www.madridiario.es

La tonadillera está en vuelta en el escándalo de la "Operación Malaya"

Isabel Pantoja actúa en la Pradera

Isabel Pantoja actúa en la Pradera

miércoles 16 de mayo de 2007, 00:00h
Cerca de dos horas ha estado Isabel Pantoja sobre el escenario de la madrileña Pradera de San Isidro, que se ha colapsado para ver a la tonadillera con los fans y curiosos que acudieron a su segundo concierto tras ser detenida el pasado 2 mayo por su presunta implicación en la "Operación Malaya".

El recital contó con una dosis extra de morbo, ya que esta misma mañana el propio alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, confesó que se había enterado por la prensa de que la cantante iba actuar en las fiestas de San Isidro, el patrón de los madrileños. Así, fueron miles las personas que acudieron mucho antes de las diez de la noche -la hora prevista para el concierto- a la pradera para ver de cerca a Pantoja, de hecho, casi una hora antes era prácticamente imposible acceder a menos de 300 metros del escenario.

El público, aunque predominaba la gente mayor, era de todas las edades, desde niños, probablemente obligados por los padres, pasando por gente joven, que se animó con la cerveza y el 'calimocho' que vendían en las casetas del recinto ferial.

"La Pantoja" salió a escena minutos antes de las diez de la noche con una gran ovación y enfundada en una traje de cola rojo, o al menos eso podía percibirse entre la multitud, obsesionada con ver algún resquicio de la cantante.

"No la veo", "déjame pasar", "perdón", fueron algunas de las frases más repetidas entre la gente durante la primera hora de concierto, al que todavía no prestaba el cien por cien de su atención ya que estaban concentrados en la posibilidad de avanzar lo más cerca del escenario posible, donde se encontraban los fans incondicionales de la cantante. Mientras en las primeras filas la gente gritaba a la cantante "guapa, guapa", en las del final estaban más preocupados por los empujones y se pudo escuchar: "vamos a salir más sobaos que los filetes de tres duros".

El repertorio de la tonadillera prácticamente fue un calco del que ofreció el pasado sábado en Valladolid, salvo que homenajeó al público, en su mayoría madrileño, con "Por la calle de Alcalá", una canción que hizo bailar a los más castizos. En general, Pantoja contó con el apoyo de la mayoría del público que la ovacionó y que acusaba a su pareja, el ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, de su actual situación.

"Ella es una artista, creo que él le ha engañado y ha empeorado desde que están juntos, ya no me gusta tanto", confesó una seguidora de la tonadillera, que acudió con dos amigas al concierto porque, dijo, "además de ser gratis es una buena oportunidad para recordar lo gran cantante que es". Otra seguidora, de nacionalidad boliviana, aseguró que la cantante "es una señora a la que deberían respetar porque lleva el nombre de España por el mundo".

Pero no todos eran de la misma opinión, Rosa, por ejemplo, dijo que estaba en el concierto "porque lo hemos pagado todos los madrileños" y aseguró que la situación de la tonadillera, actualmente en libertad bajo fianza, "no le da ninguna pena". "Yo he venido por el morbo, seguro que si costara un euro la mitad de la gente no habría venido", dijo un marido enfadado que había asistido al concierto "obligado" por su mujer.

La cantante concluyó el concierto cerca de la medianoche con la pegadiza "Se me enamora el alma" que enfervorizó, sobre todo, al público juvenil, y con "La Salve Rociera", poco antes de que el cielo de Madrid se cubriera de fuegos artificiales que anunciaban el fin de las fiestas patronales de la capital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios