www.madridiario.es

El documento elaborado por la Asamblea es fruto de lo acontecido en los últimos meses

La iglesia 'roja' pide al Arzobispado poder seguir ayudando a los excluidos

La iglesia 'roja' pide al Arzobispado poder seguir ayudando a los excluidos

Por MDO/E.P.
jueves 12 de julio de 2007, 00:00h
Los miembros de la Asamblea que gestiona la iglesia San Carlos Borromeo han hecho llegar al Obispo Auxiliar Fidel Herráez un documento en el que subrayan que "los excluidos tienen derecho a tener su parroquia", por lo que cualquier solución de futuro pasa por "mantener la comunidad parroquial, que es referente imprescindible para muchos de sus miembros en la vida diaria y de fe, y no puede en modo alguno ser sustituida".
El escrito, entregado el pasado lunes día 9 de julio, señala que "cualquier recorrido que deba hacer esta parroquia en el futuro tiene necesariamente que respetar la esencia de esta comunidad parroquial, de relaciones humanas fraternas, solidarias y justas". "Es tarea primordial, desde la comunión eclesial, cuidar de los miembros más débiles, por lo que es importante recordarnos que Jesús supeditó la ley al ser humano y a la fe", suscriben los curas de la denominada "Iglesia roja" de Entrevías.

Asimismo, justifican el modo poco ortodoxo en el que celebran su fe, uno de los motivos por los que el Arzobispado ha decidido retirar el culto a la parroquia. "Celebramos las Cenas del Señor de la manera más sencilla que sabemos para que la liturgia sea inteligible para todos, recordando la frase de San Agustín: fortiter in re, suaviter in modo. Aplicada a la liturgia, para que el contenido penetre, sea muy sencillo en la forma", subrayan.

Una representante de la Asamblea de la Parroquia explicó que éste es "un punto de partida y cualquier solución de futuro debe pasar por estas propuestas". Según indicó el Arzobispado, ofreció dos propuestas (constitución de una ONG "bajo contrato de uso de los locales" o transformación del templo en un centro social dependiente de la Iglesia católica), pero "también otras que se podían seguir".

"El documento surge de la asamblea parroquial que se ha celebrado varios días durante la semana pasada, y es fruto de la reflexión de los tres últimos meses", apuntó. "No es una respuesta cerrada porque no entendimos con los representantes del arzobispado que así fuera. Es un proceso de diálogo que hay que ir enriqueciendo. El próximo paso tendrá que darlo el arzobispado", agregó.

Según señala en el texto, el recorrido de la parroquia, nacida en 1981,  ha consolidado una asamblea "encarnada en el mundo de la exclusión como lugar social, no geográfico". "Descubrimos cómo el lugar social de la exclusión es el espacio vital de los preferidos de Jesús. El mundo de la exclusión social, que nos llama y convoca, acoge nuestro compromiso vital para darnos la oportunidad de hacer realidad lo anunciado por Jesús en el Juicio Final: Porque tuve hambre y medisteis de comer, sediento y me disteis de beber (Mateo 25, 31-46)", dice.

Reclaman, así, el lugar social de aquellos que viven en la pobreza: toxicómanos, inmigrantes, presos, enfermos de sida, prostitutas, familias sin recursos, mujeres maltratadas, homosexuales, menores, familias separadas,... que les han llevado a "celebrar la fe desde expresiones inteligibles y significantes".

Y añade, "compartir la mesa de Jesús ha sido sentarnos, en torno ella, creyentes y no creyentes; ateos y escépticos; ricos y pobres todos aquellos con quienes, aún no compartiendo inicialmente la fe en el Dios de Jesús, sí compartimos la fe en el ser humano desnudo, vivida al estilo de Jesús (Marcos 7, 24-30)".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios