www.madridiario.es
El Supremo condena a un funcionario de Justicia por tirar más de 2.000 expedientes a la basura

El Supremo condena a un funcionario de Justicia por tirar más de 2.000 expedientes a la basura

Por MDO/Efe
domingo 20 de marzo de 2011, 00:00h
El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de dos años de prisión impuesta a un funcionario del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Madrid por tirar a un contenedor de basura 2.039 documentos de ese órgano judicial que debía haber tramitado.
La Sala de lo Penal del alto tribunal ha desestimado así el recurso presentado por el citado funcionario contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid del pasado mes de julio que confirmó la de la Audiencia Provincial que, además, le impuso 4 años de inhabilitación y una multa de 1.800 euros por un delito de infidelidad en la custodia de documentos.

Según los hechos declarados probados, en la madrugada del 15 de julio de 2007, el funcionario introdujo en varias bolsas de basura distintos documentos originales, los cuales le estaban confiados para su tramitación por razón de su cargo en el órgano judicial.

Entre los documentos había notificaciones a la Fiscalía y procuradores, traslados de copias, telegramas, diligencias de ingresos de dinero, escritos de parte sin proveer, notificaciones a través del servicio común, demandas de juicios monitorios y otros muchos que sumaban un total de 2.039.

El acusado arrojó las bolsas a un cubo de basura situado en las dependencias del edificio de los Juzgados de Primera Instancia de la calle Capitán Haya de Madrid con la finalidad de que se destruyeran posteriormente.

Sorprendido por un vigilante

El Tribunal Supremo se opone a los argumentos del recurso del condenado y recuerda que la Audiencia Provincial de Madrid se basó en las declaraciones del vigilante jurado que vio al funcionario echar al cubo de la basura varias bolsas de documentos y de la secretaria judicial que, informada del hecho, los recuperó. El TS considera claro que el acusado obró sabiendo lo que hacía, ya que en ningún momento alegó desconocer el carácter de los documentos que arrojó al contenedor.

Además, señala que el delito fue consumado, ya que el acusado sacó los documentos del ámbito de custodia en el que se encontraban en el Juzgado y que la sustracción de los mismos fue el paso previo a la destrucción que habrían sufrido si hubiesen seguido en el contenedor.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios