www.madridiario.es
Enrique Bariego existe. Homenaje en el Muñoz Seca

Enrique Bariego existe. Homenaje en el Muñoz Seca

miércoles 09 de junio de 2010, 00:00h
Hubo una época –años setenta y ochenta- en los que el nombre de Enrique Bariego parecía una entelequia, un añadido al lado de Pajares, Esteso o Juanito Navarro. Pero Bariego existe y nos lo recuerda Enrique Cornejo tributándole un homenaje en su teatro Muñoz Seca. Algunos de sus compañeros se acercaron a recordar el trabajo de este veterano con la Asociación del Humorismo Español.
Hoy de la Revista nos acordamos cuatro nostálgicos y quienes la hicieron y todavía están en activo en otros menesteres. Bariego pertenece a esa lista de autores iniciada en la segunda mitad del siglo XIX y que terminó en la última década del XX. Alonso y Muñoz Román; Fernández de Sevilla y Carreño; Baz y García Morcillo; Arana y Jiménez; Paso y Montorio…Como la Guardia Civil, los autores de revista iban generalmente en parejas. A veces hacían tríos. Y, con frecuencia, las estrellas del espectáculo correspondiente se ponían como co-autores para cobrar sus derechos.

Enrique Bariego fue el cincuenta por ciento, por lo menos, de unas decenas de espectáculos arrevistados de los años setenta y ochenta, representados en el Calderón o La Latina y, después, en todos los teatros de provincias. Las mujeres más espectaculares sobre la escena –Jeny Llada, Vicky Lusson, Gogó Rojo, Norma Duval- le ponían más imagen que voz a sus historietas, hilvanadas para el lucimiento del humorista de turno. Seguramente tenían que escribir a destajo y cambiando hasta después de los estrenos las escenas que no funcionaban. O las que eran incapaces de decir con un mínimo de decoro algunos de los nombres de relumbrón. Pero sería injusto quedarnos sólo con esta faceta de libretista del escritor.

En 1964 estrenó en el Recoletos (desaparecido) Tarta de de manzana, con Modesto Higueras como director. También le dirigió en 1968 La viuda de DuPont, en el Arlequín (casi desaparecido). Lo último que supimos de Bariego como autor fue el año 1996, cuando Esteso quiso reaparecer en el teatro Infanta Isabel con El liguero, y cosechó un descalabro de los que hacen época.

Ha trabajado esporádicamente en guiones cinematográficos, con algún éxito notable como Un beso en el puerto (1966). Otras, como El donante (1985) o Veneno que tú me dieras (1989) están mejor en el baúl de los recuerdos de una época felizmente superada.

Hoy Enrique Bariego tiene 80 años y permanece alejado de los escenarios
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios