dirigentes políticos no se han dado cuenta. El coronavirus va a seguir distruyendo empleo y familias. Esto no es un problema de un día ni de un Gobierno, es un problema social y por tanto todos tenemos que ser consistentes de que nuestras actitudes y mensajes tienen que ir centrados en solucionar el problema, no en hacerlo más grande. Hasta que no nos demos cuenta de que es un problema de todos, va a ser muy muy difícil avanzar.

P: ¿Son ciertos los rumores sobre un posible adelanto de las elecciones autonómicas o, por otro lado, la promoción de una moción de censura hacia Isabel Díaz Ayuso?

R: Una vez más es el juego del humo: como hay miles de problemas, vamos a hablar sobre si hacemos mociones de censura o adelantamos elecciones... Yo creo que nadie entendería que en mitad de una pandemia se convocaran elecciones, me parecería una absoluta barbaridad, pero ya hemos visto muchas cosas... Sobre la moción de censura, creo que viene por parte de ciertos grupos con interés de doblegar el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que con sus diferencias surgidas de ser dos partidos distintas con ideas distintas, está funcionando absolutamente coordinado y bien.

Otra cosa es que esas diferencias nos lleven a veces a discutir sobre cómo hacemos las cosas, que también es positivo, sobre todo si al final de la discusión surge algo bueno, algo que no creo que impida que este Gobierno termine bien lo que le queda de legislatura, algo que al mismo tiempo creo que es el objetivo a pesar de que haya rumores, que siempre los ha habido y que forman parte del encanto de la política.

P: ¿Apuesta entonces porque el Gobierno entre PP y Ciudadanos termine entero la legislatura?

R: A mi me gustaría.

P: Pero no apuesta...

R: Apostar en política siempre tiene sus peligros. Y más ahora.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

8 comentarios