www.madridiario.es
Salgado y la crisis

Salgado y la crisis

jueves 04 de noviembre de 2010, 00:00h
Es bastante conocido el poco aprecio por el aseo personal que se tenía en la Edad Media, por ejemplo la Reina Isabel de Castilla presumía de haberse bañado solamente dos veces en toda su vida. Para los cristianos el baño era una muestra de vanidad, de modo que su práctica les alejaba de la santidad. La cochinada acabó pasando de moda y con el paso de los años acabó por imponerse la práctica de la ducha.

Este miércoles por la tarde a muchos nos ha dejado helados, como una ducha fría, la declaración que encabeza esta columna. Es exactamente lo que ha dicho la Ministra de Economía, Elena Salgado, este miércoles. Declaraciones que ha hecho ni más ni menos que en el Foro Internacional de Regulación de los Mercados de Valores y que han sido la comidilla y motivo de sorna en todos los corros posteriores al evento. Una muestra en definitiva de la falta de rigor y desconocimiento del funcionamiento de los mercados de capitales y de inversión que se practica en la política económica nacional, desprovista de cualquier tipo de gobierno.

Será que las veces anteriores lo decía de broma, aunque tampoco parece muy convincente en esta ocasión, porque lo dice el mismo día que Bernanke reconoce que la economía no termina de arrancar y anuncia un paquete de compras de 600.000 millones en bonos hasta junio del 2011, a un ritmo de 75.000 millones al mes; el mismo día en que la crisis irlandesa y la deuda periférica vuelve a dar señales de alarma. Eso obviando que el importe correspondiente a los vencimientos de deuda a los que España hará frente en 2011 bate todas las cifras previas.

Definitivamente España no es un lugar donde invertir y cada día es más evidente la falta de seguridad jurídica y desgobierno económico. El inversor no sabe muy bien a qué atenerse a la hora de invertir en un mercado sin unidad normativa fiscal alguna, donde las reglas cambian dependiendo de la comunidad autónoma en la que uno nazca, viva, trabaje, se case o se muera. Paradójico que España desande internamente lo que logró con la incorporación al mercado único europeo, eliminando fronteras y barreras arancelarias con los socios europeos para establecerlas entre las comunidades autónomas. Hoy es más fácil realizar transacciones y transporte con otros países europeos que entre comunidades autónomas. Una dispresión normativa a la que hay que sumar que toda una Ministra de Economía se permita declarar que "aunque lo hemos dicho muchas veces, creo que de verdad ahora podemos decir que estamos saliendo de la crisis".

Solamente así se entiende, y es bueno recordarlo, que frente a los planes de austeridad y de inversión productiva de nuestros vecinos, los presupuestos de 2010 aprobados ahora hace un año, nacían con un agujero de 80.000 millones de euros, déficit presupuestario que se afrontaba apelando al endeudamiento público y a la subida de impuestos. Desde el cierre de 2008 la deuda pública española ha incrementado en más de un 50% su peso sobre el PIB, pasando en solamente cuatro años del 40% al 74% que prevee el Gobierno para 2012. Campeones nacionales. Eso si es que las previsiones se cumplen...

Será cosa de la vanidad y la santidad, no lo sé, pero vista la ligereza con que los máximos responsables de la política económica hacen valoraciones, más vale abrocharse el cinturón porque vienen curvas. En cualquier otro país con un mínimo de rigor unas declaraciones como las realizadas por Elena Salgado serían más que suficiente para provocar su cese.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios