www.madridiario.es

La escombrerá estaría situada a 200 metros de algunas viviendas

El PSOE exigirá que no se construya el vertedero de inertes en Perales del Río

lunes 16 de julio de 2007, 00:00h
El portavoz socialista en la Comisión de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Santín, exigirá el martes al área de Gobierno que gestiona Ana Botella la retirada de la licencia de construcción de un vertedero de inertes en Perales del Río, "a 200 metros de algunas viviendas, a 150 metros de un colegio y a 20 metros de un poblado chabolista donde viven 200 personas", en palabras de Satín.
Así, Santín exigirá, durante la Comisión Permanente del Pleno de este área, que se revoque y anule la licencia, y avisa ya al Ejecutivo municipal de que también trasladará esta petición al próximo Pleno municipal, la última semana de julio.

Los socialistas basan la anulación en que la escombrera vulnerará "los derechos a la salud, al medio ambiente y a la calidad de vida amparadas por la Constitución" y en el incumplimiento del Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas "que establece que este tipo de instalaciones sólo podrán emplazarse a una distancia de 2.000 metros del núcleo urbano más próximo", explicó el edil.

A este respecto, Santín añadió que "es irresponsable que el Ayuntamiento de Madrid dé una licencia para colocar un macrovertedero con capacidad para tratar 300.000 toneladas de inertes a una distancia de 200 metros de las viviendas de los vecinos de Perales del Río, a 150 metros de un colegio y a 20 metros de un poblado chabolista donde viven 200 personas, ya que ruidos, vibraciones, humos, gases y olores pueden dañar la salud de quienes residen allí y en el distrito de Villaverde".

"El Gobierno de Gallardón sigue empeñado en castigar al sur de Madrid con instalaciones insalubres", aseguró el concejal, e insistió en que "los impactos ambientales de este vertedero, donde se prevé que descarguen cada día más de cien camiones al día, van a ser brutales".

Asimismo, según cálculos socialistas, "el vertedero recibirá alrededor de 13.000 toneladas al año de residuos clasificados como peligrosos, que pueden contaminar las aguas subterráneas que van al río Manzanares, que se encuentra a 250 metros de la instalación".

"Además, esta zona está ya muy castigada", lo que podría empeorar por la construcción, ya planificada, de una planta trituradora de residuos "que machacará 100.000 toneladas de escombros al año, generando un nivel de ruido de hasta 90 decibelios, 20 más de los permitidos por la Ordenanza de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid", indicó Santín.

Desde el Ayuntamiento de Getafe se valora "muy positivamente que el PSOE en Madrid haya recogido el guante". "Ahora veremos si a ellos les hacen caso o no, porque nosotros ya hemos pedido varias veces tanto al Consistorio madrileño como a la Comunidad que paren las obras, aunque aún no hemos recibido ninguna respuesta", explicaron fuentes municipales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios