www.madridiario.es
Calor en Madrid
Calor en Madrid

Una primavera fría dará paso este viernes a un verano normal

Por MDO/E.P.
jueves 20 de junio de 2013, 11:04h

Este viernes, a las 07.4 horas, dará comienzo el verano. Se espera que sea normal en cuanto a precipitaciones y temperaturas, lo que significa que será menos calurosos que los anteriores. Queda atrás así una primavera fría y húmeda, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Alejandro Lomas, ha explicado que, de acuerdo a los 12 modelos de predicción que maneja la institución, no se aprecian tendencias significativas ni de temperaturas ni de precipitaciones para este verano, por lo que se prevé un verano normal, con algunos frentes que rozarán el Cantábrico y con tiempo seco y soleado para el resto de España.

Sin embargo, el jefe del área de Climatología de la AEMET, Antonio Mestre, ha dicho que los modelos son discrepantes y que en años anteriores daban anomalías positivas pero, en esta ocasión, no se observa ninguna. En todo caso, Lomas ha afirmado que si el verano fuera normal, la percepción general será de "bastante más fresco", porque los últimos años han sido más altos de lo normal, con una anomalía de entre 2 y 3 grados centígrados positivos en 2012. Mestre ha precisado que el término normal se compara con el periodo de referencia 1971-2000, cuyos veranos, en los años 70 y 80 fueron más frescos de lo normal. Por eso, considera que este verano, siendo normal, se percibirá como más fresco.

Asimismo, el portavoz de la AEMET ha señalado que esta ha sido la segunda primavera más fría del siglo, por detrás de 2004. Estos datos convierten a la primera mitad de 2013 en un semestre "más fresco de lo normal, el más fresco de los últimos 20 años con un mes de enero y febrero de abundantes lluvia y un marzo de precipitaciones "excepcional".

En cuanto a la primera mitad de junio, Lomas ha dicho que las temperaturas están siendo normales respecto al periodo de referencia (1971-2000) pero está siendo "la más fresca de los últimos 20 años". Además, ha añadido que se están produciendo más precipitaciones de lo normal, sobre todo en el tercio norte.Por ello, se prevé que junio cierre como un periodo más fresco de lo normal respecto al periodo de referencia 1971-2000 y esto provoca una sensación más fría que en junios pasados, en los que las temperaturas eran superiores a las normales y en los que los veranos entraban antes.

Respecto al trimestre primaveral (marzo-junio) también ha sido "relativamente más frío de lo normal", ya que la temperatura media sobre el conjunto de España es de 12,7 grados centígrados, es decir, 0,3 grados centígrados por debajo del valor medio normal y es la segunda primavera más fría del siglo, después de 2004. Lomas ha calificado este periodo como "bastante curioso" y ha dicho que, teniendo en cuenta que las dos primeras décadas del periodo de referencia fueron frías, la percepción es de una primavera muy fresca.

Concretamente, las medias de la primavera fueron menores a las habituales en todas las regiones salvo en Andalucía, Valencia, Murcia, Cataluña, Baleares y Canarias, donde superaron "ligeramente" las medias. En Madrid, la primavera fue fría, con la excepción de abril, que fue el único mes que resultó cálido. En cuanto a los primeros quince días de junio (la AEMET considera primavera los meses de marzo, abril y mayo), también han sido fríos.

Un año muy lluvioso

En cuanto a precipitaciones, esta primavera ha sido "muy húmeda", ya que la precipitación media ha sido de unos 270 litros por metro cuadrado, un valor que supera en un 55 por ciento el valor medio del trimestre. Es la quinta primavera más húmeda desde 1947, después de 1971, 1956, 2008 y 1969, ya que se han superado los valores normales "en casi toda España".

Concretamente, en marzo las lluvias triplicaron los valores normales en toda España, excepto en las regiones de la franja norte península, en la franja mediterránea, en Baleares y Canarias. De hecho, en numerosos observatorios de Asturias, Castilla y León, La Rioja, Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía, este mes de marzo ha sido el más húmedo de sus respectivas series históricas.

 

Largo verano

Este verano, que comienza este viernes, será el más largo de en siglos, con una duración de 93 días y 15 horas, hasta la llegada del otoño el 22 de septiembre, según los datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN). Por su parte, la tradicional lluvia de estrellas de las Perseidas sucederá hacia el 12 de agosto, y su observación este año será favorable por coincidir con la Luna en fase cercana al cuarto creciente. En lo relativo a eclipses, el IGN ha informado de que no habrá ninguno, ni de Sol ni de Luna, durante esta estación.

El inicio de las estaciones viene dado, por convenio, por aquellos instantes en los que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol. En verano, esta posición se da en el punto de la eclíptica en el que el Sol alcanza su posición más boreal. Así, el día que esto ocurre, el Sol alcanza su máxima declinación norte, que son 23º y 17' y durante varios días su altura máxima al mediodía no cambia. A esta circunstancia se le llama solsticio (sol quieto) de verano. Justo en este instante en el hemisferio sur se inicia el invierno. El día del solsticio de verano es el de mayor duración del año y, en torno a esta fecha se encuentra el día en el que el Sol sale más pronto y el que se pone más tarde.

En esta época se da la circunstancia (no relacionada con las estaciones) del día del Afelio, es decir el día en el que el Sol y la Tierra están más alejados entre sí a lo largo del año. Esto es lo que provoca que la Tierra se mueva más lentamente a lo largo de su órbita elíptica durante el verano (según la conocida como tercera ley de Kepler) y por lo tanto la duración de esta estación sea mayor.

Día más largo

El verano puede comenzar en tres fechas distintas, del 20 al 22 de junio. A lo largo del siglo XXI, el estío comenzará en los días 20 y 21 de junio, siendo el más tempranero el verano de 2096 y el inicio más tardío el de 2003.

El día 21 será el de mayor duración. Por ejemplo, en Madrid, esta duración será de 15 horas y tres minutos, frente a las 9 horas y 17 minutos que durará el día más corto (el 21 de diciembre). Esto supone casi seis horas de diferencia entre el día más largo y el más corto del año.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios