www.madridiario.es
'Da Vinci' ha completado más de 600 operaciones

'Da Vinci' ha completado más de 600 operaciones

Por MDO/E.P.
lunes 25 de octubre de 2010, 00:00h
El Hospital Clínico San Carlos de Madrid ha realizado un total de 663 operaciones a través de la cirugía robótica gracias a la llegada en 2006 del robot 'Da Vinci', según han informado el Gobierno regional y el centro hospitalario.
Del total de los pacientes operados en estos cuatro años con esta tecnología, 265 lo han sido por patologías de cirugía general y aparato digestivo, 233 por problemas urológicos, y 135 por enfermedades ginecológicas.

Los procedimientos de cirugía general y aparato digestivo que más se han operado son problemas biliares, hernias, cirugía colorrectal y cirugía de la obesidad. En Urología, la gran mayoría de los pacientes operados con este robot lo fueron de problemas de próstata, y en Ginecología, de histerectomías.

El programa de Cirugía Robótica del Clínico, dirigido por el doctor Profesor Fernández-Represa, ha desarrollado intervenciones pioneras, como una cistectomía o extirpación radical de vejiga, realizada por el Servicio de Urología, y la primera histerectomía o extirpación radical del útero, llevada a cabo por el de Ginecología.

Residentes y no residentes
El centro fue el primero de carácter público en contar con esta moderna tecnología, instalada en 14 centros hospitalarios (dos de ellos en la Comunidad, pues también se encuentra en la Clínica Ruber Internacional), según el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, que ha visitado el Clínico para hacer balance de estos cuatro años.

En la intervención ha estado acompañado del propio Represa, que ha destacado que la instalación del robot ha propiciado que se hayan desarrollado programas de formación de residentes (no sólo del Hospital, sino de toda España), y continuada para médicos que querían saber el funcionamiento de 'Da Vinci', así como reuniones y simposios.

La cirugía robótica se realiza sin que el cirujano esté en contacto directo con el enfermo. Situado en una consola de mando dotada de un visor en 3-D, el cirujano maneja unos mandos ergonómicos comparados en destreza a la mano humana.

A través de éstos se transmiten las instrucciones al robot que está situado junto a la mesa de operaciones y que mediante dos brazos reproduce con precisión los movimientos indicados por el cirujano y ejecuta la intervención.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios