www.madridiario.es

Las tarjetas bancarias, una herramienta extendida y consolidada para los pagos

viernes 15 de mayo de 2020, 13:11h

La sociedad española está habituada al uso de las tarjetas como medio de pago. Cada vez menos personas utilizan dinero en metálico para realizar sus transacciones, limitándolo en la mayoría de las veces a cantidades muy pequeñas. Pero, las tarjetas, llevan gastos asociados y algunos otros problemas

Las tarjetas bancarias, una herramienta extendida y consolidada para los pagos
Ampliar

Apenas quedan comercios donde no se acepte como medio de pago a las tarjetas bancarias. Las tarjetas son un sistema que emite una entidad financiera a favor de un consumidor / cliente, a través de una cuenta asociada al banco. El objetivo es que pueda sacar dinero de los cajeros automáticos y que pueda realizar pagos de forma rápida y sencilla, tanto en medios físicos como virtuales.

Pero, como en cualquier otro servicio, existe una gran variedad de oferta. En sitios como https://www.blogtarjetas.es, los usuarios pueden comparar entre las mejores tarjetas, conocer sus condiciones, formas de pagos y mucho más. De este modo, se facilita enormemente la decisión final. Esta web recomienda, además, las mejores tarjetas según el criterio de los administradores y un extenso blog de artículos para tener datos sobre las más populares en el mercado.

Pros y contras de las tarjetas bancarias. Tipos de tarjetas

Las ventajas y desventajas que conlleva el uso de las tarjetas que los bancos ofrecen a sus clientes dependerá de la tarjeta utilizada, la función y el servicio para el que está destinada, ya que el mercado financiero ofrece una buena variedad de ellas. El uso tan extendido que tienen hace que los problemas también crezcan, por ejemplo, con el aumento en las comisiones, errores en los pagos, las devoluciones y cancelaciones, etc.

La tarjeta de débito

Este tipo de tarjetas es el más extendido, posiblemente debido a su sencillez de uso y por la facilidad con la que los bancos las ofrecen. No es más que un medio de pago vinculado a una cuenta corriente en la que se carga el consumo realizado tras realizar una compra. No es un producto financiero como tal, es, simplemente, un sistema para llevar el dinero de la cuenta en el bolsillo de forma cómoda y segura.

Aunque no sea un instrumento de financiación, en algunos casos, si el dinero se agota, el banco de forma automática puede anticipar una cierta cantidad de capital. Esto puede ser interesante o no, en dependencia de las comisiones, intereses y gastos que la entidad cobre. Por este motivo, hay que informarse y bien y llegar a un acuerdo en el que se fijan las cantidades que pueden prestarse y los porcentajes que se cobrarán.

Las ventanas principales de estas tarjetas son el control que mantiene el usuario sobre sus gastos, la comodidad para realizar las compras diarias, además de ayudar a controlar el nivel de endeudamiento; si no hay dinero en la cuenta, no se puede usar.

La tarjeta de crédito

En este caso son dos servicios ofrecidos en una misma tarjeta. Por un lado, es un medio de pago, como es la tarjeta de débito, pero, por otro, también es una fórmula de financiación. La ventaja que tiene este sistema es que se permite llevar a cabo las compras o cualquier otro gasto sin tener dinero en la cuenta corriente, puesto que el pago se aplaza hasta la fecha de liquidación, por norma general, a final de mes. El propietario de la tarjeta se deberá asegurar de que, para esa fecha, habrá dinero en cuenta, de lo contrario se activarán los intereses de demora.

Con esta tarjeta se puede obtener cierta cantidad de dinero sin tener fondos, siempre hasta ciertos límites establecidos en el producto o en el contrato a nivel particular, teniendo que devolver la cantidad en los plazos fijados.

La tarjeta comercial

En este caso, las suministran establecimientos comerciales y no los financieros. Si las compras se realizan siempre en el mismo lugar, suelen ser muy ventajosas. Usadas como herramienta para financiar compras en ciertos establecimientos y en sus redes asociadas, se puede aplazar el pago sin costes, de dos a tres meses como media, y permite comprar a plazos.

La tarjeta monedero

Otra tarjeta bancaria utilizada dentro de la modalidad prepago. Permite usar una cantidad de dinero que el cliente ha metido previamente a modo de hucha o monedero. Vienen muy bien para pequeños pagos.

La tarjeta de fidelización

También conocidas como tarjetas de descuentos y beneficios, las emiten los establecimientos comerciales con la idea de beneficiar al titular con descuentos, ofertas, premios que se van acumulando con cada compra realizada en ese mismo comercio.

La tarjeta prepago multidivisa

Esta tarjeta expresa su saldo en diferentes monedas de aquella en la que se emite. Son las utilizadas por viajeros o en los viajes vacacionales, ya que permite ser utilizada en países con otro tipo de moneda. Con esta tarjeta, el cambio habitual de divisas al llegar a un país extranjero puede evitarse.