www.madridiario.es
El búnker del Metro

El búnker del Metro

La Semana de la Ciencia permite visitar el Centro de Tecnologías de la Información del suburbano, todo un secreto para el viajero

martes 14 de noviembre de 2006, 00:00h
Custodia con celo toda la información que permite al Metro funcionar cada día. Rodeado de estrictas medidas de seguridad, el Centro de Tecnologías de la Información del suburbano es un pequeño gran búnker que estos días ha desvelado algo su secreto con motivo de la Semana de la Ciencia. Un reducido grupo de afortunados ha podido franquear las puertas de esta sede estratégica de la empresa, y ha comprobado cómo se controlan y administran todos los sistemas informáticos que dan soporte a la gestión interna de Metro.


Para entender qué es y cómo funciona el Centro de Tecnologías de la Información de Metro es más fácil empezar diciendo qué es lo que no hace. "Lo que no hacemos aquí es lo que tiene que ver con los trenes y las estaciones". Así empieza su charla Fernando Casado, el responsable del área de monitorización y sistemas del CTI. La programación de la Semana de la Ciencia incluye una visita a este Centro, y Fernando es el encargado de hacer de cicerone en este complejo subterráneo ubicado en Campo de las Naciones. En sus más de 1.600 metros cuadrados, este centro, inaugurado en el año 2001, se convierte en un punto estratégico de la empresa desde el que se gestionan todos los sistemas informáticos que dan soporte a la gestión interna de Metro.

No se encargan, como explica Fernando, ni de los trenes ni de las estaciones, pero sin su soporte sería imposible que Metro pudiera funcionar. Como explica muy gráficamente Fernando Casado, "sin este centro los responsables de Metro estarían ciegos para la toma de decisiones de cierta inmediatez". Desde aquí se administran y gestionan de forma remota todos los servidores y equipos que constituyen la plataforma ofimática y de gestión corporativa de la empresa. Explotan el sistema informático, se encargan del desarrollo y el manteniemiento de nuevas aplicaciones, y controlan, gestionan y administran las medidas de seguridad del sistema informático. Desde él se controlan todos los sistemas informáticos de Metro, distribuidos geográficamente en diversos puntos de Madrid, garantizando la operatividad de todos y cada uno de los elementos de la red.

Dan soporte, además, a los más de 1.700 usuarios informatizados que trabajan para Metro de Madrid y atienden todas las incidencias informáticas. "Tenemos monitorizada toda la red para ver las alarmas que aparecen. Desde aquí se pueden resolver prácticamente todos los problemas, y como último recurso tendría que personarse un técnico". Como resumen, Fernando explica que "nosotros llevamos toda la informática de gestión, no de explotación" de Metro. Dadas sus funciones no es casualidad, por tanto, que esta visita de la Semana de la Ciencia congregue a informáticos y a un grupo de estudiantes de segundo curso de FP de Desarrollo y Aplicaciones Informáticas. En la visita es posible adentrarse en el "santa santorum" del CTI: su gran sala de máquinas en la que "ya no caben más equipos", una sala abarrotada de "armarios" informáticos que dan soporte a toda la compañía. Las medidas de seguridad para acceder a esta sala son extremas, y se cuida a esos ordenadores sofisticadísimos y carísimos casi como si se tratara de una persona.

No duerme de noche ni descansa de día: el CTI está abierto las 24 horas al día los 365 días del año. El centro está dotado de las más modernas tecnologías y sistemas de seguridad, que garantizan la integridad de los datos y el funcionamiento continuado de los sistemas informáticos. Y es que el CTI es un auténtico búnker. Todo el centro se encuentra protegido por medio de un revestimento de chapa especial para protección de las corrientes electromagnéticas inducidas, dada su proximidad a la línea 8 de Metro. Adicionalmente a esta protección se ha reforzado la sala de servidores con una capa de pintura electrostática que la aislan de las sobretensiones. Cuenta con una doble acometida eléctrica de seguridad de distintas compañías suministradoras, y en caso de fallo de ambas redes, aún cuentan con un sistema de luz que permite tener una autonomía de cinco horas.

Se le ha dotado además de un avanzadísimo sistema de extinción de incendios y de detección precoz de humo, así como de detección de humedad en toda la superficie del centro. Además, el recinto cuenta con una cámara de televisión a cada paso que 'vigila' a los trabajadores, los cuales han de permanecer en el centro perfectamente identificados mediante una tarjeta que han de pasar por un lector cada vez que abren una puerta o acceden a una nueva sala. "El CTI era único cuando nació", pero hace dos años se creó un "centro de apoyo de backup, una especie de centro de desastres gemelo a éste, que está funcionando a la vez y que se podría usar en caso de que el CTI de Campo de las Naciones fallara". "De momento no ha sido preciso recurrir a él", recalca Fernando cruzando los dedos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios