www.madridiario.es

Elecciones en Francia

Por MDO
miércoles 12 de abril de 2017, 08:47h
Francia, el proyecto de la Unión Europea, y, sobre todo, la ciudadanía de todo el continente (y también del resto del globo) tienen dos citas cruciales en los próximos 23 de abril y 7 de mayo. En esta fecha, respectivamente, se celebrarán la primera y la segunda vuelta de los comicios presidenciales franceses, en los que se dilucidará cuál de los candidatos al Elíseo se impondrá en esta sonada carrera.
Elecciones en Francia
Ampliar

Este año, las elecciones han ganado en seguimiento e importancia para el resto del mundo, ya no solo Francia, ya que sirven a modo de test para saber el estado real de las ideologías xenófobas, antiinmigración, nacionalistas y derechistas, que tan bien representa Marine Le Pen. De imponerse en la segunda vuelta, la candidata del Frente Nacional ahondaría aún más un proceso ideológico mundial que, por ahora, tiene en Trump y el Brexit a sus dos logros electorales más preciados.

Hace poco, la derrota de Geert Wilders en las elecciones holandesas pareció dar un respiro al resto del mundo respecto a este auge del nacionalismo, pero sin duda la partida importante de este año se juega en Francia a partir del 23 de abril. Por ahora, lo que parece más que claro es que Le Pen va a lograr pasar a una segunda vuelta en la que, ahí, sí, no está nada claro quién pueda llevarse la victoria.

Aunque años atrás su derrota habría estado más que clara, la unión del resto de fuerzas frente a la líder nacionalista ya no es tan segura. Por ejemplo, es difícil dar por hecho que los votantes de François Fillon, que no anda muy lejos de poder ser calificado como xenófobo o nacionalista, y que representan un 17% del electorado, (según una encuesta del 1 de abril) vayan a votar en masa a Emmanuel Macron en una posible segunda vuelta frente a Le Pen.

Al fin y al cabo, los argumentos políticos esgrimidos por Fillon quizás tienen tantos puntos de encuentro con Le Pen como con Macron, un socioliberal, exministro socialista y que viene de hacer carrera en el mundo de las finanzas. Si se produce esa supuesta segunda vuelta, los votantes franceses tendrán que escoger entre un convencido capitalista y parte del establishment político, Macron, o la representante del proteccionismo y la xenofobia, Le Pen. Dos opciones que, además, pueden sonar igual de mal entre los votantes de los candidatos de izquierda.

Tras el debate televisivo del pasado 4 de abril, parece ser que el mayor beneficiado puede ser Jean-Luc Mélenchon, pero es extremadamente difícil que el candidato de izquierdas de Francia Insumisa pueda llegar a competir por una plaza en la segunda vuelta. El 16% de votos que le otorgaban las encuestas de la pasada semana están muy lejos de acercarse al 25-26% alrededor del cual se mueven los dos principales favoritos, Le Pen y Macron.

La economía, expectante

Mientras tanto, estas semanas probablemente verán unos cuantos altibajos en los mercados financieros, provocados en su mayoría por la publicación de numerosas encuestas, sondeos o declaraciones de éste y otro candidato. Además, es bastante probable que el euro sea uno de los activos más afectados por esta volatilidad, ya que parece que hasta su existencia está en juego en estos comicios. Si Le Pen ganase y se produjese el temido Frexit, no cabe duda de que la moneda común europea estaría a pocos centímetros de precipitarse por el abismo. Sin duda, una victoria de la candidata del Frente Nacional haría que la valoración del euro cayese de forma inmediata y cuantiosa.

Ante este panorama, una de las opciones más acertadas para un inversor parece ser la de operar con CFD sobre cualquier par de divisas en las que aparezca el euro, ya que su volatilidad, como decíamos, parece estar asegurada.

Por su parte, las bolsas europeas estarán también a la expectativa de lo que ocurra de aquí a un mes en Francia. Para las plazas bursátiles, una victoria de Le Pen significaría sembrar muchas dudas sobre sus cotizaciones, especialmente en la valoración de empresas que basen su modelo de negocio en el espacio económico europeo. La excepción, quizás, podrían ser empresas francesas de ciertos sectores que se puedan ver favorecidas por el proteccionismo económico de Marine Le Pen.

En todo caso, parece ser que a Europa y al mundo le esperan unas semanas intensas hasta el próximo 7 de mayo. Y es que no es sólo la presidencia de Francia lo que está en juego.