www.madridiario.es

Milan 2 - Real Madrid 2

El Madrid, cada vez mejor

El Madrid, cada vez mejor

Por Pedro Fernández Vicente
jueves 04 de noviembre de 2010, 00:00h
Un gran Real Madrid doblegó en San Siro, escenario de mal recuerdo para los blancos, a la mala suerte y al árbitro, que no quiso que los madrileños se viniesen a la capital de España con el triunfo. Y esa fue la causa por la que no ganó. Los únicos que hicieron los méritos suficientes para alcanzar la victoria fueron los de Mouriño, pero está claro que salir de las redes de un escenario gafado cuesta trabajo.
Xabi Alonso, Di Maria, Marcelo y Khedira fueron otra vez la clave del partido. No podemos decir lo mismo de Casillas ni de Pepe que colaboraron y mucho en el primer gol del Milan. Pero el fútbol es así, otras veces son los salvadores. En el caso de Casillas lo fue a lo largo de una liga entera.

El Real Madrid se mereció la victoria y amplia, no por la mínima, pero se tuvo que conformar con un empate que tiene un sabor agridulce. Agrio porque sólo fue un punto y dulce porque pudo ser peor: en el minuto 92 perdía por 2-1. Eso hubiese sido de risa. ¿Qué dirá el árbitro cuando vea la jugada del segundo gol italiano?. ¿Dónde estaba mirando el línea que, además, corre en paralelo con Inzaghi?. Es increíble que tenga una sola misión durante los noventa minutos y en el momento clave, cuando se necesita su participación no sabe lo que ha ocurrido a menos de cinco metros de su posición. No me digan que no es para bajarle el sueldo y no a los funcionarios españoles que trabajan durante ocho horas diarias, como mínimo.

Menos mal que el Madrid ya ha asegurado su clasificación y tal como vemos la marcha de este proyecto, no tiene pinta de que vaya a pasarlo mal en los siguientes partidos. Mucha gente, demasiada, esperaba el enfrentamiento con el Milan y el que falta con Atlético de Madrid y Barcelona para opinar sobre la gestión de Mouriño y parece que se ha creado el silencio en aquellos que no quieren aplaudir. Porque es para aplaudir. Todavía no llevan tres meses jugando juntos, ni siquiera hablan el mismo idioma, caso de Khedira y Ozil, y la máquina empieza a dar muestras de estar bien engrasada, bien regulada y bien equilibrada. Hasta Marcelo del que nos hemos quejado por sus malas actuaciones defensivas, que no atacantes, lo hace bien en la parte de atrás. Ayer robó dos balones cerca del área y lo sacó jugando en dos maniobras geniales que me recordaron a Iniesta en el mundial.

En San Siro, el Real Madrid, salió a ganar el partido y desde el principio generó ocasiones de gol tan claras como la de Higuain en un disparo que atajó el portero enviando a corner el balón. Otro de Xabi que salió rozando el poste, otro de Di María que lamió la base del palo, un cabezazo de Pepe que se precipitó pero que podía haber sido gol simplemente con empujarla. Y mientras tanto el Milán sólo anotó una ocasión de gol, un mano a mano entre Ibrahimovic y Casillas que se resolvió a favor del de Móstoles. Tanto fue el dominio que el Madrid se iba creciendo y antes de finalizar la primera parte una jugada magistral de Di María con pase en profundidad a Higuain le permite marcar el 0-1 que significa el gol 700 del Madrid en Europa.

En la segunda parte las cosas no cambiaron en nada. Los blancos dominaban y cuando el aspecto era que podía llegar el 0-2 en cualquier momento, Pepe se cae al suelo y deja solo a Ibrahimovic que finalmente tira a puerta y coge a Casillas en una posición en falso y después de un rebote cabecea Inzaghi, que acababa de salir al campo, llega el empate. Dos errores seguidos y lamentables. Mucho peor fue el segundo gol, diez minutos después. Gattuso pone un balón en profundidad a Inzaghi, claramente en fuera de juego, y el línea, a escasos cinco metros de distancia, deja seguir. La defensa y Casillas hacen ademán de parar el juego por la infracción, pero el árbitro da por bueno el gol. En diez minutos el Milan había levantado un partido que pasará a la historia por lo tonto del resultado. Menos mal que Pedro León, que salio al campo en el puesto de Pepe, recibió un balón en el área milanista, en el minuto 93 de Benzema que sustituyó a  Higuain y marcó el empate, con la consiguiente locura por el punto conseguido, aunque fuera poco para lo visto en el terreno de juego.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios