www.madridiario.es
Políticos que pasaban por allí

Políticos que pasaban por allí

Por Celia G. Naranjo
martes 05 de abril de 2011, 00:00h
Después de perder el resuello en una maratón de inauguraciones, desde el 29 de marzo asistimos a una calma inusual que nos permitirá a todos —políticos, periodistas y ciudadanos— recuperarlo antes de que empiecen las hostilidades de la campaña. Corren tiempos extraños, que no son ni chicha ni limoná, en los que se puede hablar de listas o programas pero no promocionar la candidatura, ni pedir el voto, ni, por supuesto, practicar el deporte favorito de todo político: inaugurar.

Así que, a falta de cintas que cortar y primeras piedras que poner, y mientras preparan la artillería pesada de cara a la medianoche del 6 de mayo, nuestros gobernantes y sus equipos se las arreglan para sortear la dichosa ley electoral sin verse condenados a la desaparición.

Solo llevamos una semana así y ya hemos asistido a varios alardes de imaginación para conseguirlo. El primero consistió en una visita —así, a secas— de la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, a Aravaca, que incluía varias etapas, entre ellas una zona verde rehabilitada en la última legislatura. El jueves pasado vino el anuncio, por parte del Gobierno regional, de la implantación del abono transportes hasta los 23 años. El viernes, el alcalde de la capital hizo balance, en un acto de partido, de la política municipal de apoyo a la familia, y el lunes disertó sobre el deporte base con un nuevo campo de fútbol, aún sin inaugurar, como telón de fondo. Ya que no hubo tiempo de cortar la cinta, al menos consiguió que saliera en alguna foto.

En el Gobierno regional no parece que se les hayan quedado inauguraciones en el tintero y, como ya no pueden organizarlas, no tienen más remedio que apuntarse a las de los demás. Es el caso de la presidenta, Esperanza Aguirre, y de su consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, que acudieron a una en la clínica Nuestra Señora del Rosario... y, ya metido en harina, él repitió en la clínica Montepríncipe, también privada, como invitado. Eso es afición.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios