www.madridiario.es
Una persona pide ayuda en la calle.
Ampliar
Una persona pide ayuda en la calle. (Foto: Kike Rincón)

Baja el nivel medio de ingresos de los madrileños por primera vez en 10 años

Por MDO
lunes 17 de octubre de 2022, 13:41h

El nivel de ingresos medio de los madrileños ha descendido en 2021 por primera vez en una década y ya son 1,45 millones de ciudadanos que se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social en la región, según se desprende del informe anual sobre la pobreza elaborado por CCOO.

Casi medio millón de personas en la Comunidad de Madrid viven con carencia material severa, 513.095 personas viven en hogares con baja intensidad en el empleo. En total, 1.458.270 individuos están en riesgo de pobreza y exclusión social. Además, 207.000 trabajadores y trabajadoras son pobres.

El umbral de renta de un hogar en pobreza severa está en 6.356,66 euros para una persona sola, menos de 29,72 mensuales y de 13.349,33 euros para una familia con dos adultos y dos menores, 1.113,44 euros mensuales (278,11€ mensuales por persona). El riesgo de pobreza se eleva al 52,7% en familias monoparentales, más del doble de la tasa general. La mayoría de estos hogares están encabezados por mujeres en un 89%.

"El riego de pobreza entre la población menores de 16 años es escandaloso. La comunidad con mayor PIB de España no puede permitirse tener un cuarto de su población menor en riesgo de pobreza, más de 240.000 niños. Si nos fijamos solamente en la carencia material y social severa, mas de un 8% de la población menor de 29 años se encuentra en esta situación: 166.201 personas", apunta el estudio.

Además, las pensiones siguen actuando como mecanismo de contención de la pobreza y a partir de los 65 años la tasa de riesgo desciende 6 puntos con respecto a la general.

Otros datos significativos de este informe anual son que, en relación a antes de la pandemia, los hogares con retraso en el pago de la vivienda principal han aumentado un 84 por ciento. Asimismo, suben un 52 por ciento los hogares que no pueden mantener la vivienda a una temperatura adecuada; y crecen en más de un 50 por ciento los hogares que no pueden comer carne, pollo o pescado al menos cada dos días. En total, un 40 por ciento de los hogares de la Comunidad de Madrid tiene dificultades para llegar a final de mes.

Así lo han explicado en una rueda de prensa Paloma López, secretaria general de CC.OO. de Madrid; y Manuel Rodríguez, su secretario de Políticas Sociales y Diversidad. Así, han señalado que la Comunidad de Madrid se caracteriza por ser una región "cada vez más desigual y la pobreza y el riesgo de exclusión social es un problema ya estructural en la región".

"Los mecanismos de protección social evidencian la debilidad del sistema que mantiene a las personas y a las familias por debajo del umbral de la pobreza severa. La riqueza que se genera en la Comunidad no llega a las personas con necesidades, si no que se concentra cada vez en menos manos dibujando una sociedad extremadamente fracturada y dual", señala Paloma López.

Asimismo, ha asegurado que el deterioro de las condiciones de vida de las familias madrileñas "se plasma, igualmente, en las graves dificultades para el acceso a derechos vitales y bienes esenciales".

"Contar con un empleo ya no es garantía de suficiencia económica, poniéndose en riesgo su papel como elemento vertebrador de la persona. El desempleo se consolida como principal factor de vulnerabilidad. La combinación de permanencia en el desempleo y la reducción de los niveles de protección en este ámbito, sitúa a las personas desempleadas en un escenario de alto riesgo social", esgrime.

Renta mínima de inserción

La líder regional de CCOO ha apuntado que la Renta Mínima de Inserción (RMI) como derecho subjetivo "fue un importante avance social, una buena ley, profundamente incumplida y desvirtuada por el Gobierno regional, que a través de una gestión intencionada la ha llevado al declive. "Con la aparición del Ingreso Mínimo Vital lo han aprovechado para liquidar definitivamente dejando a miles de madrileños y madrileñas en situación de desamparo. El Gobierno regional ha dejado de gastar en la RMI 200 millones de euros en los últimos cuatro años", ha denunciado.

El sindicato celebró la aprobación en junio de 2020 del Ingreso Mínimo Vital a través del sistema de Seguridad Social como derecho subjetivo que garantizase un nivel mínimo de renta a las personas en situación de vulnerabilidad económica, pero señalan que la puesta en marcha y desarrollo "está siendo cuando menos decepcionante por la falta de medios, la excesiva burocratización, la escasa coordinación interadministrativa, ectétera, que hacen que el acceso a este derecho resulte un laberinto sin salida para muchas personas".

Por eso, solicitan a la Consejería de Políticas Sociales que realicen los cambios normativos necesarios para adaptar la Renta Mínima de Inserción a la nueva realidad y convivencia con el Ingreso Mínimo Vital "para que sean complementarias y garanticen unos ingresos dignos al menos al umbral de pobreza y tengan en cuenta la carestía de la vida en la Comunidad".

Propuestas

Tras el análisis del informe, Paloma López ha indicado que la pobreza es un problema multidimensional que no puede ser abordado desde una única perspectiva, sino que requiere de una "respuesta global, coordinada e integral".

En este sentido, propone la implementación de políticas públicas reequilibradoras y "una fiscalidad justa, que garantice derechos y sobrepasen las respuestas coyunturales que no van a la raíz del problema".

La secretaria de CC.OO.Madrid apuesta por avanzar hacia un modelo productivo no basado en la precariedad, iniciar un proceso de industrialización medioambientalmente sostenible, promover una reforma del Estatuto de Autonomía basado en los derechos de ciudadanía, la protección de las personas y bienestar social, dotar al Sistema Público de Servicios Sociales de calidad con recursos humanos y económicos suficientes y "revertir de forma inmediata la gestión indirecta de los recursos sociales".

Asimismo, piden regular por Ley las ayudas dirigidas a la cobertura de las necesidades vitales de las personas y familias con especiales dificultades. "Esta norma debe incorporar las prestaciones de carácter educativo, sanitario, de garantía de acceso y mantenimiento de la vivienda, movilidad y necesidades de acceso a suministros básicos y esenciales, como el agua y la electricidad", esgrimen.

En conclusión, Paloma López ha señalado que en los 27 años de Gobierno del PP en la Comunidad "no se ha hecho nada para corregir esta lamentable situación de desigualdad". "Una debilidad absoluta del sistema y no hay capacidad de prevención social, de parar y poner freno a la situación que nos encontramos. La riqueza no llega a las personas más vulnerables, ya que todas las políticas están dirigidas para proteger a las rentas más altas y más ricas y no al todo los demás.

"Estamos viendo un deterioro de las condiciones de vida de las familias madrileñas. Contar con un empleo de la Comunidad no es garantía para salir de la pobreza. El empleo que se genera aquí es fundamentalmente precario, de bajo valor añadido y con escasa productividad, por lo que nos encontramos en un escenario de alto riego social", ha finalizado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
4 comentarios