www.madridiario.es
Lissavetzky plantará cara a Gallardón

Lissavetzky plantará cara a Gallardón

Por Enrique Villalba
jueves 12 de agosto de 2010, 00:00h
El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, ha anunciado este jueves su interés por convertirse en candidato socialista a la Alcaldía de Madrid. Apoyará a Trinidad Jiménez en las primarias para hacerse con la candidatura a la Comunidad de Madrid.
Hacía meses que los rumores colocaban al virtual ministro de Deportes de José Luis Rodríguez Zapatero en la batalla por Madrid que quiere presentar el Partido Socialista en la próxima campaña electoral. Era uno de los nombres que se barajaba entre los primeros espadas del socialismo nacional para hacerlo. Rubalcaba, Solana, Gabilondo, Corredor y hasta Fernández de la Vega eran los posibles rostros del cambio.

Lissavetzky ha dado el paso. Se siente preparado para ser alcalde. Según parece lo hace gracias a una decisión personal que ha trasladado a José Luis Rodríguez Zapatero y al secretario general de los socialistas de Madrid, Tomás Gómez. Antes de hacerlo a este último, se lo comentó a Trinidad Jiménez en un café en el Círculo de Bellas Artes, a la que ha afirmado que va a apoyar sin reservas en las primarias que decidirán qué candidato se enfrentará a Esperanza Aguirre para hacerse con el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Considera que forma con ella un tándem electoral y que es la mejor en ese sentido por su experiencia internacional, su gestión ministerial y su aventura madrileña; aunque guarda la mejor opinión de Tomás Gómez.

Madrid es una de sus pasiones. No obstante, ha sido consejero de Educación, Cultura y Deportes, secretario general de la Federación Socialista Madrileña y portavoz socialista en la Asamblea de Madrid. Por eso, asegura que va a invertir su experiencia sobre la ciudad, su trabajo y su capital político en este proyecto. "Tengo una idea de la capital distinta a la de Ruiz-Gallardón, al que respeto como compañero y adversario", asegura, aunque advierte que aún no va a adelantar sus propuestas. Eso sí, aseguró que su reencuentro será una pugna educada y limpia en la que se confrontarán ideas y proyectos. Además, afirmó por triplicado que no va a ser un paracaidista y que se quedará en el Ayuntamiento pase lo que pase.

Apoyo unánime
En su haber cuenta con el apoyo total del Grupo Municipal Socialista, con apenas excepciones. A la cabeza está David Lucas, actual portavoz, que ya se puso a disposición del partido (sobre todo, después de que Tomás Gómez ofreciese su puesto a cambio de ser candidato al Gobierno regional). Le acompaña Óscar Iglesias, presidente de la formación municipal e integrante de la plataforma Socialistas por el Cambio, y Manuel García-Hierro, concejal que trató de ser candidato a la Ejecutiva del PSM contra Tomás Gómez, aunque no adquirió los avales suficientes. Otra muestra de este apoyo en bloque fue la que representaron los concejales Ángeles Álvarez, Daniel Viondi y José Manuel Rodríguez, que acudieron a la sala de prensa para dar la bienvenida al nuevo candidato. Por todos ellos y el trabajo que han desarrollado, Lissavetzky considera que no empieza de cero, sino que tienen un proyecto con fuerza.

Sin embargo, su aspiración no reducirá su actividad como secretario de Estado, para el que anuncia que tiene por delante numerosos desafíos por delante como conseguir que España sea sede compartida del campeonato mundial de fútbol con Portugal. Concluyó: "A partir de las siete de la tarde, que es cuando concluyo mi jornada como secretario de Estado, me pondré el gorro de posible candidato por Madrid, no antes".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios