Ir a versión MÓVIL

www.madridiario.es

¿Cómo elegir tu sofá? Lo que realmente necesitas saber

miércoles 22 de mayo de 2019, 09:06h

Después de pasar varias horas en el trabajo, al llegar a casa lo único que pasa por la mente es descansar. Y no hay nada mejor que un buen sillón o sofá a la espera por ser utilizado. Más que un mueble, es una zona para disfrutar de una lectura, de una buena conversación en familia, ver una película y hasta tener una larga siesta entre cojines.

Elegir el sofá que cubra todas esas necesidades no es tarea fácil, este debe ser cómodo, con un diseño que no pase de moda y que sea duradero.

¿Cómo elegir tu sofá? Lo que realmente necesitas saber

Un sillón cómodo: estética y distinción

Hay muchos aspectos que deben tenerse en cuenta a la hora de escoger el sofá, no es solo buscar uno por su comodidad, también por el estilo y la estética, todo depende de la decoración de la casa. Pueden ser sillones modernos o clásicos, deslizantes o de piel. Hay muchos modelos para elegir hoy en día, lo que hace difícil decidirse por alguno.


Lo primero que debe realizarse antes de comprar uno es medir el espacio para calcular el tamaño del sillón, puede ser que el sillón soñado no quede bien en el área destinada para él y toque buscar una nueva ubicación, o en caso contrario otro sillón. Aparte debe considerarse el número de personas que lo usarán a diario, para medir así su resistencia.


Otro de los detalles que deben atenderse es la tapicería. Debe ser de un material resistente y duradero para que se conserve por más tiempo. Entre los materiales que se utilizan comúnmente son algodón, la loneta, cuero o la chenilla. El color también es importante, aunque dependen del estilo de cada persona, se recomiendan colores neutros, como negro, blanco, gris o los tonos tierra.


Ahora es el turno de la comodidad, y para que un sofá cumpla con ese requisito no debe ser ni duro ni blando. Aparte debe pensarse en la altura de las personas que lo van a usar para no tener problemas de espalda. También las piernas deben quedar en un ángulo de 90 grados aproximadamente.

Para elegir el estilo que más conviene debe observarse la decoración del salón, y a partir de allí poner a volar la imaginación y la creatividad para que ese sofá sea la envidia de todos los que visiten la casa.

Tipos de sillones

Hay una gran variedad de sillones, para todos los gustos, tamaños y para cualquier lugar. Algunos tipos son:

  • Sillones puff: son ideales para espacios pequeños, son muy versátiles y fáciles de trasladar. Los sillones puff no solo se utilizan para sentarse, también para tumbarse, apoyarse o para relajarse después de una jornada de trabajo.
  • Sillón de una plaza: también son geniales para espacios reducidos, como sitios personales dentro de la casa, como un rincón de lectura o en una zona de descanso en el dormitorio.
  • Sillones de dos plazas: son los más tradicionales, se adaptan perfecto a cualquier ambiente. Pueden combinarse con puffs o cojines en el suelo si se quiere un estilo más informal. Aparte pueden usarse tanto en ambientes interiores como exteriores, ya sea en un balcón, terraza o salón de té.
  • Sillones L: se pueden usar en espacios amplios, ya que por lo general son muebles muy grandes con capacidad para cinco o seis personas. Su forma de L (un lado más largo que el otro) puede aprovecharse para ambientes con espacios extensos que no tengan paredes.
  • Sillón rinconero: su forma es similar al sillón en L, pero este tiene sus dos lados iguales, formando así un ángulo de 90 grados que se adapta perfectamente a cualquier rincón de la casa, de allí su nombre.
  • Sillones modulares: están formados por partes movibles, que pueden desplazarse a conveniencia, y al utilizar la creatividad son prácticos para ambientar el espacio lo mejor posible.
  • Sillones o sofás cama: son muy útiles sobre todo en hoteles, casas vacacionales y para atender a familiares y amigos a la hora de una visita. Es un sillón muy funcional y pueden solucionar los problemas de espacios pequeños. Se abre para convertirlo en cama y se pliega cuando ya no está en uso, transformándose nuevamente en sillón.