www.madridiario.es

Anécdotas de las conmemoraciones del 2 de Mayo

Esperanza Aguirre salva un 2 de Mayo de espías y encuestas electorales

Esperanza Aguirre salva un 2 de Mayo de espías y encuestas electorales

domingo 02 de mayo de 2010, 00:00h
La conmemoración del levantamiento madrileño contra la invasión francesa de 1808 se ha convertido en un lugar perfecto para tomar la temperatura a la cosa política. Esperanza Aguirre había empezado bien la mañana y el día prometía.
Calzada con unos peet toes con 10 centímetros de tacón se enfrentaba a primera hora en una entrevista en una cadena no precisamente amiga y salía igual que había entrado: ni el Gürtel, ni los 'espías', ni las diferencias internas dentro del PP le afectaban. Electoralmente, según el sondeo de el diario El País, tampoco. Un sólo escaño era el desgaste que le otorgaba el diario de Prisa tras ocho años de Gobierno. "¿Algo habremos hecho bien, no?", contestaría después enumerando una vez más los hospitales, kilómetros de Metro o colegios construidos.

Si Aguirre era la cara, Tomás Gómez era la cruz. Los periodistas ya no tenían un objetivo único en la recepción oficial, que el día antes era saber cómo saludaba Aguirre a Alberto Ruiz Gallardón y si el consejero de Interior, Francisco Granados, cambiaba apretón de manos con quien le acusa de haberle espiado, el vicealcalde Manuel Cobo. Para los que dudaban, Cobo se vio obligado a saludar (y lo hizo fríamente) a la jefa de su partido, que, por mucho 'caso del vómito' que les haya enfrentado no tuvo complejos en acercarse a saludarle. Cosa distinta ocurrió entre el vicealcalde y el consejero Granados, ya que ambos hicieron todo lo posible por evitarse. Entre carcajadas, Cóbo aseguró que sólo saluda "a los que dicen que el Madrid va a ganar hoy". Granados, confeso atlético, no debía estar entre ellos.

Puesto que hizo hizo falta poner paz, Soraya Sáez de Santamaría no tuvo que intervenir. La portavoz en el Congreso fue la representante del PP nacional en los actos en ausencia de Mariano Rajoy que había comunicado su ausencia del día anterior porque "estaba invitado a una boda", según el gabinete de la presidenta.

Encuestas y malas caras
Pero recuperemos a Tomás Gómez. El líder del PSM estuvo arropado por el vicepresidente tercero del Gobierno, un Manuel Chaves que encajó con su habitual gracia andaluza las preguntas espinosas (paro, la crisis, las encuestas o su patrimonio). Gómez intentó demostrar el mismo encaje le llegó el turno, pero se le vio incómodo. Quizá fuera porque, al igual que al coordinador regional de IU, Gregorio Gordo (con quien tampoco se lleva precisamente bien), hubo de sentarse en un extremo de la primera fila de autoridades.

Hace días que en Ferraz y en Callao (hogar de los socialistas de Madrid) se rumiaba la encuesta de marras y su resultado preocupaba, pero Gómez le dio la vuelta rápidamente: hay "signos de desgaste" del Gobierno Aguirre y el PSOE subiría un escaño, eso sin contar con que la encuesta propia del PSM asegura que "el cambio" va a producirse.  En esta particular 'ensalada' electoral, la UPyD de Rosa Díez sería el aliño (Aguirre alabó a la ex socialista pero no confirmnó ni desmitió que haya hablado con ella de cara al futuro Gobierno) y IU la víctima propiciatoria, pero Gregorio Gordo no pudo por menos que jactarse de que "igual un día conocemos alguna propuesta de UPyD".

Antes de marcharse a la fiesta en Las Vistillas para un reparador mitin socialista, Chávez y Gómez departieron con los reivindicativos alcaldes socialistas del sur de Madrid, que a pesar de ser día de fiesta, siguieron reivindicando su ‘plan’ para crear empleo desde uno de los laterales del patio. Precisamente, en los corrillos laborales departían Javier López (CCOO), Cándido Méndez y José Ricardo Martínez (UGT), el presidente de la Cámara de Comercio, Salvador Santos Campano y el presidente de la CEIM, Arturo Fernández. Al final, pocas soluciones al paro. Un cordial desacuerdo y culpas repartidas dieron por finalizada la charla.

Tuentis y twitters
En lo social, Jesús Neira pasó desapercibido. María José Cantudo se apresuró a plantar dos besos a un Rodrigo Rato que incluso firmaba autógrafos. A un lado, Guillermo Summers, premiado con la Medalla de Plata de la Comunidad, hacía reir a un reducido auditorio.

Si hay crisis y había menos invitados no se notó, ya que el patio de la Real Casa de Correos quedó abarrotado de gente a la caza de los canapés, donde abundaron la tempura con coliflor de Griñón, el tartar de solomillo de la sierra de Guadarrama y "vinito de la región". El jamón cotizaba alto y, entre tanto invitados, no pocas bandejas con viandas y copas acabaron estrellándose contra el pavimento.

Coca cola y pincho de pollo, vino blanco y tortilla de patata constituyeron el 'menú' de la presidenta de la Comunidad, que antes de acabar la recepción aún tuvo tiempo de preguntar a Zaryn Dentzel, creador de Tuenti, por el funcionamiento de la red social. Ocupada como estaba, la presidenta apenas tuiteó, cosa que sí hacían frenéticamente los periodistas y también su equipo de comunicación, que inauguró con éxito su perfil en Twitter, de nombre @el7deSol. Bienvenidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios