www.madridiario.es
Villanueva de Perales cierra otra brecha

Villanueva de Perales cierra otra brecha

martes 23 de noviembre de 2010, 00:00h
Obra pequeña, satisfacción grande. Este esquema en apariencia contradictorio se repite con frecuencia cuando el beneficiario de las inversiones públicas es un colectivo modesto. En este caso, la lotería le ha tocado a Villanueva de Perales y a Villamantilla, que de tener una carretera con "socavones como paelleras" han pasado a disfrutar de una comunicación "como Dios manda" con Madrid.
No es fácil ser un municipio pequeño. Tampoco en Madrid, donde el metro o un enlace directo con el mismo se han convertido en el caramelo que todo ciudadano quiere encontrar en la puerta de casa. En estas circunstancias, las pequeñas inversiones en infraestructuras del transporte lucen poco (sólo políticamente hablando) y la cantidad de fondos que acaparan las grandes obras dejan menos margen para las cirugías de bajo coste. Los alcaldes, de acuerdo con las demandas de sus vecinos, sugieren, piden, reclaman y, en ocasiones, se desgañitan con sus representantes (aunque estos sean del mismo partido y con más fiereza si son de la oposición), para que se cumplan sus legítimas "reivindicaciones históricas".

Cuando la Consejería de Transportes y su dirección general de Carreteras se pusieron manos a la obra, sus responsables escuchaban muy a menudo unidas las palabras "transporte" y "carreteras".  Emprender un tour por los municipios de la región equivalía a encontrar necesidades vinculadas al transporte en todos y cada uno de ellos. El que no necesitaba un autobús interurbano o un mayor número de ellos solicitaba una circunvalación, la eliminación de un punto negro, una operación de asfaltado o un nuevo enlace con las vías principales o secundarias que llevan hasta Madrid capital. Eso, cuando los problemas de seguridad no son mayores.

Transportes lo entendió y decidió que, poco a poco, no todo lo rápido que le demandaba la oposición pero con paso firme y de forma planificada, los pueblos de Madrid tendrían lo que demandaban. Los últimos en salirse con la suya, metafóricamente hablando, han sido Villanueva de Perales y Villamantilla, que ya disfrutan de los ocho kilómetros renovados, reasfaltados y rediseñados de la M-524 y la M-523. Al eje de la carretera de la los pantanos, la M-501, también le tocaban las mejoras.

Con poco más de 1.000 habitantes, el alcalde de Villanueva de Perales, César Muñoz, no veía el momento de poner la guinda a la transformación que el municipio viene acometiendo en los últimos años. La rehabilitación de la carretera y la eliminación del punto negro que suponía el acceso al polígono industrial, punto que llegó a duplicar el índice medio de siniestralidad de la red local, era básica. Eso y mejorar la salida hacia la vecina Villamantilla, -a punto de alcanzar la misma población- a través de la M-523.

Acabar lo empezado
Este jueves, el consejero de Transportes e Infraestructuras, José Ignacio Echeverría, daba por inaugurada la vía cortando la cinta con Muñoz y con su homólogo de Villamantilla, Juan Antonio de la Morena. Además de un asfaltado ecológico, con el que se recicla el material de la antigua carretera, el consejero destacó especialmente, los carriles de deceleración y aceleración para entrar a la zona industrial. "Hemos aprovechado para hacer la rotonda de entrada, que da acceso a la zona donde están los equipamientos del municipio, y para hacer unas aceras donde antes no había zona de paso. Se ha invertido un millón de euros y lo hemos hecho en menos de la mitad del tiempo previsto", añadió. La M-524 incluye además guardarraíles seguros para motoristas (pulsar en la foto para ampliar el mapa).

Según el director general de Carreteras, Borja Carabante, no es que antes no se invirtiese en carreteras como esta. La inversión en mantenimiento de vías o la construcción de circunvalaciones estaba a la orden del día, asegura, aunque en opinión de algunos no fuera todo lo rápido que se demandaba, ya que la red regional  "sólo tiene 2.600 kilómetros". Lo que ocurría, recalca, es que las grandes obras y las inauguraciones de Metro de los últimos siete años tapaban este tipo de actuaciones. Para quienes aún están esperando, el consejero garantizó que, hasta las elecciones de mayo de 2011, el objetivo es "acabar todas las obras que tenemos pendientes" y las que están proyectadas. Empezar nuevos proyectos, aseguró este jueves, será responsabilidad del nuevo Ejecutivo salido de las urnas para que los recién llegados no tengan ataduras.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios