www.madridiario.es
Último pleno del Ayuntamiento de Madrid en el que se despiden todos los portavoces de los grupos políticos.
Último pleno del Ayuntamiento de Madrid en el que se despiden todos los portavoces de los grupos políticos.

El Ayuntamiento cierra una legislatura convulsa entre el respeto institucional y el recuerdo a Zerolo

miércoles 10 de junio de 2015, 13:17h
La última sesión plenaria en el Ayuntamiento de Madrid fue una balsa de aceite institucional tras una convulsa legislatura. La figura del concejal socialista Pedro Zerolo, fallecido este martes por un cáncer de páncreas, marcó el evento. Una rosa roja en su asiento escenificaba el recuerdo de la cámara al edil.

El presidente del Pleno, Ángel Garrido, tomó la palabra para lamentar la pérdida de "un gran concejal y un gran político, con mayúsculas", quien ha dejado "muchos amigos en esta corporación". "De él se podría decir mucho pero se quedaría en nada viendo el extraordinario reconocimiento que le dio el pueblo de Madrid", ha añadido. De Pedro Zerolo dijo que fue una "persona brillante e inteligente", "un gran orador" y con quien era "difícil discutir porque siempre tenía una sonrisa en la cara". Garrido ha apostillado que el socialista siempre tuvo "un gran sentido institucional" y ha lamentado que Madrid haya perdido a "un grandísimo político y activista de los derechos civiles". Por otra parte, lamentó que haya personas que desaparezcan del marco político municipal porque "habrían aportado mucho y bien a los ciudadanos de Madrid".

Los rostros de muchos ediles mostraban emoción ante la despedida del Consistorio, ya que apenas una minoría conservan su acta de cara a los próximos cuatro años. En ese ambiente, subió al púlpito David Ortega, portavoz de UPyD. Reconoció que al PP le ha tocado gobernar en un contexto difícil y que sus relaciones a veces han sido duras con el equipo de Gobierno, aunque sin mala intención. Reconoció la labor brillante e imparcial de Ángel Garrido. Destacó el placer de trabajar con el portavoz del PSOE Jaime Lissavetzky, persona de "gran calidad humana" que sale de la política "por la puerta grande", cuyo nombre irá ligado a los grandes éxitos del deporte español.

En el caso de IU, Ortega manifestó que siente que la formación no haya obtenido representación municipal. "A veces la vida pública democrática es injusta", incidió, reconociendo especialmente el trabajo de la concejal Raquel López, candidata de IU en los pasados comicios, que "pasó semanas muy duras" pero que mantuvo el "coraje" durante esa semana. Ha deseado a la futura corporación "lo mejor" y ha dejado el final de su intervención para recordar a los trabajadores que han colaborado con el grupo municipal y ha loado el trabajo de sus cuatro concejales: Mariano Palacios, Cristina Chamorro, Jaime Berenguer y Patricia García.

El portavoz de Izquierda Unida, Ángel Pérez, realizó el discurso más político a los presentes. Se mostró satisfecho con su labor personal y con la de su formación, y avanzó que seguirán trabajando en la calle por una sociedad mejor, a pesar de que admitió que su grupo se enfrenta a un futuro incierto. Consideró que han hecho "lo que creíamos que teníamos que hacer". En primera persona, se mostró como "víctima de un código penal al margen de las leyes vigentes en España, un código sectario y corrupto; que condena sin poder condenar y que es falso de toda falsedad". Continuó, valorando la labor política en una administración como la municipal en la que se ha demostrado "que la decencia y la honestidad no tienen carnet político, y en la que la cobardía y la honestidad solo pueden funcionar como vasos comunicantes, cuando una entra, la otra sale". Frente a las manifestaciones ante las instituciones que se produjeron hace cuatro años en la formación del Consistorio (un grupo del 15M, con algún edil de IU en la protesta coreó soflamas contra los políticos y las administraciones), Pérez aseguró que a él sí le representan las instituciones "porque representan la decisión de mis conciudadanos, a través del principio democrático consagrado en la Constitución y el respeto a la voluntad popular". "Lucharé contra quienes se arrogan la exclusividad de la representación de un pueblo que a menudo ni conocen", sentenció.

El portavoz municipal del PSOE, Jaime Lissavetzky, agradeció a todo el arco plenario los apoyos ante el fallecimiento de Zerolo y pidió a la todavía alcaldesa que traslade a la nueva corporación que el exconcejal socialista Pedro Zerolo se merece una calle o una plaza pública en Madrid. Destacó que el edil se significó en su lucha por la "igualdad" y la "diversidad", y que como concejal tuvo una "labor magnífica" acorde con su carácter "minucioso".

Por otra parte, en cuanto a la labor institucional, se despidió recomendando a Botella que "se quite la obsesión" con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Deseó todo lo mejor en lo personal a la regidora y mostró el respeto por su trabajo. Recordó que ha cumplido con los madrileños al quedarse cuatro años en el Consistorio, tal y como se comprometió, y que se cierra el círculo, ya que vuelve a su puesto en el CSIC. Tuvo palabras de agradecimiento a los tres portavoces municipales del resto de grupos (PP, IU y UPyD), a quienes considera "amigos personales". En el caso de UPyD, les espetó que tengan claro que se van "con la satisfacción del deber cumplido" y, en alusión al portavoz de IU, Ángel Pérez, destacó su trayectoria de servicio público desde la perspectiva de izquierdas.

José Enrique Núñez, portavoz del PP, lamentó como sus homólogos la pérdida de Zerolo y aseguró que la legislatura ha sido intensa con sucesos que han soliviantado a la ciudad y a la institución. Valoró el papel esencial que cumple Izquierda Unida en pos de la defensa democrática y aseguró que "no están jubilados". Ademá, puso en valor el trabajo de Raquel López al frente de la campaña en Madrid. Valoró el debate con PSOE y UPyD, antes de destacar el trabajo de Ana Botella al frente del Consistorio: "Ha mantenido el timón firme a pesar de las tormentas y los huracanes de esta legislatura".

Concluyó el acto la alcaldesa, Ana Botella, que estimó el ejemplo de valentía que significó Pedro Zerolo. Con la voz quebrada por la emoción, destacó la labor de servicio a Madrid y a los madrileños que realizó la Corporación, a pesar de haber sido un mandato muy complicado. Aseguró que han sido lógicas las diferencias y las discusiones entre los grupos políticos porque ha habido diferencias políticas . Se mostró honrada y orgullosa por contribuir con determinación al progreso de Madrid y de España. "Me voy con la satisfacción del deber cumplido. Asumimos la mayor deuda municipal de la historia tras un período de transformación de la ciudad. Le hicimos frente con determinación y la redujimos un 50 por ciento sin que la ciudad dejase de funcionar, a pesar de que la legislatura fue una montaña rusa", continuó. Aseguró que su objetivo siempre ha sido construir un Madrid que esté entre las ciudades más importantes del mundo que es una potencia cultural, una ciudad innovadora, competitiva, fiable y global. Concluyó reconociendo la representatividad de los nuevos ediles porque "así lo han querido los madrileños" y deseó todos los éxitos a la nueva corporación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.