www.madridiario.es

'La manta no es mi sueño' se representa cada lunes de abril en el Alfil

Teatro 'sin papeles'

Teatro 'sin papeles'

Por Lucía de la Fuente
lunes 11 de abril de 2011, 00:00h
La ley Sinde y los conflictos derivados por los derechos de propiedad intelectual suenan lejanos para los integrantes de la Inestable Compañía Kourel Africana. Bastante tienen con ocuparse cada día de no ser detenidos o multados. Venden CD, DVD y "lo que sea". Son 'manteros' y, una vez a la semana, también actores.
Moustapha Ladiane arriesgó su vida al subirse a un cayuco hace más de cuatro años. Navegó desde Kayar (Senegal) hasta Tenerife durante siete días con otras 112 personas. Pese a no hablar una palabra de castellano y no tener un euro en el bolsillo, en aquel momento la aventura parecía merecer la pena. Un conocido vivía en Madrid y le había contado que en Europa había trabajo “para todo el mundo”. No tardó mucho en darse cuenta de que le habían engañado. “Cuando llegué mi amigo me dijo que no tenía sitio para quedarme en su casa, le llamaba y no me cogía el teléfono, así que empecé a dormir por las calles de Tirso de Molina y Lavapiés” comenta en un, ahora sí, casi perfecto castellano.

Recuerda que a veces, cuando llovía o hacía mucho frío, esperaba que alguien entrara en un portal para ir detrás y poder cobijarse. “Fue difícil, no sabía qué hacer, me daba vergüenza”, reconoce. Precisamente un día de lluvia encontró a un paisano vendiendo paraguas en la puerta del Metro. Le preguntó y acabó comprando cuatro por 70 céntimos cada uno que luego vendió a tres euros. “Conseguí 12 euros y compré una caja entera. El problema era que cuando ya no llovía no podía vender, así que empecé a vender CD, películas o lo que hubiera”.

Ahora su situación ha mejorado. A sus 25 años sigue sin tener papeles, sigue con una orden de expulsión en la mano, sigue trabajando de ‘mantero’ “de vez en cuando” y tiene “bastantes problemas con la Policía”, pero ahora al menos vive con un amigo en un piso, ha aprendido una nueva lengua y los lunes trabaja como actor protagonista en el Teatro Alfil.

La manta no es mi sueñoLa historia en el escenario
Como Moustapha, otros trece jóvenes senegaleses participan en la obra ‘La manta no es mi sueño’, un proyecto puesto en marcha por la Asociación sin Papeles de Madrid (ASPM) y la Inestable Compañía Kourel Africana, que busca sensibilizar sobre la situación de los indocumentados que llegan a Madrid y se ven en la tesitura de vender “lo que sea” en la calle. “La historia es muy real, es nuestra historia, cuenta lo que nosotros hemos vivido desde que salimos de Senegal”, afirma Baba Ndiaye, otro de los actores participantes.

La directora artística del proyecto es la actriz madrileña Nathalie Seseña: “Un día me contactaron desde la asociación para preguntarme si podía ayudarles a dar forma a la obra y clases de teatro, porque ninguno de ellos había tenido ninguna relación con los escenarios”, comenta. La manta no es mi sueño Nathalie Seseña“Empecé a ir a los ensayos y me enamoré de su energía. Para mí la esencia del teatro es querer contar algo aunque no tengas ni idea cómo y ellos querían contar su historia, que en muchos casos es muy dura. Poder estar un tiempo a la semana riéndose de una situación tan compleja es muy positivo”, añade.

La función es muy realista. Comienza con la llegada de un cayuco a Canarias en mitad de la noche. Sus tripulantes no tienen nada excepto sueños. Con la llegada a la capital, la manta parece ser el único camino posible para la supervivencia, a pesar de las carreras para huir de la Policía, la miseria, las multas "impagables", la cárcel, o el miedo a la deportación. En la fila de butacas Omar, senegalés de 34 años, está emocionado y absolutamente concentrado en el trabajo de sus compañeros. "A mi también me pasó eso", dice durante una escena en la que el protagonista cree que en comisaría han regularizado su situación, cuando lo que en realidad han hecho es firmarle una orden de expulsión.

La manta no es mi sueñoMenos penas para los 'manteros'
“Hace un par de años empezamos una campaña por la despenalización del ‘top manta’, organizamos manifestaciones y ruedas de prensa pero veíamos que todo eso se quedaba muy corto y que había que contar de otra manera cómo había gente que sufría miedo y que no le quedaba otra más que vender”, afirma Alcira Padín, miembro de la ASPM. Lo cierto es que el movimiento consiguió que en diciembre del año pasado se rebajaran las penas para los ‘manteros’ al dejar de considerarse delito para pasar a ser una falta penal. “Fue un gran logro aunque insuficiente porque nosotros lo que pedíamos era que se sacara del Código Penal para incluirse en otros registros como el Administrativo o el Civil”, agrega Padín.

El proyecto busca, en definitiva, dar una oportunidad a personas "asfixiadas por las fronteras" que, tal y como dice Moustapha al inicio de cada función, "antes de ayer fueron inmigrantes, ayer 'manteros' y hoy intentan ser actores".

'La manta no es mi sueño' ya se ha representado en espacios como La Tabacalera o el Centro Social Seco. Durante todo abril podrá verse cada lunes en el Teatro Alfil (C/ Pez, 10) a las 20.30 horas. Para más información consulte kourelcompania.wordpress.com o escriba a [email protected]
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios