www.madridiario.es

¿Por qué los escritorios virtuales son la mejor opción para una empresa?

miércoles 05 de diciembre de 2018, 11:08h

La virtualización de escritorios o uso de escritorios virtuales se ha hecho cada vez más común en España y en muchos otros países del mundo.

¿Por qué los escritorios virtuales son la mejor opción para una empresa?

Y es que cada vez hay mayores necesidades y se debe contar con equipos más potentes y con mayor capacidad y facilidad de acceso a la información. Especialmente cuando se maneja un negocio.

¿Qué es un escritorio virtual?

Antes de continuar hay que señalar que un escritorio virtual es una tecnología basada en la nube, por medio de la cual los usuarios pueden disponer de su información y trabajar frente a un ordenador fijo o un portátil, sin la necesidad de que la información (programas y aplicaciones) esté en el ordenador físico del usuario.

Es decir, que con la virtualización de escritorios el usuario trabaja con un ordenador virtual, donde tiene guardado todos sus programas, archivos y aplicaciones que necesita. Para acceder a dicho ordenador virtual, solo basta tener a mano algún dispositivo físico.

La vitualizacion de escritorios es la respuesta a la necesidad de muchos operadores que quieren tener mejores opciones para realizar su trabajo. Las tres principales ventajas de la virtualización de escritorios son:

Disponibilidad de mayor espacio para todos los programas, archivos y aplicaciones

Cada vez hace falta más espacio de almacenamiento para todo el software, pero esto conlleva a su vez a aumentar los tamaños de las memorias.

La solución es que todos esos programas estén alojados en servidores remotos de gran capacidad, y que se acceda a ellos a través de internet.

Mayor seguridad para resguardar la información

Uno de los grandes problemas que tienen los ordenadores personales físicos es que son susceptibles a averiarse, corriendo riesgo toda la información, programas y aplicaciones allí alojadas.

En cambio dicho problema no existe con la virtualización de escritorios, ya que esos servidores están en sitios totalmente resguardados, además de que toda la información está respaldada en la nube. El operador puede trabajar cómodamente desde cualquier ordenador o dispositivo móvil en cualquier parte del mundo, siempre y cuando tenga acceso a internet.

De esta manera, el usuario no se ve obligado a tener que acudir a una oficina a trabajar en el ordenador que tiene toda la información, ya que lo puede hacer desde cualquier parte del mundo y hasta con un dispositivo móvil. Tan solo tiene que introducir su usuario y contraseña para acceder a su propio escritorio virtual.

Pero más que facilitar el trabajo, la virtualización de escritorios logra recuperar y mantener toda su información en la nube, lo cual genera mayor confianza y seguridad.

Con la virtualización de escritorios, dos o más personas en polos opuestos de la Tierra pueden trabajar simultáneamente como si estuviesen sentados frente a un ordenador.

Ventajas de las aplicaciones virtuales

De igual modo, las aplicaciones virtuales están a la orden del usuario cada vez que se requiera desde cualquier parte del mundo, ya que estas están alojadas en la nube de forma segura.

Incluso es posible repartir diferentes aplicaciones en varios escritorios virtuales, lo cual es útil cuando un usuario trabaja para diferentes clientes, entonces puede acceder a una aplicación virtual en específico y concentrarse en ella.

Es posible virtualizar aplicaciones si están alojadas en servidores con Windows 2012, 2016 y Linux.

Una de las principales ventajas de la virtualizacion de aplicaciones es que separa las aplicaciones del sistema operativo de otras. Con esto se logran aplicaciones más compatibles y con mayor movilidad, ya que la ejecución de una aplicación no afectará a ninguna otra.

Uno de los mayores problemas de las aplicaciones instaladas directamente en los ordenadores físicos es que cada vez que se deba formatear, desinstalar y volver a instalar, se pierde la anterior configuración, incluyendo las actualizaciones.

Pero esto no ocurre con las aplicaciones virtuales, las cuales no tienen necesidad de ser desinstaladas de un ordenador físico y se actualizan automáticamente.

Cuando se desinstala una aplicación de un ordenador físico puede dejar trazas o secuelas informáticas que no permitirán su posterior reinstalación. Todos estos problemas desaparecen gracias a las aplicaciones virtuales.

Y como las aplicaciones están en escritorios virtuales, entonces le da la facilidad al usuario de disponer de ellas desde cualquier parte del mundo. Solo tiene que emplear un dispositivo físico y tener acceso a internet.

La época de los escritorios virtuales

Quienes trabajan con ordenadores saben que esta época de escritorios virtuales está proporcionando grandes ventajas competitivas sobre cualquier otra persona o empresa que siga atada a un ordenador físico.

Los escritorios virtuales redefinen el concepto del “lugar de trabajo”, ya que no es necesario reunir a un grupo de trabajadores y ponerlos a trabajar frente a un ordenador. De hecho y en muchos casos ni siquiera sería necesario depender de un empleado para atender una solicitud.

Por ejemplo, una persona que necesite un documento legal para obtener el carnet de conducir puede acceder al escritorio virtual del organismo público correspondiente y solicitar dicho documento. De esta manera puede realizar fácilmente la operación sin que haya algún empleado de por medio, y mucho menos tener que acudir a la sede física del organismo.

Por último y no menos importante, los usuarios de los escritorios virtuales deben decidir entre los persistentes y los no persistentes de acuerdo con sus necesidades.

Los persistentes son aquellos en los que cada usuario tiene su propio escritorio virtual, lo cual permite una mejor personalización de este, aunque hay que decir que necesitará mayor almacenamiento y Backup.

Los no persistentes son aquellos que no guardan los datos del usuario cada vez que termina su sesión. Estos son más seguros, ya que los diferentes usuarios no pueden instalar ni borrar aplicaciones, incluso en caso de que se detecte algún fallo de seguridad. Solo basta con terminar la sesión y el escritorio virtual no persistente volverá a su estado original.

Por todas estas razones los escritorios virtuales son la mejor alternativa para todas aquellas empresas y trabajadores independientes que necesitan dar un salto exponencial en su trabajo. Los escritorios virtuales los liberan de la esclavitud de tener que sentarse frente a un ordenador específico y además, permiten trabajar cómodamente desde cualquier lugar del planeta.