www.madridiario.es
Vista general de las obras en la fachada de la plaza del Carmen.
Ampliar
Vista general de las obras en la fachada de la plaza del Carmen. (Foto: Pedro García)

Restos del antiguo convento del Carmen serán visibles en el sótano de los cines Madrid

miércoles 05 de agosto de 2015, 19:08h
Los propietarios del edificio que albergaba los cines Madrid, en la plaza del Carmen, han retomado las obras en el edificio, donde se prevé crear un gimnasio, un centro comercial y un aparcamiento. Mientras, preparan un proyecto de musealización de los restos arqueológicos hallados en el recinto.
Solo queda en pie la fachada (único elemento protegido) de este edificio histórico construido en 1898, sobre una parcela de 2.017 metros cuadrados, situada en el número 2 de la plaza del Carmen. En su interior, las grúas, los camiones y los obreros han recuperado la actividad incesante, después de recibir el permiso regional para trabajar en la cimentación del nuevo centro polivalente.

Hace un año, en agosto de 2014, comenzaron los trabajos de transformación de este edificio, cerrado desde 2002. El Ayuntamiento de Madrid aprobó en octubre de 2014, con los parabienes Comisión Local de Patrimonio Histórico del Municipio de Madrid de la Consejería de Empleo Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid (C.L.P.H) y la Comisión para la Protección de Patrimonio Histórico, Artístico y Natural (C.P.P.H.A.N) del Ayuntamiento de Madrid, un plan especial para rehabilitar y recuperar el inmueble, construyendo en su interior un polideportivo privado, un centro comercial y un aparcamiento de 73 plazas, en 6.583 metros cuadrados de edificabilidad.

Los propietarios del inmueble, amparándose en su permiso de obra y aún sin licencia urbanística (el proyecto estaba aún en información pública), desmontaron en noviembre la estructura metálica original (no protegida) que tenía el antiguo Frontón Central, obra de Daniel Zavala, tal y como denunció Álvaro Bonet, vicepresidente de la plataforma de defensa cultural Madrid Ciudadanía y Patrimonio.

En abril de 2015, se paralizaron cautelarmente los trabajos. Los obreros hallaron por encima de la cota de la cimentación prevista en el proyecto restos del antiguo convento de carmelitas calzados (medianerías, arquerías de los claustros, trazas de muros, vanos cegados), fundado en 1575, de cuyo complejo hoy solo se conserva la iglesia adjunta, construida entre 1611 y 1640. Incluso se encontró en la excavación el acceso a la cripta del templo y varios enterramientos, junto a restos del circo y el frontón. Los responsables de obra informaron a la Dirección General de Patrimonio regional del hallazgo. Esta dio el permiso preceptivo para realizar excavaciones arqueológicas antes de continuar con los trabajos.

La nueva directora general de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, Paloma Sobrini, ha explicado a Madridiario que la actitud de los promotores de la obra ha sido muy colaborativa, hasta el punto de proponer una modificación en el proyecto que contemple una musealización de los restos que el Gobierno regional ha decretado que deben permanecer en el complejo. "Todos los objetos no imprescindibles se han trasladado al Museo Arqueológico Regional, donde están siendo debidamente catalogados y custodiados. En el complejo se van a conservar, entre otros elementos, las arquerías, un silo y un ventanal de la iglesia anexa que estaba cegado y que se ofrecen a ceder el espacio suficiente al templo para que se pueda reabrir", concreta. Según Bonet, la actuación arqueológica apenas ha respetado restos hallados en el complejo, trasladando la mayor parte a museos, lo que supone su descontextualización arqueológica, y conservando muy pocos vestigios de la historia del inmueble.

La historia de esa parcela se inicia con la construcción de una mancebía en 1541, que fue sustituida por el convento. Ya en el siglo XIX, tras la desamortización de Mendizábal, el inmueble se convirtió en sede de las oficinas de Amortización y de las de Deuda Pública. En 1868 se planteó su demolición para crear una plaza o un mercado. Finalmente, en 1898 se derribó el convento para ensanchar la plazuela y se construyó el suntuoso Frontón Central, a instancias del promotor Juan Pruneda. Durante un tiempo compatibilizó el uso deportivo (desde frontón a peleas de sumo, pasando por un importante período de espacio de boxeo) con el de cine, sala de teatro y conciertos (la Central- Kursaal, donde actuó, entre otros, la celebérrima Mata- Hari), y espacio para mítines (incluso en la Guerra Civil) y simposios. En 1922 se añadió el edificio del teatro El Dorado (actual Teatro Muñoz Seca), obra de José Espeliús; y, un año más tarde, el inmueble se transformó en un circo americano con graderío semicircular a modo de teatro griego. Luego se sucedieron distintos proyectos de cines y teatros en este espacio, hasta que en 2002, los multicines Madrid cerraron sus puertas definitivamente. En 2003, los propietarios presentaron un proyecto de plan especial a la Concejalía de Urbanismo para construir un cine con 18 salas y decenas de plazas de aparcamiento. El plan fue bloqueado por la comisión de Patrimonio y el edificio estuvo cerrado hasta que en 2014 el Consistorio dio el visto bueno para el nuevo proyecto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.