www.madridiario.es

Javier Rico - Periodista ambiental y autor del libro 'Con las aves por la Comunidad de Madrid'

'Estamos creando reductos de aves y artificializando demasiado el territorio'

"Estamos creando reductos de aves y artificializando demasiado el territorio"

sábado 07 de octubre de 2006, 00:00h
No es un experto ornitólogo pero sí un apasionado de las aves. Y eso se transluce en su libro 'Con las aves por la Comunidad de Madrid', en el que da las mejores pistas, con rutas incluidas, para conocer las maravillas de estos animales y de sus hábitats. Coeditado por la SEO/Birdlife, La Librería y la Consejería de Medio Ambiente, el trabajo de Javier Rico es una buena manera de acercarse al desconocido mundo de las aladas, cada vez más condicionadas por el crecimiento económico de Madrid. En este sentido el autor, periodista especializado en temas medioambientales, asegura que "no podemos crear hábitats o reductos para determinadas aves" y cree que con el urbanismo "estamos artificialzando demasiado el territorio". A las administraciones sólo les pide una cosa: que inviertan más en divulgación porque "cuanto más se conoce, más se aprecia y más se defiende".

¿Qué ha visto en las aves para apasionarse de tal modo por ellas?
Fundamentalmente que es el grupo animal que más se deja ver en libertad. Es difícil ver por la ciudad a otro animal que no sea un ave. Eso ya es un acicate porque cuando paseo por el campo me gusta disfrutar de lo que estoy viendo, qué tipos de árboles, que tipos de animales, qué tipos de rocas y, por supuesto, que tipos de animales, y las aves son las más vistosas, por lo que te hacen disfrutar del paseo.

Según cita en su libro Madrid tiene 300 especies de aparición habitual. ¿Qué representa esa cifra?
Teniendo en cuenta el nivel de desarrollo de Madrid en todos los sentidos el que todavía pululen por aquí 300 especies yo lo calificaría de muchas. Otra es el estado de conservación de algunas de ellas. Aunque lo más destacable es la gran variedad de ambientes de la región, que es lo que yo destaco en el libro. Lo mismo te puedes dar un paseo por el bosque y ver aves forestales que dar un paseo por lagunas, riberas, graveras y embalses y contemplar muy distintas especies y eso es lo que pone en valor a Madrid, que en tan reducido y encorsetado espacio, en 80 o 100 kilómetros, puedes ver aves tan importantes como águila imperial ibérica, cigüeña negra, buitre negro, elanio común, malvasía cabeciblanca, abutarda. Eso dice mucho de la región.

¿De qué o de quién es el mérito de que podamos disfrutar de tantas especies?
El mérito es de ellas mismas, se han adaptado a la humanización del territorio, hablamos de las gaviotas, los cormoranes, los estorninos o la cigüeña blanca. Ésta ha crecido significativamente y ya lo único que le falta es que nidifique en la capital porque hay nidos en la depuradora de Perales del Río, en el Metro de Rivas-Vaciamadrid... Todas elas son especies que se han habituado a la presencia urbana y se sirven de ella. Un ejemplo muy claro lo tenemos en los vertederos donde te puedes encontrar decenas de aves que van allí a comer, son aves oportunistas que se aprovechan de los cambios, como las especies que vienen de fuera. Pero sí es cierto que también hay otras muy localistas, muy especializadas que se alimentan de determinadas especies o que requieren un hábitat muy condicionado por su estado de conservación.

¿Cuál es el papel que juegan las administraciones en esta conservación? ¿Se merecen también que hablemos de mérito o más bien de desmérito?
Pues aquí hay que hablar de que se dan pasitos positivos frente a las zancadas del desarrollo que a veces impiden que se conserven bien determinadas especies. Hay algunas muy muy importantes como la abutarda, que lo pasan mal. Posiblemente haya diez especies muy oportunistas a las que no les importa que hagan una nueva radial, una 'eme' algo, una urbanización. Son los petirrojos, los gorriones, la paloma torcaz y no les afecta sino que aprenden a adaptarse. Pero otras requieren un grado de protección y conservación que no les permite adaptarse a eso y que la perdemos. La cuestión es que las administraciones tienen medidas para conservar especies importantes pero si algunas medidas urbanísticas contrarrestan los planes.

