www.madridiario.es
La sequía asola los encinares del oeste madrileño

La sequía asola los encinares del oeste madrileño

Por Carmen M. Gutiérrez
martes 03 de noviembre de 2009, 00:00h
La estampa en algunos municipios del suroeste madrileño puede parecer otoñal, pero los tonos marrones del monte no proceden de árboles de hoja caduca, sino de encinas que están perdiendo sus hojas debido a la sequía.
Las altas temperaturas de este verano y las escasas lluvias de los últimos meses están detrás del estado en el que se encuentran miles de encinas en el suroeste de la Comunidad. En la zona están preocupados por la supervivencia de los ejemplares, algunos centenarios, y también los agentes forestales han alertado sobre esta situación.

La encina es por definición un árbol 'siempreverde', aunque las hojas de muchas de las que viven en la zona oeste de Madrid tienen color tabaco desde agosto. No son todas, va por rodales, como los que surgen, por ejemplo en los montes que rodean Valdemorillo. Además, el marrón que lucen estas encinas destaca en contraste con el verde de los pinos, que están superando mejor la falta de lluvias.

Que la sequía esté atacando sobre todo a las encinas y que se sequen encinares indistintamente en vaguadas y en zonas rocosas, con distintos aportes de agua, hace sospechar a los agentes forestales que podría tratarse de 'la seca'. Esta plaga, muy extendida en el suroeste español, afecta a varias especies de árboles en épocas de sequía. No obstante, los agentes han buscado evidencias, como raíces ennegrecidas, que por ahora no han encontrado.

Un portavoz de la Consejería de Medio Ambiente indicó a Madridiario que la sequía es la responsable de la atípica estampa, aunque no detalló si se han realizado análisis de plagas para descartar que haya agentes externos que estén debilitando parte de los encinares madrileños.

La pérdida hojas sería un método de autodefensa de las propias encinas, que las arrojan para resistir mejor a la falta de lluvia, según la explicación dada por parte de la Consejería a Ángel Madrid, concejal de Medio Ambiente de Robledo de Chavela, municipio muy afectado donde están "bastante preocupados".

Municipios afectados
Donde peor lo están pasando las encinas es en los municipios de Navagalamella, Robledo, Navas del Rey y Quijorna, y más al sur en San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa, así como la rampa serrana que une ambos lugares. No obstante, también se han empezado a ver encinas secas en otros lugares más alejados, como Collado Villalba o los alrededores del embalse de La Jarosa.

La única buena noticia es que las encinas tienen una gran resistencia, y a veces pueden sobreponerse hasta a un incendio. Por este motivo, tanto los agentes forestales como fuentes de la Escuela de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica recuerdan que hasta la próxima primavera, con la temporada de lluvias que empieza, queda la esperanza de que puedan recuperar parte de su lozanía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios