www.madridiario.es
Carreteras de reciclaje

Carreteras de reciclaje

Por MDO
viernes 15 de junio de 2007, 00:00h
Carreteras recicladas. Esa es una de las principales apuestas de la Consejería de Transportes para minimizar el impacto medioambiental de la renovación y la construcción de las carreteras de la región. Hay dos sistemas: reutilizar el asfalto envejecido de la propia vía que se mejora o reciclar los viejos neumáticos de vehículos que antes se quemaban, una práctica muy contaminante.

El material para reciclar carreteras se obtiene de las propias vías que se van a rehabilitar. Así, primero se utiliza una gran máquina que trocea el asfalto viejo, maniobra necesaria antes de acometer las obras de refuerzo de firme. Los pedazos obtenidos se trituran y se mezclan con cemento, de forma que se obtiene el nuevo aglomerado, que se esparcirá para reparar la superficie de la carretera.

Este método sirve para renovar el pavimento de las carreteras aprovechando el asfalto usado, pero sin generar residuos que tengan que ser trasladados a vertederos y que sean nocivos con el medio ambiente.

La pavimentación de la carretera M-611 entre el Puerto de La Morcuera y Rascafría es un buen ejemplo de actuación pues se trata de una zona de alto valor ecológico y por tanto el reciclaje del asfalto adquiere aún más sentido. Han seguido los mismos pasos de reciclaje  las carreteras M-521 desde Quijorna a Navalagamella  y M-851 en Las Rozas.

Junto a la utilización del asfalto reciclado, la Consejería de Transporte también ha puesto en marcha otro novedoso sistema por el que se aprovecha el material procedente de neumáticos reciclados para asfaltar las carreteras de la región. Si se utilizan neumáticos de turismo se recicla a un ritmo de unos 1.200 por kilómetro de carretera, cuando se trata de reparar el firme, y 7.200 si la vía es de nueva construcción.

La mayor ventaja de este sistema es que evita la polución que produce la combustión de neumáticos, que hasta ahora era el sistema que debía utilizarse para deshacerse de ellos.  Además, se están estudiando otras ventajas para la propia carretera, como la posibilidad de que este material reduzca el ruido de la circulación y por tanto también ayude a reducir la contaminación acústica.

Primera experiencia en el 96
La primera iniciativa del Gobierno autonómico en este sentido se realizó de forma experimental en 1996, en un tramo de 1,2 kilómetros de la M-300, entre Loeches y Alcalá. Posteriormente, la actual Consejería de Transportes e Infraestructuras, a través de la Dirección General de Carreteras, retomó este proyecto y asfaltó mediante este sistema 9,2 kilómetros de las carreteras M-221 y M-222. En el año 2004 se utilizó en la doble calzada de la carretera M-506 en un tramo de 450 metros entre la A-42 y la A-4.

Los resultados de los proyectos piloto han llevado a la Comunidad de Madrid a plantearse como objetivo emplear este sistema de forma generalizada. Recientemente se ha utilizado esta forma de asfaltado en la totalidad de la nueva carretera M-419, inaugurada el pasado mes de octubre. Ésta es  la primera de las grandes carreteras de REDSUR puesta en marcha por el ejecutivo regional. La nueva vía discurre paralela a la carretera de Toledo y entre los polígonos industriales del sur de la región.

También el pasado mes de abril la Consejería de Transportes inauguró la nueva variante de la M-307 en San Martín de la Vega, carretera que también se ha construido con asfalto reciclado. Esta carretera ha cumplido los máximos requisitos de protección ambiental, pues en su construcción se ha utilizado asfalto reciclado procedente de neumáticos fuera de uso y  se han aprovechado los yesos de la propia obra para cubrir los terraplenes.

 

 

 

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios