www.madridiario.es

Conoce todo acerca de las carillas dentales

Por MDO
jueves 19 de octubre de 2017, 09:27h

Si quieres conocer qué son las carillas dentales, para qué sirven y cómo se utilizan, la información de esta entrada te será de gran utilidad.

Conoce todo acerca de las carillas dentales

Las carillas dentales son una especie de “pegatinas” que funcionan de forma estética para lograr una sonrisa mucho más bonita sin necesidad de reconstruir la dentadura o realizar un blanqueamiento (los cuales suelen ser procesos mucho más costosos).


¿Para qué sirven las carillas dentales?


Su función, como mencionamos, es lograr un color blanco sin someterse a un blanqueamiento y poder tener la forma de dientes que se desea sin necesidad de alterar el esmalte de los mismos. Además, también brindan protección de agentes externos.


  • Es posible cubrir cualquier fractura que tengamos en uno o varios dientes, para así darles un aspecto visual como “nuevos”.
  • Si la separación de tus dientes es considerable, estas carillas podrán funcionar para cubrir esos espacios molestos.
  • En caso de tener un problema de dientes pequeños, una solución efectiva, rápida y no tan costosa está en el uso de las carillas dentales.
  • Si la forma de nuestros dientes (o alguno en específico) no es de nuestro agrado, con esta solución estética podremos lograr los resultados que deseamos.

Básicamente las carillas dentales tienen como función resolver cualquier problema que podamos presentar de forma estética, ya sea para dientes separados, rotos, montados o amarillos. Incluyendo también la función de servir como escudo de algunos agentes externos.


¿Cómo se adquieren y utilizan las carillas dentales?


Existen dos tipos de carillas dentales, las convencionales y las de porcelana. Ambas pueden cumplir las funciones anteriormente descritas, pero entre ambas existe una gran diferencia: el precio. Sin embargo, dependiendo de qué queremos lograr y cuánto dinero dispongamos, podemos ver cuál es la que necesitamos:


  • Las carillas convencionales son aquellas que poseen un precio mucho más económico debido a que normalmente son construidas con resina sintética. Estas suelen colocarse mucho más rápido, pero su calidad obviamente es inferior a las de porcelana (y también lo es su precio).
  • Por su parte, las carillas que han sido patentadas por las clínicas dentales (las de porcelana) deben ser talladas. El problema es el precio, el cual suele ser mucho más elevado que las anteriores y que el proceso suele ser más tardío.

Cabe destacar que debido a que la colocación de la misma es realizada en una clínica dental por un profesional, es necesario presentar una buena salud bucal para el tratamiento. Esto significa que al igual que un blanqueamiento, el paciente tendrá que acudir al médico para comprobar el estado de salud de nuestra boca y en caso de presentar algún problema, debemos hallar una solución antes de colocar las carillas dentales.


El proceso para la colocación de las carillas suele ser mediante la visita al médico dental durante tres ocasiones; proceso que podría describirse de la siguiente manera:


  1. El primer día debemos ir y explicarle al dentista qué queremos, el cual debería hacernos las recomendaciones pertinentes según el estado de nuestra salud bucal y luego podrás decidir si elegir las carillas convencionales o de porcelana.
  2. El segundo día dependerá de la salud de nuestra boca y del tipo de carilla que hemos elegido. En caso de estar en perfecto en estado, pueden suceder dos situaciones:
  3. Si elegimos las convencionales, posiblemente pueden ser colocadas este día.
  4. Si por el contrario seleccionamos las de porcelana, entonces será necesario preparar los dientes para tallarse, tomar medidas e incluso realizar radiografías; para luego enviar los resultados al laboratorio donde serán construidas las carillas.
  5. En caso de elegir los de porcelana, en esta ocasión iremos a la clínica para que las coloquen en nuestra dentadura con ayuda de un cemento especial que las mantendrá fijas.

Las carillas tienen la ventaja de que no son un proceso permanente, lo que significa que podremos renovar el tratamiento en el futuro para volver a tener una sonrisa ideal. Obviamente para ello es necesario que el paciente se realice revisiones cada cierto tiempo y así poder comprobar tanto el estado de los dientes, como el de las carillas.


Por otra parte, las carillas dentales no representan ningún problema para la salud del diente; pero lógicamente se debe acudir a profesionales especializados para su colocación, ya que no queremos tener un problema mayor.


¿Cuál es la opinión de los resultados obtenidos?


Los resultados suelen ser maravillosos en todos los casos que hemos investigado. La mayoría de personas que han decidido realizar esta medida estética compartían una característica en común, la cual era los dientes amarillos; pero además, también se diferenciaban porque algunos tenían dientes rotos, separados o pequeños.


Después de la utilización de las carillas dentales, todos estos defectos desaparecieron por completo y realmente lucen sonrisas similares a las de los famosos. Lo más sorprendente es que era bastante difícil saber si las carillas eran convencionales o de porcelana, lo que significa que si no dispones del presupuesto, podrás elegir las de resina y aun así obtener un resultado espectacular.


¿Cómo evitar el daño producido a las carillas?


Debido a que estamos realizando un tratamiento estético para mejorar el aspecto de nuestros dientes, es importante cuidar las carillas como si se trataran de nuestros propios dientes; ya que si no, tendrás que estar cambiándolo constantemente.


  • El tabaco en cualquiera de sus presentaciones debe ser evitado, es decir, no podrás fumar ni masticarlo.
  • Evitar el consumo excesivo de bebidas oscuras como café, té, refresco o vino tinto.
  • Cepillarse los dientes todos los días y en momentos importantes como después de levantarse o comer.

Siguiendo estas recomendaciones, podrás mantener las carillas dentales en buen estado y evitar una renovación adelantada de las mismas; lo cual agradecerás más que todo si eliges las de porcelana, que rondan cerca de los 400 euros cada una y que deberían durarte de cinco a diez años sin presentar ningún inconveniente.