Pero si muchas especies tienen esa capacidad de adaptación, ¿está de verdad tan reñido como pintan las asociaciaciones ecologistas el desarrollo económico y la conservación?
Si, sí lo está. Lo que no podemos crear son hábitats o reductos para determinadas aves y no para otras. Las más especializadas y exigentes que son las que en más débil estado de conservación se encuentran y son las que salen perdiendo y esas son las que tenemos que cuidar porque las otras no tienen ningún problema. Estamos artificialzando demasiado el territorio y eso no es bueno ni para las aves ni para el medio ambiente en general y, por tanto, tampoco para nosotros y con eso hay que tener mucho cuidado. Desde luego hay casos paradójicos, por ejemplo las graveras del parque del sureste. Allí hay lagunas artificiales, en realidad grandes agujeros que se crearon para extraer grava, y una vez agotada la producción se fueron llenando de agua por la proximidad de los ríos y se ha convertido en un ecosistema para las aves. Te diría que el principal número en cantidad y calidad de aves acuáticas que hay en Madrid se concentra en las graveras.


Con la promesa de cumplirlo, si ahora pudiera perdirle a la administración o al político de turno una sola cosa en favor de las aves, ¿qué pediría?
Es complicado y cada ave requiere una atención diferente. Tendidos, urbanizaciones en la sierra... Creo que mejor iría a lo que intenta ser este libro, que es la divulgación; que se gastaran más dinero, como por ejemplo lo hacen con la concienciación sobre el agua, en potenciar el conocimiento para valorar a las aves. Si cada vez somosun mayor número los que valoramos la importancia que tienen las ves en nuestro territorio sea donde dea, vamos a exigir más porque cuanto más se conoce, más se aprecia y más se defiende. En ese aspecto yo pediría a la administración que dé a conocer el patrimonio ornitológico que tenemos en Madrid porque es importantísimo. Saber dónde están las especies y que esos espacios tienen que quedarse como están o como mucho cuidarlos al máximo.

¿Cuáles son sus aves favoritas?
Te puedes quedar alucinado con la imagen de algunas aves. Por el colorido, el abejaruco es un ave preciosa, con unos colores muy llamativos, ocres, verdes, amarillos azules... siempre elijo éesta como ejemplo de lo bonitas y llamativas que son las aves y que te puedes quedar extasiado contemplándolas. Otra que puede parecer muy simple pero que me encanta es la golondrina. Por lo que significa cuando las veo posarse por primera vez en primavera sobre el tendedero de casa, sabiendo que vienen desde miles y miles de kilómetros, desde Senegal o Nigeria, para mí es una gozada, es una simple golondrina pero valoro lo que supone. Por el canto destacaría el pito real, que se puede escuchar en muchos parques de Madrid como el del Retiro o la Casa de Campo. Es una especie de carcajada y de relincho, y siempre que le oyes denota vida, como el mirlo, que también tiene una canto precioso. Y luego, por supuesto, están especies muy emblemáticas como el águila imperial ibérica o el buitre negro.

¿Las especies exóticas son tan peligrosas como dicen?
Depende. La malvasía jamaicana se introdujo desde Inglaterra por un coleccionista y el problema es que hibridaba con la malvasía de aquí y la descendencia era tendente a la jamaicana y se perdía la base genética de la europea, por lo que hubo que actuar rápidamente. Desde luego para algunas especies es perjudicial que aparezcan y para otras no lo son tanto. Pero lo más preocupante es la abundacia y si crece y crece puede llegar a desplazar a otras especies. Bien es verdad que no hay estudios científicos corroborados salvo el de la malvasía. El resto de especies invasoras como la cotorra por ahora no se conoce si realmente han desplazado a las autóctonas

¿Por qué este libro?
El libro es un encargo de SEO que buscaba divulgadores más que ornitólogos especializados, gente que sea más accesible y sepa transmitir esa pasión por las aves. Yo estuve encantado de hacerlo porque me gusta escribir y además me encantan los libros.

Se ha documentado, ha paseado, observado y luego escrito. ¿Demasiado esfuerzo?
Lo que tienen las aves es que ahora no se ven las mismas que se veían en verano y sin embargo vienen otras lo cual me ha obligado a realizar los recorridos al menos dos veces, una en otoño-invierno y otra en primavera-verano. Además he hecho fotografías de los recorridos. En total me ha llevado un año porque está muy pensado, no es un libro con datos sin más.
Tiene tres partes, una dedicada a desvelar qué es eso de la observación de aves, donde están, qué son, para poner en antecedentes y en situación al lector de todo lo que se va a encontrar el Madrid, los ecosistemas que hay, con algunas recomendaciones de qué llevar y cómo comportarse ante la presencia de aves. Otra son los 30 paseos o rutas por la Comunidad, otra, al principio, Y luego una tercera parte con una guía de identificación de aves con estupendos dibujos de Juan Varela, que son la mejor forma de conocer e identificar los colores y formas de las aves.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.