www.madridiario.es

La importancia de una flora intestinal equilibrada tras las vacaciones

La importancia de una flora intestinal equilibrada tras las vacaciones
Ampliar
miércoles 18 de septiembre de 2019, 11:16h

Durante el verano, lo más frecuente es realizar cambios en la dieta que pueden llegar a alterar el equilibrio de nuestra flora intestinal. Por este motivo, con el fin de las vacaciones y la vuelta a la rutina es importante recuperar la armonía intestinal, necesaria para sentirnos sanos y con las ganas suficientes para enfrontar la vuelta al trabajo y los retos que surjan durante el año.

Así, aunque existen diferentes formas de reequilibrar la flora intestinal, a continuación, podrás encontrar algunas de las más efectivas.

Consume probióticos

El consumo de ciertos probióticos proporciona beneficios para la salud, especialmente para el equilibro de la flora intestinal. Por esta razón, su uso también es recomendable en el caso de personas que sufran el síndrome del colon irritable, así como otras dolencias intestinales. Existen una gran diversidad de probióticos, entre los que encontramos tanto levaduras como bacterias.

Además, los probióticos no solo implican beneficios para la flora intestinal, sino que hay indicios sobre un posible efecto en otras áreas relacionadas con la obesidad, diabetes o las defensas del organismo. Igualmente, cabe destacar la eficacia fuertemente demostrada sobre la neutralización de los efectos secundarios causados por los antibióticos, entre los que destaca la diarrea.

Disminuye los alimentos procesados

Los platos precocinados, los embutidos o la bollería industrial son algunos ejemplos de alimentos procesados. Su ingesta puede provocar alteraciones en la flora intestinal, por lo que se deberían retirar de la dieta, si se quiere mantener el intestino sano y equilibrado. Otros productos que pueden dañar la flora intestinal son los alimentos refinados, los fritos y el azúcar, así como el café, entre otros.

Incorpora alimentos fermentados

Los alimentos fermentados son de vital importancia para el cuidado tanto del intestino como del sistema inmunitario. Esto se debe a que tienen propiedades antioxidantes, antimicrobianas, anticancerígenas y antiinflamatorias. Algunos ejemplos de alimentos fermentados son el kéfir, los yogures, los vegetales y encurtidos, así como el tempeh y el natto. Este tipo de alimentos no solo protegerán tu flora intestinal sino que suavizarán tus digestiones al reducir los anti-nutrientes y crear enzimas digestivas.

Incluye frutas y verduras

Las frutas y las verduras se caracterizan por presentar elevados niveles de fibra que ayudan al organismo a absorber mejor los nutrientes. Entre las frutas y verduras más beneficiosas para el equilibrio de la flora intestinal sobresalen los guisantes, el repollo, las ciruelas, las zanahorias y los cítricos en general.

Opta por cereales integrales

Los cereales integrales presentan también una gran cantidad de fibra, por lo que son muy recomendables para el cuidado de la flora intestinal. Los cereales integrales actúan además como prebióticos, ayudando a desarrollar las bacterias provechosas para el intestino. La avena o la quinoa son, en este sentido, algunos de los granos más aconsejables para la armonía de la flora intestinal.

Huye del estrés

Para mantener nuestra flora intestinal cuidada lo mejor es mantenerse alejado de estrés. Aunque no siempre es fácil, debido al ritmo acelerado que caracteriza nuestra vida, es importante intentar reservar cada día algún momento para nosotros mismos que nos aleje de la inmediatez. Asimismo, las escapadas a la naturaleza pueden resultar un buen remedio contra el estrés y los problemas intestinales.