www.madridiario.es
Aguirre promete que eliminará las aulas prefabricadas antes de que acabe el curso

Aguirre promete que eliminará las aulas prefabricadas antes de que acabe el curso

miércoles 01 de septiembre de 2010, 00:00h
Las aulas prefabricadas han desaparecido del paisaje educativo de la comunidad de Madrid por completo. O casi. El último de estos barracones sobrevivirá durante este curso escolar en un centro educativo del municipio de Batres. La oposición socialista, sin embargo, acoge este anuncio con escepticismo y asegura que Aguirre ha eliminado los barracones "a cambio de masificar las aulas".
El anuncio lo hizo este miércoles la presidenta de la comunidad, Esperanza Aguirre, durante la inauguración de seis aulas en el IES Griñón de este municipio. Durante el acto -en el que estuvo acompañada de la consejera de Educación, Lucía Figar-, la presidenta asistió a la retirada simbólica de uno de estos barracones que, hasta ahora, servía para dar clase a 137 alumnos de bachillerato de Griñón y de los municipios vecinos. "Esta grúa es el final de todas las obras en colegios e institutos para acabar con las aulas prefabricadas", subrayó.

Ahora mismo, por tanto, sólo quedan barracones en el vecino municipio de Batres. No obstante, Aguirre se comprometió durante este acto a eliminar estas aulas prefabricadas "antes de que acabe esta legislatura". El problema, según explicó Aguirre, está en la falta de suelo para construir esas nuevas aulas.

En este sentido, la jefa del ejecutivo regional recordó que en el año 2003, cuando llegó a la presidencia de la Comunidad, había cerca de 200 aulas prefabricadas en toda la comunidad de Madrid. "En siete años las vamos a eliminar, a pesar de que se ha duplicado la población escolar", insistió Aguirre tras desear suerte a algunos de los alumnos que se estaban examinando en el centro.

La presidenta, que llegó pasadas las once de la mañana a Griñón, recorrió junto a los alcaldes y concejales de Griñón y de los municipios vecinos las seis nuevas aulas que sustituirán a los barracones -que se venían utilizando desde el año 2001- y que han costado 800.000 euros.

El PSOE denuncia que se cambian los barracones por aulas masificadas
El anuncio triunfal de la presidenta, sin embargo, fue acogido con escepticismo desde el grupo socialista en la Asamblea madrileña, desde donde denunciaron que la eliminación de los barracones se ha hecho a costa "de la saturación en los colegios". "Cuando cierran un barracón, la mayoría de las veces los alumnos no pasan a un centro educativo de nueva construcción, sino que son reubicados en otros edificios auxiliares o ubicados en otros centros, por lo que se produce masificación en las aulas”, denunció la diputada responsable de Educación, Fatima Peinado.

Como ejemplo, Peinado se refirió a la situación que viven los escolares de Navalafuente, donde los alumnos de Primaria estudian "en un edificio de más de 60 años que no reúne las condiciones necesarias" y a la masificación en el distrito de Villaverde. "El IES El Espinillo alberga once grupos de alumnos de 1º de la ESO", denunció la diputada.
 
Canalda aplaude la desaparición de barracones
El Defensor del Menor, Arturo Canalda, ha aplaudido la desaparición de los barracones de los centros educativos madrileños aunque ha matizado que dichas instalaciones provisionales siempre han reunido "condiciones aceptables".Ha señalado que, aunque los barracones reúnen unas "condiciones aceptables" para poder dar clase, "es obvio que no son igual de buenas que las aulas", por lo que ha considerado que la inversión que la Comunidad de Madrid ha realizado desde 2003 para solventar esta situación (más de 1.200 millones de euros) ha sido "muy positiva".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios