www.madridiario.es
Una tradición amputada

Una tradición amputada

Por Carmen Sánchez Carazo
jueves 16 de julio de 2009, 00:00h
El PP ha decidido amputar las fiestas de Chamberí, eliminando todo vestigio de actividad vecinal y esto no es baladí. Refleja fielmente el modelo de ciudad que tiene Ruiz-Gallardón, su modelo de distrito; un modelo que pasa por tomar decisiones que afectan a los ciudadanos, a espaldas de los ciudadanos; sin contar con los ciudadanos. Esta decisión, lo mire como lo mire, cercena un derecho de ciudadanía que los vecinos de Chamberí no vamos a permitir y mucho menos a olvidar.

En los Presupuestos de este año no había dinero para fiestas, es triste, pero este año el gobierno de Ruiz-Gallardón ha quitado la partida presupuestaria de “fiestas populares”. En el 2008 había un presupuesto de 144.200 euros y se gastó el 99 por ciento, se gastaron 142.775,57. En el 2009, el PSOE, en varios Plenos, solicitamos que se aprobara el recinto ferial y finalmente fue aprobado en el Pleno del mes de mayo. Eso sí, disminuyendo sustancialmente la superficie del año pasado, supuestamente por un problema de obras, obras que han comenzado a primeros de julio y podían haberse retrasado 15 días.

El PP sacó a concurso el recinto ferial y, si el año pasado el canon fue de 12.000 euros, este año lo fijaron en 36.000 euros. ¡Una subida del 150 por ciento! Un canon prohibitivo en tiempos de crisis. Un canon destinado a suprimir la Feria. Evidentemente ningún feriante se presentó y eso les permite asegurar que han sido ellos y no la decisión del PP los responsables de la supresión.

Las fiestas del distrito han quedado reducidas al pregón, la procesión y una actuación en una plaza del barrio. Todo ello con un coste de 25.000 euros, pero que, a pesar de haberlo preguntado, desconocemos a qué partida irá imputado este gasto.

La decisión de suprimir las fiestas va contra la historia, contra la tradicción de nuestro distrito. Y no es que el hombre tenga o haga historia: el hombre es historia, es decir, vida. A la pregunta "¿Qué  es el hombre?" puede responderse diciendo que el hombre como afirman muchos filósofos, es “naturaleza e historia”. Frente a una expectativa de futuro, lo que tenemos en un presente que se halla en constante fuga, es el pasado. El hombre es pasado, somos historia. Por esta razón, es muy grave cualquier enfermedad que nos anule la memoria y el recuerdo, pues ese momento dejaríamos de “Ser”. Y también es muy grave decisiones políticas que nos dejen sin historia y sin tradición.

Decía Ortega y Gasset que “la historia no la hace un hombre por grande que sea. La historia no es un soneto ni es un solitario. La historia es hecha por muchos: por grupos humanos pertrechados para ello”. La historia de Chamberí la hacen —la hacemos— las vecinas y los vecinos de Chamberí. Afortunadamente, quienes quieren matar la historia o actúan contra ella; quieren matar la vida vecinal o actúan contra ella, solo consiguen que la historia pase por encima suyo. Más pronto que tarde, Chamberí recobrará su historia, su tradición y sus fiestas.

La verbena, los feriantes, la música, las casetas no son solo una parte fundamental de las fiestas de Chamberí. Son su alma, su esencia. El pregón, la procesión y actuaciones en alguna plaza o parque forman parte de las fiestas; pero no son las fiestas. Las fiestas, como tales, nunca se han concebido sin la verbena, sin el recinto ferial, sin el protagonismo activo de los vecinos. La defensa y la reivindicación de las Fiestas del Carmen del Distrito de Chamberí son de interés general.

Carmen Sánchez Carazo
Concejala del Ayuntamiento de Madrid (PSOE), portavoz de Chamberí
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios