www.madridiario.es

El soterramiento de la M-30 ha contribuido a reducir el ruido, según el Ayuntamiento

Por MDO/E.P.
miércoles 24 de octubre de 2007, 00:00h
El director general de Calidad, Control y Evaluación Ambiental del Ayuntamiento de Madrid, Manuel Tuero, manifestó este miércoles que las zonas más ruidosas de la capital son el Paseo de la Castellana y los tramos de la M-30 que no han sido soterradas y añadió que las obras en la vía de circunvalación han contribuido a que "unas 250.000 personas no tengan que soportar los ruidos de los vehículos que todos los días pasan por esa carretera".
Tuero, que participó en las V Jornadas de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible en el Periodismo Local organizadas por Madridiario, explicó además a un grupo de unos 60 universitarios madrileños las técnicas que usa el Consistorio para detectar los excesos de ruido en la ciudad y remediar cuando superan las cotas permitidas. Tuero ilustró, mediante fotografías, grabaciones de sonido y varios ejemplos, cuál es la situación en diversos puntos de la ciudad.

Asimismo, Tuero relató que "lo primero que hacen los servicios municipales es medir el ruido en diversos puntos y clasificarlo en cinco tipos según su intensidad". "Luego, en paralelo al plan urbanístico de la ciudad, se traza el planeamiento acústico y se delimitan las zonas en las que no se pueden superar ciertos límites de día y de noche en función del uso del suelo", continuó el director general.

Si el ruido es intolerable, el Ayuntamiento toma dos tipos de medidas. Por un lado, existe la posibilidad de soterrar las infraestructuras causantes del ruido, como se hizo con la M-30, "aunque esto no siempre es posible". En esta segunda circunstancia, "se crea un plan para un área acústica especial y se toman otras decisiones como variar la circulación del tráfico, intentar reducir su intensidad, cambiar el asfalto por uno más poroso que absorba el ruido, regular los semáforos... hasta que el ruido existente coincida con el tolerable", indicó Tuero.

Por último, el técnico del Ayuntamiento habló del Centro Municipal de Acústica (CMA), donde se analiza el ruido de los vehículos. "Cada vehículo está homologado para un determinado nivel de ruido, pero el uso y el mal mantenimiento puede hacer que se superen los límites. En el CMA se analiza ese ruido y se comprueba si se ajusta a lo permitido", concluyó.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios