www.madridiario.es
La revolución verde de Portugal

La revolución verde de Portugal

domingo 12 de abril de 2009, 00:00h
Portugal es un país pequeño con una ambición gigante. Sus características geográficas y su visión de futuro lo están convirtiendo en un ejemplo a seguir en energías renovables y eficiencia energética. El parque solar de Amareleja, en la región de Alentejo, es uno de los símbolos de la revolución verde que está protagonizando.
En Amareleja se encuentra el mayor parque de energía solar del mundo. Con 250 hectáreas, 260.000 módulos fotovoltaicos y 46 megavatios pico instalados, esta planta de la empresa española Acciona es capaz de proporcionar electricidad a 30.000 hogares. El primer ministro portugués, José Sócrates, la visitó esta semana junto con los estudiantes de hasta 15 países que han participado en la Semana de las Energías Renovables.

Con este encuentro, el país vecino quería dar a conocer los avances que lo han situado en el quinto puesto de los países con mayor introducción de electricidad 'verde'. La comitiva visitó centrales hidroeléctricas, parques eólicos, una fábrica de aerogeneradores y no podía faltar uno de los orgullos nacionales, la planta de Amareleja.

Hitos energéticos
Pero esta planta es tan solo uno de los hitos portugueses en energías renovables. También en tierras lusas se encuentra el parque eólico Alto Miño, que tiene capacidad para abastecer a 160.000 hogares, lo que lo convierte en el más potente de Europa. Y ya en aguas lusas se instaló la primera granja de olas, que, por el momento, produce energía de forma experimental, pero que puede convertirse en una de las energías del futuro.

Estos son solo algunos ejemplos del proyecto portugués con el que han conseguido que el 43 por ciento de la electricidad consumida sea renovable y que tiene el objetivo de llegar al 60 por ciento en 2020. La clave ha sido una decidida apuesta del Gobierno por aprovechar las características geográficas del país.

Portugal tiene regiones donde se alcanzan los 50 grados centígrados en verano, fuertes vientos procedentes del océano Atlántico, que baña casi 1.800 kilómetros de costa, y un potencial hidroeléctrico que estaba desaprovechado hasta hace poco. Así que decidieron ponerse las pilas (renovables) y en poco más de cuatro años han conseguido, por ejemplo, multiplicar por cuatro la energía eólica.

Como explica el ministro portugués de Economía e Innovación, este cambio es una oportunidad para el país. Y es que además de trabajar por un mundo más sostenible, los portugueses ya han conseguido entrar en la fabricación de aerogeneradores, y ven en la energía solar y la del mar otros sectores donde crear empleo.

Impulso estatal
La producción de renovables es, no obstante, solo una parte de la política energética del país, la otra es conseguir una mayor eficiencia energética, para lo que han elaborado un programa que va desde la movilidad al sector residencial. Para ello, bonifican la reducción del consumo de electricidad, ofrecen créditos blandos para mejorar la eficiencia energética en edificios y empresas o subvencionan el 50 por ciento de la compra de paneles solares, entre decenas y decenas de medidas.

"La estrategia de este país se llama energías renovables". Con  esta contundencia sitúa Sócrates los resultados ya conseguidos y los proyectos para consolidarse como un líder mundial en este sector que hace brillar a Portugal con una luz propia mucho más limpia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios