www.madridiario.es
78 minutos: ¡Ja!

78 minutos: ¡Ja!

Por Alfredo Menéndez
viernes 03 de octubre de 2008, 00:00h

Los madrileños que viven en cualquier punto de la comunidad tardan en ir y volver del trabajo cada día laborable una media de 78 minutos. Es decir: 39 minutos en ir al trabajo y 39 minutos en volver del trabajo. Y si ese mismo madrileño vive en la capital, la media baja hasta los 71 minutos. Es decir (2): 35 minutos y 30 segundos en ir y 35 minutos y 30 segundos en volver. Son resultados de un estudio de La Caixa que se supone que demuestra que somos los españoles que más tiempo pasamos en el coche o en el transporte público camino de nuestros puestos de trabajo, lo que demuestra algo que ya saben los creyentes: que el trabajo es un castigo divino. Y si está lejos, todavía más.

Si en este momento sigue todavía leyendo y no se ha caído al suelo desternillado de risa, es el típico madrileño que siempre sale ganando en las encuestas: el que más dinero gana cuando hacen la encuesta de los salarios medios o el que más relaciones tiene a la semana cuando hacen la encuesta de actividad sexual. Si es de esos madrileños, enhorabuena. Siento una profunda y asquerosa envidia. Sobre todo por lo del tiempo, no se vaya a creer. Y si en este momento está todavía pensando de dónde se habrán sacado estos datos o a quién habrán preguntado, pues bienvenido al club. Además de compartir estas líneas en estos momentos, compartimos bastante más de una hora diaria en nuestros desplazamientos obligatorios.

Madrid da para mucho: y si pudiéramos dedicar esas dos horas diarias en cualquier otra cosa, seríamos la envidia del mundo. Una carrera universitaria, en horas lectivas y según los casos puede rondar las 2.500 o las 3.000 horas en cinco cursos. Haciendo un cálculo a pie de atasco, y teniendo en cuenta que a la facultad se va menos meses al año que a trabajar, uno se podría sacar una licenciatura casi en tiempo real: cinco o seis años de atascos, equivaldrían a licenciarse en derecho. ¿Se imaginan un curso de inglés de 500 horas? Pues en un año laboral hablarían la lengua de Shakespeare por los codos.

Sea como sea, seguramente tengamos que reflexionar todos: pasarse al día, en el mejor de los casos, una hora y veinte minutos trasladándose, es absolutamente insano. Así que, un último consejo. Múdese, si puede, cerca de su lugar de trabajo. Ganará en calidad de vida.

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios