www.madridiario.es

Los taxistas concentrados achacan la muerte a la "desidia" de la Administración

sábado 20 de octubre de 2007, 00:00h
Cientos de taxistas provocaron retenciones en el tráfico de la Plaza de Cibeles de Madrid al aparcar sus coches en los laterales y en plena plaza en señal de protesta por el asesinato anoche de su compañero Daniel Aníbal, cuya muerte "desgraciadamente viene a confirmar la desidia de la Administración con el sector del taxi".
Uno de los taxistas concentrado en la plaza, Juan Sánchez, que lleva ya 32 años ejerciendo la profesión, aseguró que este tipo de sucesos son "bastante más habituales de lo deseable".

Así, insistió en que, aunque "la estadística que Madrid tiene no es de los peores teniendo en cuenta las otras grandes capitales de Europa", el asesinato de su compañero "desgraciadamente viene a confirmar la desidia de la Administración con el sector del taxi".

No piden "tratamiento especial"
Afirmó que no piden "un tratamiento preferencial" para lo que, según él, constituye "uno de los sectores más importantes de la comunidad de Madrid", de la que viven y dependen 20.000 familias.

Pero recalcó que "lo deseable sería incrementar las medidas de seguridad, tanto en los vehículos como en las calles y también facilitar que el taxista pueda negarse a prestar servicio cuando observe que esas condiciones de seguridad no son las idóneas".

Asimismo, se lamentó porque "se gastan muchos millones en obras faraónicas y sin embargo el sector del taxi está ignorado". "No pueden pretender que llevemos a todas las personas a todas las partes, cuando a veces se paga con nuestra vida", puntualizó.

Dificultades para encontrar taxis
La muerte de este taxista hizo que desde primeras horas de la madrugada no hubiera taxis en Madrid y solo a partir de las 12.00 horas fuera posible encontrar alguno.

Los taxistas en Barajas indicaron que la mayoría de los compañeros habían secundado el paro y había muchos pasajeros que no fueron atendidos desde la madrugada En la T-1, antes de las 12.00, había una larga cola de pasajeros mayor de lo habitual en un sábado, mientras que en las terminales 2 y 4 no había especial aglomeración.

La última vez que los taxistas madrileños secundaron un paro de forma masiva fue en diciembre de 2005 tras el asesinato de un compañero en Bilbao.

Con la muerte de Daniel Aníbal ascienden a ocho los profesionales de este sector muertos de forma violenta en España desde 2003.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios