www.madridiario.es

Casillas y Mouriño

sábado 29 de diciembre de 2012, 00:00h
  
El mundo del futbol está de vuelta de unas vacaciones que en el caso del Real Madrid deberían haber servido para reflexionar a todos: jugadores, directivos, entrenadores… Creo que los socios y aficionados no se merecen lo que están viviendo. Ellos pagan entradas de alto precio, si las comparamos con Alemania por ejemplo, y no piden descuentos, ni se niegan a pagar ni exigen explicaciones. Y tendrían muchos argumentos para hacerlo. Todos deberían demostrar más dignidad frente a quienes llenan las gradas y dan prestigio al equipo que son los aficionados.

Todo empieza por el presidente y el equipo directivo. El entrenador tiene que recibir el apoyo del conjunto de los mandatarios sin fisuras. Los jugadores no deben y no pueden tener ni un gramo de poder en decisiones técnicas, si es que queremos una estructura bien organizada y con garantías de futuro. En un equipo de fútbol siempre hay jugadores enfadados con el entrenador. Siempre. Unas veces porque no juega y otras porque no le gusta el sistema. Las “estrellitas son así”, pero en una institución, como es el Real Madrid, no se pueden permitir ningún tipo de caprichos. Los jugadores tienen que jugar y el entrenador mandar por encima de todos y de cada uno de ellos, se llamen como llamen. Si Ronaldo o Casillas no están contentos que se aguanten porque ganan mucho dinero y eso está en el sueldo. Mouriño, mientras sea el entrenador, debe ser apoyado por Florentino Pérez  sin fisuras y que la plantilla lo perciba así.

Querido Presidente la labor del entrenador nunca será aprobada por el conjunto, ni siquiera por todo el equipo directivo, pero él necesita estar seguro y bien apoyado para tomar las decisiones que más interesan al club. Si un entrenador se va por culpa de unos jugadores, no habrá nunca un “mister” que dure más de un tiempo breve que en ningún caso le permitirá organizar un  equipo campeón de Europa. Y el Real Madrid necesita que su técnico tenga unas características especiales. No sirve cualquiera. Hay muy pocos en el mundo que puedan estar sentados en el banquillo del Bernabeu. De ahí que no se puedan malgastar entrenadores.

Es verdad que Mouriño tiene cosas que gustan poco a los aficionados. Las ruedas de prensa que vemos y en las que participan los periodistas no son las mejor diseñadas, pero se le ha fichado para jugar al fútbol no para dar discursos. Y otra cosa, hay mucha gente, contraria al Real Madrid, esperando que este entrenador cometa errores para machacarle.

En el Real Madrid se pueden hacer muchas cosas, incluso, modificar las modas. Quizá hay que pedir un poquito de imaginación para mejorar las relaciones de un hombre que tiene buena fama en las distancias cortas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios